Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La historia del pozo de Kola y los “sonidos del infierno” es sin dudas una de las más extrañas y cautivantes a la hora de analizar el mundillo de los misterios. Y repito, mundillo, ese que parece un conventillo de dimes y diretes que apuntan a generar desconcierto y desinformar. Por eso, al final de este artículo, solo queda lo que usted decida pensar del asunto; solo eso y nada más.

La historia de los supuestos sonidos del infierno dice que, el grupo de científicos soviéticos dedicados a realizar la que (hasta el día de hoy) sigue siendo la perforación más profunda del planeta, detuvo sus esfuerzos al encontrarse con pruebas físicas del infierno. Las que serían:

*Una temperatura de más de 1000º centígrados a 12.000 metros de profundidad.

*Sonidos de miles de voces adjudicadas a “almas en pena”, que se pueden escuchar en la grabación que compartimos en el video.

*La aparición de una nube luminosa brotando del pozo, de la cual habría surgido un ser alado que, al pasar cerca de los científicos, habría dicho: “Yo he vencido”.

De todo esto ser verdad, nadie culparía a los científicos soviéticos por abandonar a las corridas la excavación y (de paso) convertirse al cristianismo. Pero resulta que la historia oficial no es tan parecida a la que nos vienen narrando hace un par de décadas.

La carta del Dr. Azzacov

En cierto momento, una noticia supera la el telón de acero de la Unión Soviética y va a dar directo en los Estados Unidos, donde es muy bien acogida por varios grupos religiosos. Al parecer, un grupo de científicos soviéticos, en plena faena por llegar “al centro de la Tierra” con un enorme pozo, se había encontrado con el mismísimo infierno.

Esta noticia fue emitida por primera vez (para occidente) en Trinity Broadcasting Network, un canal de TV cristiano que tiene base en los EEUU. Poco tiempo después llega una carta, la del Dr. Azzacov (del que nadie parece saber nada), en la que se describen los eventos en detalle.

La nota difundida (a priori) en medios cristianos de EEUU, decía: «Un grupo de geólogos, al taladrar un agujero de 14.4 kilómetros de profundidad para llegar al núcleo de la tierra, dijeron haber escuchado gritos humanos.

Los gritos que oyeron debieron de haber sido de las almas condenadas que se encuentran en el centro de la tierra. Aterrorizados los científicos, temieron haber desatado los poderes malignos del infierno hacia la superficie de la tierra.

“La información que estamos recolectando es tan sorprendente, que estamos temerosos de lo que podamos encontrar allá abajo;” menciono el Dr. Azzacov, gerente del proyecto en la remota Siberia.

La segunda sorpresa fue la alta temperatura que ellos descubrieron en el centro de la tierra. Según cálculos, se indico que la temperatura alcanzaba hasta los 1,000 grados centígrados, dijo también el Dr. Azzacov.

“Esto es más de lo que nosotros esperábamos. Parece más como un infierno en llamas que se encuentra en el centro de la tierra”. El último descubrimiento fue sin embargo lo que conmociono sus oídos, tanto así que los científicos tuvieron miedo de continuar con el proyecto. “Tratamos de escuchar los movimientos a cierto intervalo con unos micrófonos ultrasensitivos, los cuales dejamos entrar en el agujero. Lo que escuchamos, convirtió nuestra lógica científica en ruinas. Eran, en momentos, unos sonidos débiles, pero a la vez, altos en frecuencia, los cuales pensamos que venían de nuestro propio equipo”, explico el Dr Azzacov.

“Pero después de algunos ajustes, comprendimos que en verdad el sonido venia del interior de la tierra.

Apenas podíamos creer lo que nuestros oídos escuchaban. Escuchamos voces humanas, gritando con gran dolor. A pesar de que una voz era perceptible, pudimos escuchar miles, tal vez millones de almas gritando en sufrimiento”.

“Después de este impactante descubrimiento, la mitad de los científicos renunciaron al proyecto por el temor. Esperamos que lo que este allá abajo, allá se quede”, añadió el Dr. Azzacov.

Pero lo que en realidad acabó por conmocionar a estos rusos, además de las voces grabadas, fue la aparición en esa misma noche, de un gas luminoso que se disparó desde el centro de la tierra, en medio de una columna de humo incandescente. Del agujero que se habia hecho, emergió un ser con alas como de murcielago, quien grito en idioma ruso: “Yo he vencido,” para después volar hacia el oscuro cielo de Siberia.

El Origen de la Carta

Hasta aquí la historia más conocida, pero claro, siempre hay otra versión y esta en particular es muy interesante. Resulta que Rich Buhler, empedernido escéptico que tiene un programa de radio dedicado a desmitificar misterios, recibió tantos llamados que decidió investigar un poco el tema.

Según su versión de la historia el Dr. Azzacov no existe (o al menos no habría escrito la carta). Toda la responsabilidad recaería en un finlandés que había visitado América por la época de la eclosión de la noticia y que habría ensañado con los evangelistas de la cadena televisiva.

Age Rendalen dijo textual a la cadena de TV: Debo confesar que me reí cuando escuché la historia … No creí ni una palabra de eso, y le comenté a un amigo que los estadounidenses eran lo suficientemente crédulos como para creer que el infierno podría ubicarse —físicamente— en un agujero en el suelo. Ni siquiera puedo comenzar a contarles lo impactante que fue para mí cuando regresé a Noruega y encontré que los periódicos estaban llenos de informes sobre este incidente. Supe de inmediato que si había un infierno, seguramente terminaría en eso. Me embargó un miedo tremendo y durante dos noches soñé con fuego y gritos hasta que me entregué a Dios y entregué mi vida a sus manos para resguardarla”.

Acompañando esta declaración se incluía la declaración del Dr Azzacov que, según Rendalen, había sido publicada en un medio finés “de gran prestigio, dedicado a la ciencia”, que terminó por ser una publicación semanal de una iglesia cristiana. Esta publicación había emitido si, un artículo sobre el pozo de Kola, pero dijeron haber extraído los datos de un gran periódico. Estos datos no pertenecían a un artículo periodístico, sino a una “carta del lector” que, como sabemos, puede contener lo que el lector decida compartir.

Con estos datos, Buhler llamó personalmente a Rendalen para hablar de el Dr. Azzacov y se encontró con que el finés le reconoció, automáticamente, que había “inventado cada palabra de la historia” respecto al ser alado que decía “Yo he vencido”. Condimentando los ya propagados rumores que acompañaban la grabación que, a ciencia cierta, nunca se pudo adjudicar al equipo de la perforación de Kola.

MIRA AQUÍ EL VIDEO Y SUSCRIBETE AL CANAL:

Mire este video en Youtube.

Comenta esta nota...

Deja un comentario