Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

[Redacción: con motivo de la "SEMANA DE LAS ABDUCCIONES”, Carlos Alberto Iurchuk nos comparte un reportaje que escribió hace ya un tiempo. Un escrito con aroma a histórico, por las fechas clave en las que fue redactado].

ABDUCCIONES Y VISITANTES DE DORMITORIOS

Por Carlos Iurchuk Año 1979. Provincia de Córdoba.

HilaryBedroomAliensFabian y Daniel se encuentran en la habitación del primero. Hablan sobre platos voladores y extraterrestres. Fabian, quien por aquel entonces tenía 12 años, se levanta y se sienta en su cama. En ese instante ve todo negro y al siguiente momento se ve flotando en la habitación. Debajo de él está su propio cuerpo, inerte sentado en la cama y Daniel que lo mira perplejo. Siente que vuela. Al poco tiempo ve un océano y se sumerge en él.

Le extraña que sea de noche, ya que en su casa de Córdoba hasta hace poco era pleno día. Prosigue su viaje, ahora en el agua. Sumergiéndose cada vez más profundo llega a una especie de ciudad submarina. Grandes esferas de vidrios de kilómetros de diámetro. Se destaca una inmensa pirámide del mismo material. Ya dentro de la ciudad, es recibido por un grupo de seres pequeños, de un metro veinte aproximadamente.

Es conducido a una sala y colocado en un sillón similar a los utilizados por los dentistas. La descripción del lugar coincide con el de la mayoría de testigos que son abducidos. La visita es corta. No le hacen nada. Simplemente lo observan y pareciera que dialogaran entre ellos. En seguida lo regresan a su casa flotando. Cuando está sobre su habitación ve nuevamente su cuerpo y a su amigo Daniel llorando ante él. Luego todo es oscuridad. Abre los ojos. Al fin está de nuevo en su cuerpo.

No sabe lo que pasó, no recuerda nada… Esa noche mientras dormía se le aparecen en su habitación sus pequeños amigos. Todo ocurre de una manera rápida y sincronizada. “Uno de ellos agarra un aparato y me lo acerca a la cabeza”, se escucha en la grabación de la regresión hipnótica que le efectuaron hace poco… “¡¡¡AAAAAYYYYYYYY!!!… ¡¡¡MAMAAAA!!!” resuena la voz de Fabian en mi habitación mientras escucho por sexta vez el relato.

Aunque hoy es un hombre de 30 años en la regresión se comporta como el chico de 12 que era entonces. Algo gelatinoso y orgánico, de medio centímetro de diámetro, le fue colocado en su cabeza. Según le dijeron estos seres, se lo pusieron porque “se quieren comunicar conmigo cuando yo sea grande”. Ni las radiografías, ni la tomografía computada descubrieron el supuesto implante. De todas formas aún queda la resonancia magnética como última posibilidad para descubrir la prueba concluyente.

bedroom-visitorTiempo después empieza a mantener contactos con estos seres. Pero no solamente con los bajos, sino también con “Xul”, de 2,20 metros quien sería comandante de nave y le reveló que venían de Ganímedes. Sus mensajes de paz y amor contrastan con el dolor que sintió cuando le pusieron aquello en su cuerpo. La galería de personajes se completa con “Sumo”, también alto y rubio, y finalmente figuras extrañas cubierta con un traje con capucha similar a los utilizados por los monjes.

Pero no todo fue traumático. Su esposa, quien no podía tener hijos, recibió la visita de uno de estos seres y le toco el dedo, dejándole marcado un círculo. “Algo muy especial te va a ocurrir”, le dijo. Al poco tiempo queda embarazada. Hoy en día tienen un hijo de un año. Todas estas experiencias le dejaron a Fabian la virtud de poder detectar la presencia del fenómeno OVNI.

Por ejemplo, en noviembre de 1994 estando junto a dos amigos en el centro de la ciudad de Río Cuarto, provincia de Córdoba, siente dicha presencia. Entra a su casa, toma la cámara fotográfica y toma una foto. Al revelarla, aparece un objeto en la misma cercano a dos aviones de la Fuerza Aérea que estaban sobrevolando la región en ese momento. ¿Fue simple casualidad o realmente percibió la presencia del OVNI? Un estudio cromosómico revela que el cromosoma 18 está alterado. ¿Otra simple coincidencia?

Dos posturas opuestas En el 3er Congreso de Ovnilogía organizado por la RAO (Red Argentina de Ovnilogía) en la ciudad de Mar del Plata, tuve la oportunidad de conocer el trabajo de un par de grupos con posturas encontradas con respecto al tema de las abducciones y visitantes de dormitorios. El primero, el grupo CIFO de la ciudad de Rosario, presentaron un trabajo a través de Juan Acevedo y el Dr. Nelson Berlanda quienes sostienen que el fenómeno abducción es algo de naturaleza desconocida que se interna en nuestra realidad. Puede dejar evidencias físicas como marcas, quemaduras, cicatrices, traslación de vehículos, que indican que algo ha pasado, algo que escapa a nuestra comprensión, pero que no es prueba de ninguna manera que hayas seres extraterrestres vinculados en la experiencia. Consideran que no es abducido quien quiere o por un designo cósmico, sino que tal vez haya un patrón biológico – psicológico en los abducidos, tales como sustancias neuroquímicas, productos metabólicos, etc. En síntesis creen en la posibilidad de un origen psíquico del fenómeno sin intervención de un agente externo.

Por su parte, Norberto Medina, quien junto a Lucio Rossi del grupo CONEX de Río Cuarto fueron lo que presentaron el caso descripto al principio, me comentó en una charla que tuvimos en un intervalo del congreso que él piensa que el fenómeno abducción es algo externo al individuo. Alguien o algo lo provoca. Lamenta que haya investigadores que no tomen en serio estos casos o que simplemente los ignoran. Destaca la importancia de tratar de comprender lo más que se pueda la experiencia vivida por el abducido. Reflexión final El fenómeno abducción, y en esto incluyo a los visitantes de dormitorio, es algo real. Los relatos en regresiones hipnóticas, junto con evidencias físicas lo avalan.

La pregunta es: ¿Cuál es su origen? ¿Es algo creado por la psiquis humana o inducido en la regresión hipnótica? ¿O es algo externo a nosotros? Y si es así, ¿tienen que ser necesariamente extraterrestres los que lo provocan? Sea cual fuere la respuesta, siempre habrá un par de grandes ojos negros vigilándonos desde la oscuridad…

Carlos Iurchuk

Comenta esta nota...

Deja un comentario