Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 56
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Indrid Cold es uno de los personajes más extraños y complejos del universo de entidades con las que John Keel aseguraba mantener algún tipo de contacto; directo e indirecto. Sus artimañas lo presentan como un bromista pesado, alienado y de una dualidad típica en personajes mitológicos.

De enorme sonrisa (inquietante y un poco siniestra) Mr. Cold se presentó como una criatura proveniente del planeta “Lanulos”, un lugar donde todo el mundo lleva vidas tranquilas en cuidades como las terrestres, pero desnudos. Su primer contacto (al menos para Keel) lo tuvo con Woodrow Derenberger, un vendedor sencillo de la zona de Virginia Oeste. Citamos a Keel:

El clima era deslucido, hacía frío y llovía. Mientras conducía loma arriba bordeando Parkersburg por la carretera interestatal 77, un súbito crujido resonó en la caja cerrada del vehículo. Encendió la luz del interior de la caja y miró hacia atrás. Una máquina de coser había caído desde arriba de un equipo de estéreo, pero no había daños perceptibles. Un auto lo sobrepasó, y otro parecía ir siguiéndolo. Él levantó el pie del acelerador. Iba a bastante velocidad y pensó que podía ser un patrullero. El vehículo, una mancha negra en la oscuridad, se adelantó, se puso delante de él y aminoró la velocidad.



El encuentro con Indrid Cold en la carretera.
El encuentro con Indrid Cold en la carretera.

Derenberger se quedó boquiabierto de estupefacción al ver aquella cosa. No era un automóvil, era una aparato “con la forma de una de esas viejas lámparas de kerosén, fino en los dos extremos, y ensanchándose en forma de un gran bulbo en el centro”. Era color gris oscuro. Mientras el objeto se cruzaba en su camino bloqueando la ruta, pisó el freno y se detuvo a solo dos o tres metros de distancia. Una puerta se abrió al costado de la cosa y un hombre salió de ella. “No escuché una voz audible,” dijo Woody después, “solamente sentí… como si supiera lo que ese hombre estaba pensando. Quería que yo abriera la ventanilla”. El extraño mediría un metro cincuenta y cinco de estatura y tenía el cabello oscuro, largo y peinado hacia atrás. Su piel era muy bronceada. Sonriendo ampliamente, con los brazos cruzados y las manos metidas bajo las axilas, caminó hasta la camioneta. Vestía un sobretodo oscuro. Debajo, Woody pudo ver que llevaba una vestimenta hecha de un material verde brillante de aspecto metálico. No tengas miedo. El hombre sonriente no hablaba en voz alta. Woody sintió las palabras. No queremos hacerte daño. Vengo de un país mucho menos poderoso que el tuyo. Le preguntó su nombre. Woody se lo dijo. Mi nombre es Cold6 . Duermo, respiro y sangro igual que tú. El Sr. Cold señaló con la cabeza hacia las luces distantes de Parkersburg y preguntó que tipo de lugar era ese. Woody intentó explicarle que aquello era un centro donde había comercios y hogares – una ciudad. En su mundo, explicó Cold, dichos lugares eran llamados “puntos de reunión”.

Mientras su conversación telepática tenía lugar, el objeto con forma de lámpara de kerosén ascendió y flotó a unos doce o quince metros sobre la ruta. Unos autos pasaron junto a ellos. Cold le dijo a Woody que reportara el encuentro a las autoridades prometiéndole que volvería más adelante para validarlo. Luego de unos pocos minutos de generalidades sin propósito, Cold le anunció a Woody que pronto se volverían a ver. El objeto descendió, la puerta se abrió, Cold ingresó en él y rápida y silenciosamente se elevó despareciendo en la noche. Cuando llegó a su casa, Derenberger se hallaba nervioso y angustiado. Su esposa le urgió a llamar a la policía de Parkersburg. Ellos parecieron aceptar su historia sin cuestionarla y le preguntaron si necesitaba un médico. Al día

Identikit de Indrid Cold
Identikit de Indrid Cold

siguiente fue interrogado prolongadamente por la policía de la ciudad y por la estatal. La historia apareció en la prensa, radio, y televisión local. Se acercó gente que había pasado por el mismo trayecto la noche anterior para confirmar que habían visto a un hombre hablando con el conductor de una camioneta detenida en la ruta. La Sra. Huggins y sus dos hijos reportaron haber detenido su auto para observar cómo el objeto volaba lentamente sobre la carretera minutos después de que Woody lo viera partir. Un hombre joven afirmó que el objeto lo había aterrorizado cuando flotó sobre su auto cegándolo con una luz poderosa. Woodrow Derenberger se convirtió en una súper-celebridad. Grandes gentíos se congregaban en su granja todas las noches, esperando ver un atisbo de la nave espacial. Su teléfono sonaba día y noche. Cambió su línea a un número que no estaba en la guía telefónica, pero al poco tiempo las llamadas comenzaron nuevamente. Llamadas excéntricas, que lo amenazaban si él “no se callaba la boca”. Llamadas que consistían solamente en extraños sonidos electrónicos y pitidos a manera de código. El Sr. Cold cumplió su promesa. Regresó”.

LA HISTORIA COMPLETA EN ESTE VIDEO EN NUESTRO CANAL:

Mire este video en Youtube.

Fuente: The Mothman Prophecies – John Keel

Comenta esta nota...

Deja un comentario