3 casos de gente sombra
3 casos de gente sombra
Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En esta emisión de Historias Para Dormir nos metemos con la Gente Sombra a riesgo de que se enojen y nos persigan. Tres casos interesantes de apariciones de estas «entidades» que asechan desde la oscuridad.

Puedes verlo en este video y leer las historias justo debajo:

Anuncio

Adjuntamos la traducción de casos de gente sombra enviados al sitio «The Shadow People Archives»:

De: Peter

Asunto: Invitados de la casa

Enviado: jueves 23 de enero de 1997 

Me he encontrado con estos seres tres veces, entre el primero y el último hay unos 480 kilómetros y 15 años de distancia.

Mi primer encuentro fue a los cinco años. Estaba entrando en la habitación de mis padres, la puerta estaba en la misma pared en la que habían apoyado la cama mis padres. 

La cama estaba justo en el centro de la habitación. 

No sé por qué, pero cuando entré allí, sentí que había algo al otro lado de la cama. Yo… no quise mirar; simplemente me zambullí y me escondí a un lado de la cama. 

La habitación sólo estaba iluminada por la luz que entraba desde el pasillo.

Me recosté allí, tratando de reunir el coraje para mirar. Entonces me levanté un poco y miré a través de la cama, nada. 

Supuse que aquello, lo que fuera, también se estaba escondiendo y volví a agacharme. 

Miré de nuevo, y esta vez esperé. Al otro lado de la cama apareció una figura negra, completamente negra, sin formas distinguibles aparte del contorno, de mi tamaño (un niño promedio de 5 años). 

Nos quedamos allí unos segundos antes de que me diera la vuelta y saltara hacia el interruptor de la luz, junto a la puerta. Cuando giré sobre mis talones, no había nadie, ni nada.

Pasó el tiempo y, a los 20 años vi dos de estas figuras en momentos separados en una casa diferente. 

Mi habitación siempre estaba fría, y había escuchado lo que desde entonces me han descrito como ruidos astrales. (Algo así como un golpe que viajaba por toda la habitación (incluso afuera en el segundo piso) a un ritmo constante)Así que eventualmente dejé ese dormitorio y pasé al más pequeño de la casa. Solo dije que ese lugar no me gustaba cuando transladé mis cosas. Mi hermana ocupó esas cuatro paredes, aunque traté de detenerla.

La puerta de esa habitación está frente a la puerta del baño, y el espejo del baño frente a la puerta. Una noche entré en el baño y, por encima del hombro, en el espejo, vi una figura negra con capa, de aproximadamente 1.80 mts en la habitación justo detrás de mí. 

Pasaba perpendicularmente a mí y me miró solo cuando comencé a verlo, como si hasta entonces no me hubiera tomado en cuenta. Para cuando me di la vuelta, ya se había ido.

La tercera vez, estaba solo en la casa y subí corriendo las escaleras para buscar algo en mi habitación. No encendí la luz, ya que conocía las escaleras, y el interruptor estaba a trasmano si uno quería subir rápido.

Doblé la esquina en la parte superior y me detuve en seco, ya que pensé que iba a chocar con mi papá. Solo lo que estaba frente a mí era mucho más grande que mi papá. Además, estaba solo en la casa. 

Leer:  La Señal 151 | LOS INQUIETANTES SONIDOS EN EL CIELO | ¿Qué está asustando a la gente?

De nuevo, era una figura encapuchada, esta vez de más de un metro ochenta, y de hombros anchos y cuadrados. Renegrida, destacaba porque era mucho más negra que cualquier cosa a su alrededor. Y las luces, repito, estaban apagadas.

Caí al piso, me puse de pie y volví a mirar antes de bajar las escaleras corriendo. Debo haber pisado solo tres o cuatro escalones de los doce que hay en el camino hacia abajo.

Obviamente me asustó cada uno de estos sucesos, pero ninguno de ellos me amenazó como tal. Corrí porque no parecía correcto. 

Estas cosas ciertamente no eran humanas ni animales, y la situación estaba muy lejos de lo normal. No hubo daños a nadie en la casa, y nadie pareció demasiado preocupado cuando realmente les dije lo que había vivido. Quizás, porque ellos no los vieron jamás.

Atentamente,

Peter


De: Nicole

Para: The Official Shadow People Archives

Enviado: jueves 8 de enero de 2015 7:28:50 PM

Asunto: LA GENTE SOMBRA está en Canadá

Nací y crecí en la zona rural de Clinton, Ontario, Canadá, y eso sucedió en una granja que compartía con mi hermana y mis padres. 

Mi hermana, a menudo tenía terrores nocturnos, y caminaba hasta el final del pasillo que conducía a un descanso que conectaba las escaleras entre mis padres y mi propia habitación. 

Es allí que mi hermana se ponía frente a la puerta de mis padres y gritaba hasta que alguien despertaba. 

Fue en este momento que las cosas comenzaron a desaparecer. El muñeco, el gusano luminoso de mi hermana, para ser exactos, con el que dormía todas las noches. Nunca pudimos encontrarlo. 

Nos hicimos mayores y sus terrores nocturnos cesaron. 

Entonces, de repente, la almohada para dormir de mi madre, que era la única almohada que utilizaba, desapareció una noche (recuerdo su ira y sus dichos de cómo, «Algo no se pierde así nomás»).

Puede que haya sido más joven, pero diré que a los seis años que comencé a ver sombras extrañas. Comenzó con arañas, que eran como sombras que se arrastraban por las mantas de mi cama. 

En ese momento sabía que tendría que esconderme debajo de las sábanas o presenciar lo que siempre seguía a las arañas de sombra: un hombre sombra muy alto y con extremidades largas. 

Leer:  La Señal 150 | NESTOR BERLANDA Y LAS ABDUCCIONES: EXTRA-ORDINARIO

Caminaba muy rápido por la habitación y a menudo se paraba a los pies de la cama, lo que me provocaba un profundo terror. Con ell tiempo, cuando veía las arañas, directamente corría a la habitación de mis padres (saltando sobre el descanso de la escalera) y veía esa figura, a la que llamaba «Lanky», moviéndose hacia todas partes en la habitación de mi madre (mi padre dormía abajo porque roncaba demasiado fuerte). 

Pensaba que si mi madre no veía lo que estaba pasando, entonces esa cosa no podría lastimarme.

Pasaron los años y la casa fue renovada, poco a poco. 

Me fui a la universidad y regresé a casa durante las vacaciones. Ese día, mi familia se sentó a la mesa de la cocina y el tema del ‘hombre de las sombras’ salió a la luz. «Lanky» había sido visto por todos los miembros de mi familia. 

Por alguna razón, nadie lo había mencionado todos esos años. En un caso, mi mamá y mi papá se habían despertado al mismo tiempo, se sentaron y lo vieron. 

Todos lo caracterizamos de la misma manera. No estoy segura de si fue una coincidencia o no, pero ahí me enteré de que la madera en la habitación de mi hermana y parte de mi habitación, habían sido arrancadas de una antigua iglesia para usarlas como tablas del piso. 

Cuando realizamos mejoras a estas habitaciones, dejamos de ver la sombra. También pudo haber sido el momento en que puse una luz roja (lámpara de calor) en mi habitación para mi mascota, que era un camaleón.

Lo que recuerdo es que esa presencia, la de la sombra, tenía peso. Sentía que me era imposible mantener los ojos cerrados, aunque siempre tuve miedo de abrir los ojos. 

La parte oscura del ser no era más oscura que la noche. 

Fue bastante extraño, pero sentía que estaba hecho de una energía o carga estática. Como los puntos de luz que puedes ver cuando presionas tus ojos; esas explosiones de energía que parecen envolver tu visión cuando las vuelves a abrir. 

Su cuerpo estaba lleno de oscuridad pero, a su manera, también de estática. Similar a una visión del aura de la migraña que luego me diagnosticaron. 

Sigo viendo imágenes de ese tipo de estática hasta el día de hoy (con simplemente ver hacia un punto oscuro), pero nada en comparación con la presencia distintiva de ese hombre de las sombras, y esas extrañas arañas hechas de oscuridad.

Fuente: http://shadowpeople.org/