5 INCREÍBLES MISTERIOS SUBTERRÁNEOS (con Mario Martín) | Video

La idea de "mundos subterráneos" fascina desde el mismo inicio de la humanidad. Al fin y al cabo, cuevas y túneles han sido los refugios por excelencia de nuestros ancestros, por lo que no es difícil encontrar razones por las cuales dar un valor agregado a lo profundo; aquellos que protege de las inclemencias del tiempo y las bestias.

0
30
Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  

La idea de “mundos subterráneos” fascina desde el mismo inicio de la humanidad. Al fin y al cabo, cuevas y túneles han sido los refugios por excelencia de nuestros ancestros, por lo que no es difícil encontrar razones por las cuales dar un valor agregado a lo profundo; aquellos que protege de las inclemencias del tiempo y las bestias.

Es este especial en video (y esta nota) conoceremos leyendas y realidades de aquello que parece esconderse bajo la Tierra: desde reinos de cristal hasta verdaderas fortalezas a 70 metros de profundidad.


LA CIUDAD SUBTERRANEA DE DERINKUYU

Hace mucho tiempo, en la región que rodea a Nevsehir y Kayseri, en el centro de Turquía, un pueblo antiguo construyó, o mejor dicho cavó, más de 200 ciudades subterráneas. El más profundo de estos, en la actual ciudad de Derinkuyu, se extiende a más de 70 metros por debajo de la superficie de la Tierra, y cuenta con numerosos túneles, salas de reuniones, pozos y pasajes.

Debido a que la ciudad fue tallada a partir de cuevas existentes y estructuras subterráneas que se formaron primero de forma natural, no hay forma de discernir, con los métodos arqueológicos tradicionales de datación, cuándo se construyó exactamente Derinkuyu. Como tal, y con lazos con los hititas, frigios y persas, Derinkuyu presenta un enigma fascinante para los antiguos entusiastas de los misterios.

La enigmática ciudad de Derinkuyu
La enigmática ciudad de Derinkuyu

Complejo Derinkuyu

La ciudad subterránea de Derinkuyu tiene 18 entradas que descienden muy profundo en la Tierra. Pozos sofisticados, algunos de hasta 56 metros, proporcionan ventilación a la multitud de residencias del complejo, salas comunes, túneles, bodegas, prensas de aceite, establos y capillas.

La ciudad también tiene numerosos pozos para proporcionar agua dulce. Tantos, que la mayoría de los estudiosos coinciden en que Derinkuyu podría haber albergado a unas 20,000 personas.

Se presume ampliamente que la ciudad era parte de un complejo más grande; En apoyo de esto, muchos apuntan a un rumor comúnmente creído de que un túnel se extiende desde Derinkuyu hasta su ciudad hermana subterránea, Kaymakli, a unos cinco kilómetros de distancia.
La sabiduría convencional sostiene que estas ciudades fueron construidas por las mismas razones por las que otras personas construyeron ciudadelas y castillos: esto sería para proteger al pueblo durante una invasión.
Algunas de las pruebas más sólidas para apoyar esta teoría incluyen el suministro de agua dulce autónomo, así como las enormes puertas circulares de piedra, que podrían cerrar los pasillos de los invasores.

Leer:  SETI trabaja en desarrollar una lengua para comunicarse con extreterrestres

Derinkuyu se había perdido en el tiempo hasta que, durante las renovaciones en un hogar moderno, se reveló una apertura a un pasaje de la cueva. Aunque a los visitantes se les permitió ingresar a la ciudad subterránea desde 1965, muchos pasajes y salas siguen siendo inaccesibles.

Entre los candidatos para haber construido semejante ciudad se encuentran grupos de Hititas, Persas y Cristianos; pero no se sabe a ciencia cierta quiénes fueron los responsables.

LOS ATERRADORES TUNELES CHINOS DE LAS ARAÑAS

Qingdao en China es un lugar inusual en muchos aspectos. Colonizado por los alemanes en el siglo XIX, aún conserva vestigios de la arquitectura y la cultura europeas. Sin embargo, el legado más perdurable de los colonizadores podría ser sus túneles.

Temerosos de un ataque de los británicos, los alemanes cavaron una enorme red de túneles debajo de la ciudad (entonces conocida como Tsingtao). Aunque algunos ahora están abiertos a los turistas, muchos más se han derrumbado, inundado o son inaccesibles. Lo más espeluznante de todo, sin embargo, son los túneles en los niveles más bajos. En lo profundo de la superficie de la Tierra, han sido completamente abandonados por los humanos. En cambio, una colonia enorme y sobredimensionada de arañas Huntsman se ha mudado, persiguiendo a todos los demás seres vivos.

Estas se cuentan entre las arañas más grandes que existen, son cazadoras son muy agresivas, por lo que persiguen y atacan cualquier cosa que consideren una amenaza. Si bien su mordida no es venenosa para los humanos, sigue siendo dolorosa.
Más al punto, su gran tamaño es suficiente para hacer sonar las alarmas aracnofóbicas incluso en las personas más valientes. Teniendo todo en cuenta, quizás no es de extrañar que estos túneles ahora estén abandonados.

REINOS DE CRISTAL

Estos reinos, hechos de estructuras de cristal y edificios, cuentan la historia de orgullosas civilizaciones que se alzaban a horcajadas sobre el mundo interior como gobernantes en general, al igual que sus contrapartes egipcias de la región del Nilo.

Con ciudades y desarrollos que abarcan el interior del globo, muy parecidos a la teoría de Agartha y sus ciudades de gigantes, los habitantes de estos paraísos cristalinos son aún más misteriosos. Poco se sabe sobre sus prácticas y apariencias. Tal vez el misterio más extraño es lo que impidió a nuestros señores subterráneos reclamar el mundo superficial como propio.

Por otro lado, pero muy cercano, los budistas describen Agharta como un gran reino de paz y tranquilidad con una población cercana a los millones de personas. Un mundo de asombrosa belleza, con soles interiores, lagos y palacios subterráneos a partir del más puro cristal. Los cultivos son regados con aguas especiales y poderosos rayos de la “Gran Luz” producida por una máquina secreta dada a ellos miles de años atrás por los dioses.

La idea de mundos subterráneos no es nada nuevo. Incluso Colón creyó que todas las aguas fluían hacia los polos donde se reponían y se reorientaban en su curso.

El relato más antiguo que tenemos de esta tierra de misterio e ilusión se remonta al año 4 antes de Cristo. A Apolonio de Tiana, un místico médico griego, se le dio un mapa secreto de lo que fue llamado “La Ciudad de los Dioses” por un sacerdote. Sin perder tiempo, y a pesar de los peligros, Apolonio de inmediato salió en busca de este reino.

Viajando a través de Mesopotamia y Babilonia, llegó a la India, donde empleó los servicios de un guía local que lo llevara a lo profundo de las montañas del Himalaya. De repente, después de quince días de ardua caminata, el paisaje a su alrededor cambió dramáticamente.

En su libro “Nosotros no somos los primeros”, el autor Andrew Thomas describe la escena:

“El camino por el que habían llegado desapareció tras ellos. El paisaje cambió su posición y que parecían estar en un lugar preservado por la ilusión.”

Encontrados por un muchacho que les respondió en griego, la pareja se presentó ante el gobernante de esta maravillosa tierra.

Con una cálida bienvenida, les rogó que lo acompañaran a una gira por su reino, y completamente encantada, a la pareja se le mostró increíbles maravillas de un mundo que pocos extranjeros había visto o imaginado. Pilares majestuosos disparando luz hacia el cielo, y piedras radiantes proporcionaban constante luz.

Filóstrato, que fue biógrafo de Apolonio describe las hazañas de levitación y complicadas máquinas robotizadas sirviendo comida y bebida cuando se sentaron a comer.


Cuando lo hicieron, el gobernante anunció con orgullo:

“Usted ha venido a los hombres que lo saben todo”.

Según Filóstrato estos hombres, “estaban viviendo en la Tierra y al mismo tiempo no sobre ella.”

A su regreso al occidente, Apolonio inmediatamente desafió a las autoridades romanas. Esto le colocó en una posición peligrosa. Neron era ahora el emperador, y los disidentes eran tratados con dureza.

En varias ocasiones, Apolonio se salvó sólo por los extraños poderes que ahora parecía haber adquirido. Llamado a comparecer ante un tribunal en Roma, el fiscal jefe estaba a punto de leer del rollo que describía los delitos de Apolonio, cuando de repente la página se puso en blanco. Aterrados que podía tratarse de una especie de presagio divino inmediatamente las autoridades retiraron todos los cargos y a Apolonio se le permitió salir libre.

Leer:  El Observatorio Astronómico en el Aula Abierta de la Universidad Nacional de Córdoba

Comenta esta nota...

Deja un comentario