Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Alex Chionetti no sólo ha dedicado gran parte de su vida y talento a la investigación del misterio, también ha compartido momentos con figuras de la talla de David Bowie quien, sin tapujos, le reconoció haber sido abducido.

La primera vez que se cruzaron fue en un restaurante. Alex me cuenta que se acercó a saludar y que, de un momento a otro, ya hablaban de OVNIs: “Yo estoy seguro de que se va a dar un contacto final y va a ser aquí en el desierto de California”, dijo, a un perplejo Chionetti.

alex3 (Medium)
Alex Chionetti en su paso por Buenos Aires.

Sin embargo, parece que Bowie no tenía demasiados problemas en narrar sus historias con lo desconocido. En el libro “Carcajada Gnostica” (Peter Koening) se presenta otra historia que lleva al cantante y autor como protagonista: “Un amigo y yo nos encontrábamos de viaje por Inglaterra cuando vimos un objeto extraño que flotaba sobre un campo. Desde entonces me tomé este tema muy en serio. Creo que lo que vi no era el objeto en sí, sino la representación que pudo hacer mi mente de una puerta interdimensional frente a nosotros. Puede que nuestra dimensión sea una entre un infinito número de ellas”.

Chionetti me cuenta que Bowie también le comentó que, de joven, participaba de “avistamientos” en las afueras de Londres, con un grupo de amigos. Por otro lado algunos títulos de canciones suenan sugerentes: “Hola, muchacho del espacio”, “Odisea espacial” o “¿Vida en Marte?” dejan en claro que el interés por estos temas traspasó hasta el arte, donde (en cierto momento) se presentó como Ziggy Stardust, una suerte de alter ego, extraterrestre y andrógino.

LAS ABDUCCIONES

Fue en el aeropuerto de Heathrow que Chionetti se reencontró con Bowie. Tras un duelo de “maletas mezcladas” con otro pasajero, reentablaron la conversación que habían comenzado una década atrás. En ese caso, el “Duque Blanco” del pop le confesó que había sido víctima de abducciones extraterrestres: “A mi, de todos modos, no me interesa la tecnología con la que se transportan, la chatarra. Estos seres son parte de la mente de Dios”, definió Bowie.

Un personaje inigualable, un artista que influenció millones con sus cambios camaleónicos y sus expresiones exquisitas. Un hombre que vivió rodeado de misterio y claro, experimentó lo que definió como encuentros con todo aquello que siempre pensamos que está “un poco más allá”.

ESCUCHA AQUÍ LA ENTREVISTA COMPLETA CON ALEX CHIONETTI SOBRE DAVID BOWIE:

Comenta esta nota...

Deja un comentario