bigfoots y ovnis
bigfoots y ovnis
Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Bigfoots y OVNIS? Es una pregunta insólita, descabellada, pero que tiene alguna que otra respuesta. Nuestro amigo José Antonio Caravaca hace un recuento estupendo de estos casos que utilizamos como base para una emisión de «Historias Para Dormir».

Puedes ver la emisión aquí mismo y suscribirte a nuestro canal, y leer uno de los casos recopilados por Caravaca debajo:

Anuncio

[Por José Antonio Caravaca] Extraños humanoides peludos, idénticos en todos sus rasgos al Bigfoot han sido observados antes, durante o después de producirse avistamientos de OVNIS, incluso se los ha visto pilotando un platillo volador.

Por tanto, las preguntas que debemos formularnos a tenor de estos datos, es saber si, ¿nos enfrentamos a un misterio estrictamente zoológico, provocado por una especie de animal por catalogar o identificar?, o, por el contrario ¿nos hallamos ante un fenómeno sobrenatural de difícil clasificación y vinculado a otros enigmas…?

¿UN PIES GRANDES A LOS MANDOS DE UN OVNI?

Probablemente el siguiente episodio, protagonizado por William Bozak, ni quisiera fue garabateado en el cuaderno de campo de los criptozoólogos al considerarlo una autentica herejía para sus creencias. 

Y por su parte, el Sr. Bosak jamás hubiera imaginado que se toparía con un platillo volador tripulado por un piloto tan “primitivo”.  

Serían alrededor de las  22:30 horas de la noche del  2 de diciembre de 1974, cerca de Frederic en Polk County (Wisconsin), cuando el Sr. Bozak, un agricultor de 68 años, circulaba, en mitad de una niebla, con su vehículo por una tranquila carretera. De repente se sobresaltó al observar que muy cerca del camino había una extraña maquina, en forma de campana, de entre 2´5 o 3 metros de altura.

El raro artefacto, no tenía ningún tipo de iluminación y estaba casi envuelto por la niebla que había en la zona, flotando a ras del suelo. 

Pese a que la mitad del objeto estaba cubierto por esta densa bruma, en su parte visible observó que había una cúpula transparente, que se había iluminado al aproximarse con su vehículo. 

En el interior del artefacto había una criatura delgada de tonalidad oscura a excepción de su rostro, las orejas eran grandes como las de un ternero y sus ojos eran protuberantes. Su piel era de color marrón rojiza. Tenía mucho vello por todo el cuerpo que le salía de punta, unos 7 centímetros. 

Tenía un aspecto espantoso,  la cara era chata y al testigo le recordó, según comentó a la prensa, al “Big-Foot”. “La criatura levanto sus brazos por encima de su cabeza, y por su expresión tenía el mismo miedo que yo” expondría posteriormente Bosak a los investigadores. 

Parecía que iba vestido con un traje similar al de los submarinistas, sin costuras visibles, aunque no sabría especificar si el pelo era o no de la criatura o algún tipo de abrigo. Cuando el vehículo del testigo se alejó, el granjero escuchó un ruido de ramas golpeando su coche. 

En esos momentos el testigo aseguró que los faros de su vehículo se habían debilitado considerablemente. Según algunas fuentes, al día siguiente de los hechos, el agricultor encontró en la zona una huella de 1,80 metros aproximadamente donde la hierba aparecía aplastada.

EL INCIDENTE DE LA ISLA PRESQUE

Leer:  El Cazador y el Alienígena | Historias Para Dormir

El 31 de julio de 1966, en la Isla Presque, en la orilla del lago Erie Betty Jean Klem, Anita Haifley y los hermanos Haifley pasaban una tranquila jornada hasta que su coche quedó atascado en la arena. 

Uno de los jóvenes fue en busca de ayuda mientras  sus amigos que quedaron en la zona. Entonces contemplaron una extraña luz “metálica” en el cielo que descendía lentamente. 

Cuando 2 agentes de policía se apersonaron en el lugar para socorrer a los jóvenes, estos les contaron la historia del misterioso OVNI que había aterrizado en las cercanías. Mientras iban a investigar en compañía de los 2 hermanos, las dos chicas del grupo se quedaron en el coche. 

Al regresar las muchachas informaron que una criatura muy similar al Bigfoot, de aproximadamente 1,80 metros de altura, se acercó al vehículo arañándolo. Tras tocar la bocina y encender las luces el ser salió huyendo hacia el bosque. 

Al día siguiente, la policía encontró extrañas huellas de 3 dedos en la arena alrededor del vehículo y los arañazos delatados por la testigo. Lo más curioso de este episodio, como veremos más adelante, es que fue el detonante de una serie de extravagantes encuentros con lo imposible.

Más sobre Bigfoots y OVNIS en el blog de José Anotnio Caravaca: https://bit.ly/36lLOsW