La abducción más bizarra de la historia
La abducción más bizarra de la historia
Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  

Para adentrarnos en la abducción extraterrestre más bizarra de la historia, debemos primero considerar algunas cosas (sin contar con que me cuesta muchísimo creer este relato).

Primero, que ya de por sí un secuestro de cualquier tipo es un hecho que provoca traumas. Si además incluye seres sospechados de arribar de otro planeta el tema se pone más carrasposo.

Anuncio

Segundo, que durante años hemos escuchado de OVNIs estrellándose contra el suelo, con imágenes tan extrañas como épicas. Además, claro, de lo contradictorio que parece que una civilización cruce media galaxia para (de golpe y porrazo) convertirse en pésimos navegantes en nuestro pequeño planeta azul… A todo esto tendríamos que sumar las sospechas de muchos, de que cierto grupo parte del aparato militar estadounidense trabajaría mano a mano con alienígenas y tenemos un repaso de las historias más interesantes de las últimas décadas.

Ahora, ¿que pasaría si mezclamos todo en un mismo evento y le agregamos ribetes circenses para el deleite de los espectadores?

Bueno, no se pregunte más, porque hay al menos un caso en el que un supuesto OVNI se estrelló en el desierto, con extraterrestres y una mujer humana (que salió caminando de entre las chapas aturdida) a la que habían secuestrado. Es el caso de Lorraine Cordini.

Tenemos que viajar en el tiempo a una tranquila tarde de verano en 1971, cuando la muy californiana Debbie Clayton se estaba relajando con una limonada, en su casa al norte de la Base de la Fuerza Aérea de Edwards. La pobre mujer fue sorprendida por un rugido ensordecedor, seguido de un ruido tremendo, como una explosión que reverberó en el aire, en las ventanas y el mismo suelo de la casa.

Al salir a la calle, Debbie encontró que todos sus vecinos hacían lo mismo, mirando el cielo mientras una sinfonía de perros ladraba de fondo. Entonces lo vieron, una columna de humo se elevaba en el aire desde la base aérea, acompañada por el parpadeo de lo que suponían que eran las llamas de un incendio.

UFO Crash.
UFO Crash.

Algo había sucedido, un accidente aéreo quizás, y la curiosidad atrajo a Debbie Clayton y varios de sus vecinos hacia el resplandor y el humo que veían en la distancia. Lo que encontrarían, no sería un avión destrozado, sino más bien una experiencia inolvidable.

Justo fuera de la base, se encuentran con un matorral en llamas y, en el centro, lo que Clayton describió como una nave con forma de hongo, hecha de lo que parecía ser un metal gris opaco, que ostentaba unas luces intermitentes color verde, que se encendían sobre esa superficie parecida al aluminio.

Debbie dice haber notado lo suave que era la textura del objeto, sin marcas, costuras notables, puertas o ventanas. Aparentemente, estaba construido con una pieza de metal uniforme, aunque mostraba daños por su caída a tierra. Más extraño que todo esto fue notar algunos humanoides (grises pequeños y delgados) esparcidos por el suelo. Pero el tope de lo desconcertante fue ver una mujer que tropezaba entre la nube de polvo y humo. Iba vestida con lo que parecía un mono rosa ajustado.
La misteriosa mujer parecía aturdida, confundida, mientras deambulaba por la zona del accidente, pero antes de que Clayton pudiera llamarla o hacer algo en absoluto, los militares de la base cercana ya estaban descendiendo sobre el sitio.

Los helicópteros zumbaron sobre las cabezas de los curiosos, y los soldados le dijeron a los testigos reunidos, boquiabiertos, que se dispersaran o enfrentarían series consecuencias.

Después de expulsar a la fuerza a los testigos civiles, según los informes, los militares cubrieron rápidamente la nave con una gran lona y se pudo ver a parte del personal reuniendo los tres cuerpos inmóviles de esas criaturas extrañas. Después del evento el área se cerró para un mayor escrutinio.

Curiosa por lo que había sucedido, la desconcertada Debbie Clayton revisó el periódico a primera hora de la mañana siguiente, pero no encontró ninguna mención de la explosión y el posterior choque cerca de la base. De hecho, no se mencionó ningún incidente en el área.

Encender el televisor tampoco mostró noticia alguna sobre el incidente, y los ciudadanos preocupados comenzaron a llamar a la base, directamente, para exigir respuestas sobre lo sucedido. Todos obtuvieron la misma respuesta, cortante: “había sido un vehículo militar estrellado debido a un mal funcionamiento técnico, y que había sido un accidente menor”.

Nada que ver aquí. ¡Superenlo!

Leer:  El Cazador y el Alienígena | Historias Para Dormir

No hubo respuestas sobre qué tipo de vehículo había sido, y lo que es más importante, no se dieron pistas sobre esos cuerpos humanoides, o quién había sido esa mujer del traje rosa.

Uno podría pensar que ya todo era muy extraño, pero todo se vuelve aún más bizarro a partir de aquí.

LA ABDUCCIÓN EXTRATERRESTRE MÁS BIZARRA DE LA HISTORIA
LA ABDUCCIÓN EXTRATERRESTRE MÁS BIZARRA DE LA HISTORIA

El caso de Lorraine Cordini

El asunto podría haber permanecido oculto, encubierto y olvidado entre las brumas del tiempo si no fuera por el investigador de ovnis Albert Rosales. Este hombre pudo localizar a la misteriosa mujer vestida de rosa, identificada como Lorraine Dvorak Cordini.

Lorraine admitió que era ella la que deambulaba entre los restos, pero que tenía poca memoria de cómo había llegado allí, o qué había sucedido después. Aunque había visto un programa de MUFON en la TV que le había “despertado” recuerdos y por eso había contactado a la archiconocida mutual de investigadores.

Rosales la convenció de asistir a una sesión de regresión hipnótica, para tratar de salvar cualquier recuerdo que pudiera estar al acecho en su subconsciente. Ella estuvo de acuerdo, y la verdad es que tenía una historia muy extraña que contar.

Bajo hipnosis, Lorraine Cordini dijo que su terrible experiencia había comenzado cuando fue secuestrada por unas extrañas criaturas una noche, de su misma casa. Aparentemente, la habían hecho atravesar la pared de su habitación, para llevarla a una nave de algún tipo, que la acercaría hasta una enorme nave “nodriza”, donde se encontró vestida con el famoso traje rosa.

Los seres con los que estaba fueron descritos como humanoides «cortos, delgados, más bien translúcidos», y también pudo recordar que estas criaturas la habían visitado antes, cuando era una niña, y que sentía una especie de familiaridad no amenazante con ellos.

Aunque parecían (en su mayoría) andróginos, ella explicó que percibía en ellos «esencias» masculinas y femeninas, y que la que ella consideraba su líder tenía un aspecto decididamente más humano que los demás, parecía casi una mujer normal.

Cordini también dijo que aunque tenían la boca, le hablaban telepáticamente. No pudo recordar mucho de su tiempo a bordo de la nave nodriza. Pero fue cuando estaba a bordo de otra nave, una de transporte y más pequeña, en camino de regreso a casa, que su memoria salta directamente al accidente. Lorraine explicó:

  • “Me encontraba físicamente a bordo de una nave espacial muy grande, trabajando. Cuando llegó el momento de regresar a la tierra, tres «ETs» (de apariencia corta, delgada, más bien translúcida como en la película Encuentros Cercanos del Tercer Tipo), una extraterrestre de esencia femenina y dos de esencia masculina conformaban la tripulación de la nave más pequeña.
    Nos derribaron, o nos estrellamos cerca de la Base Edwards de la Fuerza Aérea en California. Recuerdo estar de pie entre los restos… de repente, confundida, desorientada y llena de tristeza mientras el personal militar pateaba los cuerpos de los dos extraterrestres muertos. Recuerdo haber escuchado en mi mente a la capitana de la nave nodriza decir cuánto lamentaba que no pudieran ayudarnos, por temor a ser detectados. Lloré mientras los militares maldecían a mis camaradas extraterrestres muertos. Todavía no recuerdo cómo eran las partes de la nave, como era su forma interior”.

Lo siguiente que recordaría fue que los militares la abordaron, la esposaron y la metieron en la parte trasera de una limusina negra sin placas identificatorias. Después de esto, la llevaron a algún tipo de instalación militar estéril, donde había otro extraterrestre con ellos.

LA ABDUCCIÓN EXTRATERRESTRE MÁS BIZARRA DE LA HISTORIA
LA ABDUCCIÓN EXTRATERRESTRE MÁS BIZARRA DE LA HISTORIA

Aparentemente, no era de los que habían estado con ella y parecía ser de una especie totalmente diferente, con una agenda también diferente. Este humanoides fue descrito como de 1.20mts de altura, con piel marrón húmeda y una cabeza bulbosa y de gran tamaño, que parecía latir.

Lorraine agregó sobre esta experiencia surrealista y aterradora:

  • “Al principio creo que ellos, los militares, podrían haber pensado que yo era un testigo local que no quería irse del lugar, por lo que me arrestaron. Me esposaron y me arrojaron al asiento trasero de una limusina negra.
    Me llevaron a un hangar vacío. Recuerdo que hacía frío y había un sonido hueco, omnipresente, que era también un ruido.
    Me colocaron en una mesa fría de metal. Dos militares a mi izquierda, un militar a la altura de mi cabeza junto con ese extraterrestre al que llamo “Señor Cabeza de Calabaza”.

Los militares vestían uniformes de cuartel y el ET llevaba un tipo de equipo de jogging azul de dos piezas, con una delgada franja roja y blanca que rodeaba el área del pecho, y luego otro conjunto de dos líneas delgadas que subían y bajaban en la chaqueta. En la intersección justo arriba de donde estaría el corazón humano había un broche o una insignia. Mis primeros pensamientos fueron «broche».

  • «Me drogaron. Estaba tan confundida y desorientada… Luché por levantar los brazos y levantarme, pero no pude. Hablaba, pero de manera confusa. Es más, traté de gritar pero no pude. Me sentía borracha.
    Entonces escuché en mi mente al señor “Cabeza de Calabaza” pensando lo grandioso que era y lo importante que era su presencia para estos militares. El militar a su lado estaba pensando «Qué imbécil es este tipo». Me trataron con gran falta de respeto. Finalmente, dos de ellos me agarraron por debajo de los brazos y me giraron, jalaron y me tiraron de la mesa al piso. Me arrastraron a la apertura del hangar. La luz hirió mis ojos».

Afirma que después de esto, sus recuerdos se vuelven turbios nuevamente, y lo siguiente que recuerda es haber sido abandonada en San Francisco, California, y encontrarse deambulando en un estado de confusión y sin estar segura de cómo había llegado allí.

Leer:  El Cazador y el Alienígena | Historias Para Dormir

No está claro por qué la dejaron allí, ya que Lorraine decía no conocer a nadie en la ciudad y que estaba bastante lejos de su propia casa en el área de Los Ángeles. Finalmente se las arregló para regresar a su hogar, y durante años fue una experiencia extraña que la perseguía constantemente, pero que no podía explicar.

Faltaban grandes porciones de su memoria, y solo cuando trozos y piezas volvieron a asomar a la superficie y se encontró frente a frecuentes pesadillas, supo que algo andaba mal. Después de ver un programa sobre secuestros alienígenas, contactó a la Mutual UFO Network (MUFON), en 1995 y fue entonces cuando Rosales se acercó a ella.

La historia se ha filtrado (de su mente) a lo largo de los años y Cordini ha escrito sus propios relatos de los eventos que se desarrollaron, pero aún así ha logrado seguir siendo un caso relativamente oscuro incluso para aquellos que lo conocen de primera mano.

MUFON recibió el caso en 1995
MUFON recibió el caso en 1995 y fue investigado por Albert Rosales.

Es a la vez una historia espectacular y única, pero en última instancia frustrante por una variedad de razones. Es intrigante porque es probablemente una de las únicas historias de un accidente de ovnis que involucra a un secuestrado que estaba a bordo en ese momento, y lo que es más, que salió vivo. Si la historia es verdadera, entonces es verdaderamente única y rara.

También incluye la sugerencia (interesante) de que hay varias especies diferentes de extraterrestres que visitan la Tierra. Que tal vez estén en desacuerdo entre sí y lleguen con diferentes motivaciones.

Sin embargo, al mismo tiempo es una historia “demasiado buena” y hay muy poco para corroborarla. No hay informes de noticias de nada inusual cerca de la Base de la Fuerza Aérea de Edward en ese momento; no hay evidencia física en absoluto, y pocos testigos corroborantes, lo que al final nos deja con la historia de Cordini de lo sucedido como casi la única fuente.

Entonces, ¿qué estamos viendo aquí? ¿Fue esta mujer realmente extraída de su casa por extraterrestres, solo para ser derribada junto con sus captores y luego llevada por el ejército?

¿Era acaso algún tipo de experimento militar que plantó estos recuerdos en su cabeza? ¿Realmente tuvo algún tipo de accidente y su mente evocó esto por trauma?

¿O todo esto son solo divagaciones delirantes de una mujer que tiene un tenue control sobre la realidad?

Es todo un informe bastante salvaje y extravagante, sin importar cuál sea el caso, y uno se pregunta qué demonios fue lo que sucedió en ese verano de 1971.