Humanoides sin rostro
Humanoides sin rostro
Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los encuentros con humanoides sin rostro son perturbadores. No sólo por la extrañeza, sucede que somos animales sociales y (como tales) necesitamos ver el rostro de quien tenemos delante para entender sus intenciones, para completar la comunicación. El rostro habla de estados de animo, de agresividad o amistad, pero estas entidades parecen muy lejanas a estas necesidades.

Nadie puede dar fe al 100% de estas historias, sobre todo porque muchas son publicadas por personas que desean narrar lo que les ha sucedido en foros de Reddit. Lo que si parece es que (mito o realidad) hay leyendas que acompañaron a los colonos en sus barcos, cruzando de Europa hacia América; y no solo eso: se niegan a morir. Antes, los humanoides sin rostro aparecían en los caminos rurales de Inglaterra, de la campiña francesa o de los alpes belgas. Hoy parecen preferir las carreteras y uno de esos encuentros parece que le sucedió a una persona apodada «Nate», que telefoneó al programa de radio Coast to Coast AM en un episodio del 15 de julio de 2016. 

Anuncio

El testigo afirma ser un chofer de camiones de Indianápolis, Indiana, y esa noche dijo que se dirigía a Illinois, en dirección este por la I-80, y que acababa de dormir 8 horas en una escala en Des Moines, por lo que estaba alerta y fresco. Dijo que, en plena ruta, algo muy inusual le llamó la atención y explica lo que sucedió:

«Estaba a punto de anochecer y me encontraba conduciendo cuando vi una figura justo delante de mí en la I-80; estaba justo al lado de la carretera. Cuando digo justo al lado de la carretera, no me refiero a la hierba. Sus dedos estaban justo en la línea blanca. 

Reduje la velocidad un poco para ver qué estaba pasando allí y tal vez evitarlo si es que pensaba arrojarse bajo el camión. Cuando llegué a unos cincuenta metros de él, bajé a unos 80km por hora y pude verlo claramente. Tenía las luces encendidas y todo. 

Era un hombre. Bueno, parecía un hombre. Demasiado flaco, no podía haber pesado más de cincuenta kilos empapado. Y cuando me acerqué a él, me miró a mí y a George, mi compañero. No bromeo, no tenía ojos, ni boca, ni fosas nasales. No había ningún orificio en su rostro. Estaba pálido. Sin cabello. Sin características en absoluto. Había un… Parecía un esqueleto con la piel blanquecina. Estaba parado ahí mirándome directamente. Reduje la velocidad y tan pronto como vi su rostro, aceleré casi sin parar desde Illinois hasta Chicago. Nunca miré atrás. Se me heló la sangre. Se me erizó el pelo. Fue una de las cosas más perturbadoras que he visto en mi vida».

Otro testigo dio su informe sobre humanoides sin rostro al sitio Phantoms and Monsters , y afirma ser del Valle de Okanagan, en Columbia Británica, Canadá. Dice que él y sus amigos a menudo paseaban en coche a altas horas de la noche por los caminos forestales alrededor de su ciudad, pero esa noche sería diferente:

«Una noche estábamos en las colinas, probablemente a cinco millas de la casa más cercana. Doblamos una esquina ciega y vemos una anciana caminando al costado de la carretera. Llevaba un abrigo largo y una capucha, o un chal. 

Los dos murmuramos algo como «qué diablos …» pero mi amigo se rió y dijo: «¿Debemos parar?» así que redujo la velocidad del coche, la idea era preguntarle si estaba bien, o si estaba perdida, si necesitaba que la llevaran, etc. Pero cuando nos acercábamos, notamos que no tenía rostro. 

Parecía que tenía un gran agujero gris donde debería estar su cara. No había detalles ni facciones. Solo un vacío gris. Básicamente nos quedamos sin palabras y, poco a poco, pasamos junto a ella. La miré por el espejo retrovisor mientras doblamos una esquina. No pudimos pensar en ninguna explicación de por qué alguien estaría allí entre las 2 y las 3 de la madrugada… y menos a esa falta de rasgos faciales».

 

Leer:  Lobos, Control de Masas y Cambridge Analytica | Factor Hildebrandt

Igual de extraño es un informe sobre humanoides sin rostro del mismo sitio, que dice que esto sucedió en medio de un día despejado. La testigo había ido a recoger a su hijo a la escuela, pero llegó demasiado temprano, por lo que decidió visitar un pequeño parque histórico con un río y un molino de trigo del siglo XIX. Se detuvo en el estacionamiento del parque y dijo que había otros dos vehículos allí, un sedán BMW blanco nuevo y un Honda dorado más viejo, ambos vacíos:

«Así que sigo mi camino dentro del parque. Camino por el sendero y hay una pequeña cascada y luego llegas al molino. El edificio es realmente genial. Así que ingreso, tomo unas fotos y mato el tiempo suficiente y luego regreso a mi coche. 

Estaba ya a unos cinco metros de mi coche cuando huelo un intenso olor a animal muerto. He tenido un gran número de experiencias paranormales y al instante me siento incómoda. 

Rápido, entro en mi auto y miro por el espejo retrovisor para comenzar a dar marcha atrás. En el retrovisor veo el interior del coche Honda y al instante me asusté porque en el asiento trasero veo a una «mujer» sin rostro, con el pelo largo y castaño despeinado. Repito, sin rostro, como un hueco y todo negro sin rasgos. Y su cabello parecía estar enredado con ramitas. 

Estoy asustada y mantengo mis ojos en la figura mientras salgo. Luego volví la cabeza y juro que me siguió con la mirada (aunque sin ojos) durante todo el trayecto».

En otro informe de humanoides sin rostro, tenemos un usuario de Reddit llamado «BigAmen», que afirma que esto sucedió en un pequeño pueblo al sur de Dallas, Texas en 2013. En ese momento, estaba visitando a su novia en una universidad cercana y decidió ir a buscar algo de comida para cenar, alrededor de las 11 de la noche. 

Describe las carreteras de la zona como muy oscuras, apenas iluminadas con farolas muy esporádicas que ofrecen unos charcos de luz, y tenía su automóvil estacionado debajo de una de ellas por seguridad. Al menos pensó que sería seguro. Dice que dejó la casa de su novia y se dirigía al auto cuando las cosas comenzaron a ponerse raras:

«Recuerdo caminar fuera de su porche y comenzar mi camino por la calle unas casas más abajo hasta que pude ver mi auto bajo esa luz amarilla, tal vez a 90 metros de distancia en este punto. 

Estaba terriblemente tranquilo y oscuro pero, en este punto, no tenía señales que me alertaran de algo extraño. No fue hasta que caminé hasta mi coche y me acerqué al lado del conductor que me encontré con una vista muy extraña y desagradable. 

Era un hombre, tal vez de mi altura, con ropa… ropa normal, pero estaba agachado a unos 5 metros de mi auto. A mí me parecía de mediana edad, pero a pesar de que la luz brillaba y mostraba su ropa y su figura claramente, no podía distinguir ningún rasgo facial ni nada de eso.   

Mi primera reacción fue temer por un posible ladrón de coches o un vagabundo, pero ese miedo se convirtió rápidamente en pavor. Era ese tipo de sentimiento en el que sabes que sientes un miedo irracional; era miedo a lo desconocido. Yo sabía que algo andaba mal, que algo no era natural en todo esto. 

Al crecer en una gran ciudad, he tenido muchos encontronazos con personas en las calles, ya sean personas sin hogar amistosas o personas afectadas por las drogas que se portan mal. Sin embargo, ambas sospechas se desvanecieron mientras me quedé allí todavía mirando, esperando algún tipo de reacción. 

En este punto, tal vez habían pasado 10 segundos, e hice el primer movimiento para entrar en mi auto rápidamente y cerrar las puertas, asegurándome de no perder de vista al hombre todo el tiempo. Enciendo el auto y retrocedo para girar de modo que mis faros estén directamente frente al hombre. Fue entonces cuando mi estómago se estrujó por completo.

Con mis faros en él, ahora podía verlo claramente. Llevaba un sobretodo largo con cuello abotonado y pantalones oscuros, pero su rostro estaba completamente desprovisto de cualquier característica. Sin ojos, sin boca, solo sangrías y contornos dónde deberían encontrarse, casi como una cabeza que parecía una figura de cera sin terminar. 

Mientras lo miraba, me di cuenta de que ahora estaba de pie, pero parecía más alto. Fue entonces cuando miré hacia abajo para ver que estaba flotando, tal vez a un metro del suelo, frente a mi auto. El potente miedo que sentí en este punto hizo que mi rostro se sintiera entumecido y cada campana de alarma en mi cerebro me dijera que tenía que irme. Di la vuelta a mi coche y rápidamente me dirigí hacia la universidad».

Los casos de encuentros con estos enigmáticos humanoides sin rostro se suman por decenas en los últimos años. Puede ser que entre ellos haya simples leyendas urbanas o creepypastas, pero también podemos separar algunos que indican que algo está sucediendo, al menos, para los testigos que parecen convencidos de lo que han visto.

Leer:  Lobos, Control de Masas y Cambridge Analytica | Factor Hildebrandt

Es difícil analizarlo a la distancia, sin poder hablar directamente con los experimentadores, así que la última palabra queda, como siempre, en lo que pienses de estas historias.


Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •