Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Redacción: José Antonio Caravaca presenta un trabajo sorprendente y revelador sobre uno de los temas más debatidos dentro de la casuística del misterio. “Las “abducciones” de la CIA” será entregado en dos partes imperdibles, te invitamos a disfrutar de la primera. 

OPERACION MIRAGE: LAS “ABDUCCIONES” SECRETAS DE LA CIA [primera entrega]

¿Qué ocurriría si buena parte de los archivos de los investigadores OVNIs fueran fruto de un gigantesco engaño?. ¿Qué pasaría si algunos de los incidentes ufológicos mas importantes de la historia fueran el resultado de una terrorífica experimentación humana clandestina?. ¿Existe una gran operación de inteligencia para manipular el fenómeno OVNI desde sus inicios?. ¿Es la CIA la responsable de algunas de las abducciones más célebres de la literatura ufológica?…
Para conocer que puede haber de verdad en todo esto, vamos a desgranar, quizás, uno de los episodios más siniestros en la historia de los servicios de inteligencia norteamericanos. Unos oscuros sucesos que podrían estar vinculados con el origen de muchos mitos originados en torno a los platillos volantes…

EL ORIGEN
En el año 1953, en plena efervescencia del fenómeno OVNI en los Estados Unidos, la CIA organizó, con el beneplácito de la USAF, un comité de estudio dirigido por el Dr. H. P. Robertson y otros destacados científicos para intentar esclarecer, de cara a la opinión pública, este incipiente enigma. Las conclusiones del “Panel Robertson” no se hicieron esperar:
– Los OVNIS no son hostiles y nada prueba que se deban revisar las ideas científicas corrientemente admitidas.
– Las alertas continuas a las que dan lugar sus apariciones podrían camuflar los eventuales indicios de acciones realmente hostiles.
Además, la posibilidad de una histeria colectiva ante una invasión espacial inexistente, otorga un amplio margen de maniobras para una guerra psicológica desencadenada por los enemigos potenciales de Norteamérica.
El Panel Robertson recomendaba encarecidamente que la población fuera instruida para saber interpretar mejor lo que estaban viendo en los cielos; globos sonda, aviones, reflejos, etc., intentando así, desmitificar por completo el Fenómeno OVNI. Pero, posiblemente, las conclusiones del Panel Robertson provocaron un nuevo y desconocido interés de la CIA por los “platillos volantes”. La posibilidad de que las “creencias” en OVNIs pudieran ser utilizadas como un “arma de guerra” o como un “camuflaje perfecto” por el enemigo comunista, hizo mover ficha a los expertos de la agencia. El investigador Manuel Carballal en su imprescindible libro “Los Expedientes Secretos” (2001) afirmaba que: “ya a principios de los cincuenta el Panel Robertson llegó a la conclusión de que era militarmente posible aprovecharse de los OVNIS”.

El avión espía U-2, una de las primeras manipulaciones de la CIA consistió en camuflar sus vuelos como incidentes OVNIs.
El avión espía U-2, una de las primeras manipulaciones de la CIA consistió en camuflar sus vuelos como incidentes OVNIs.

Una de las primeras manipulaciones de la CIA fue “ocultar” a la población norteamericana la existencia del avión espía U-2. Carballal lo explicaba perfectamente en su obra: “Según confiesa la CIA, los militares que investigaban los OVNIs -es decir, los responsables del Proyecto Libro Azul-, conocedores del secreto del U-2, buscaron explicaciones naturales para justificar los avistamientos, atribuyéndolos a “cristales de hielo”, “inversiones de temperatura”, etc.”. La misma CIA lo confesó décadas después al informar que “una vez el U-2 comenzó sus vuelos de prueba (1955), pilotos comerciales y controladores de tráfico aéreo comenzaron a informar con mayor frecuencia de OVNIs. Los primeros U-2 eran de color plata (mas tarde se pintaron de negro) y reflejaban los rayos del sol, especialmente a la salida o al ocaso de este. A menudo se apreciaban como objetos ardientes a observadores situados bajo ellos”. Pero esto sólo era el principio, de un vasto plan más siniestro y terrorífico. LA CIA había comprendido que las distintas creencias generadas en torno a los OVNIs ofrecían un amplio marco de acción para las experimentaciones clandestinas…

MK ULTRA: EL CONTROL DE LA MENTE

Coincidiendo con la reunión del Panel Robertson, en 1953, la CIA creó el infausto proyecto MK ULTRA donde médicos y científicos, auspiciados por el gobierno estadounidense, cometieron todo tipo de experimentaciones y torturas psicológicas, con pacientes no voluntarios, más propias de los doctores nazis que de un país civilizado. Los objetivos de estas prácticas eran el desarrollo de técnicas y drogas capaces de controlar y doblegar la mente humana, para utilizarlas en interrogatorios o, por ejemplo, para otra de las grandes aspiraciones de la CIA, la “creación” de asesinos hipno-programados. No en vano, en 1957, el inspector general de la CIA, Lyman Kirkpatrickel, emitió un memorándum interno del proyecto MK ULTRA donde dejaba claro que sus siniestras investigaciones debía permanecer en el más estricto secreto: “Se deben tomar precauciones no solo para proteger las operaciones de fuerzas enemigas, sino para ocultar estas actividades del público americano en general. El conocimiento de que la Agencia está conduciendo actividades ilícitas y poco éticas podría tener repercusiones serias en los círculos políticos y diplomáticos.”

El director de la CIA Allan Dulles autorizó la creación del proyecto MK ULTRA.
El director de la CIA Allan Dulles autorizó la creación del proyecto MK ULTRA.

Una de las drogas “favoritas” del MK ULTRA era el LSD, que administró sin ningún tipo de control, ni pudor, sobre cientos de enfermos mentales, voluntarios, prisioneros de guerra, presidiarios, prostitutas, militares, secuestrados, políticos, etc.. La dietilamida de ácido lisérgico (LSD) es una potente droga psicodélica semisintética cuyos efectos incluyen alucinaciones con los ojos abiertos y cerrados, sinestesia, percepción distorsionada del tiempo, desconexión de la realidad y disolución del ego. Curiosamente muchos de los efectos de estas drogas están muy asociados a las experiencias OVNIs: “Ilusiones y/o alucinaciones, alteraciones en el tiempo, las distancias, las formas, y distorsión de imágenes y colores”.

El escritor y experto en servicios secretos Eric Franttini concedió una entrevista al medio “Estrella Digital” (2008) donde explicaba perfectamente los orígenes y desarrollo del MK ULTRA: “MKUltra, fue una operación que se inició con Eisenhower, se desarrolló con Kennedy y finalizó con Johnson. La idea de MKUltra era conseguir mediante el uso de sustancias químicas como LSD, curare, opio y muchas otras más, el interrogatorio perfecto. Es decir, se les inyectaba a mendigos, prostitutas y enfermos mentales estadounidenses para ver como reaccionaban cuando eran interrogados. Si daba resultado, esta sustancia era probada en prisioneros del Vietcong. Se calcula que MKUltra afectó a cerca de 11.000 ciudadanos de Estados Unidos. Por ejemplo a Kennedy, le preocupaba tanto que la prensa descubriese MKUltra que ordenó que todos los experimentos fueran trasladados al Allan Memorial Institute, en Canadá. MKSearch, ampliación de MKUltra, fue una operación que se inició con Johnson, y se desarrolló y finalizó con Nixon. MKSearch consistía en la búsqueda del asesino perfecto. La idea era la de lavar el cerebro a una persona, para conseguir que al oír una palabra clave, se conectase y se convirtiese en un asesino. La CIA se gastó millones de dólares en este experimento. Los dos hombres que dirigieron MKUltra y MKSearch fueron los doctores Sydney Gottlieb y Ewen Cameron. Cameron había sido asesor en los juicios de Nuremberg y estudió todos los experimentos que había realizado Mengele en los campos de exterminio nazis. Muchos de esos experimentos le sirvieron como base para algunos programas dentro de MKUltra.”

El proyecto MK ULTRA dio acogida a todo tipo de experimentaciones clandestinas destinadas al control de la mente.
El proyecto MK ULTRA dio acogida a todo tipo de experimentaciones clandestinas destinadas al control de la mente.

En un memorándum desclasificado, con fecha de 1952, la CIA dejaba claro cuáles eran sus futuros intereses: “¿Podemos lograr el control de un individuo hasta el punto de que pueda ejecutar nuestros deseos en contra de su voluntad o contra las leyes naturales, como la propia protección?”.

Algunos de los espantosos objetivos del MK ULTRA fueron expuestos en el año 1973, tras la investigación emprendida por el Subcomité de Salud e Investigaciones Científicas del Senado Norteamericano. Así el público estadounidense pudo conocer, horrorizado, que la CIA había estado amparando de forma incontrolada e irresponsable, la investigación, búsqueda y desarrollo de: “sustancias orientadas a promover el pensamiento ilógico y la impulsividad, sustancias que prevengan o contrarresten los efectos de las intoxicaciones por alcohol, otras sustancias que de manera contraria potencien los efectos del alcohol, sustancias que provoquen de manera artificial los síntomas de enfermedades desconocidas, sustancias que promuevan la inducción a la hipnosis (narco-hipnosis), que permitan al individuo resistir a la privación, coerción, tortura y el “lavado de cerebro”, sustancias que provoquen amnesia, sustancias y métodos físicos que provoquen el shock, productos que provoquen la invalidez en las piernas o anemias graves, sustancias que provoquen euforia duradera, productos que provoquen la desestructuración mental del individuo y su dependencia de otra persona, sustancias que provoquen debilidad o distorsión en la vista y en el oído sin efectos permanentes, píldoras amnésicas para mezclar con tabaco, bebidas y comida…”.

Sydney Gottilieb el creador y director del proyecto MK ULTRA, probablemente uno de los personajes mas crueles y siniestros que jamás tuvo en nómina la CIA.
Sydney Gottilieb el creador y director del proyecto MK ULTRA, probablemente uno de los personajes mas crueles y siniestros que jamás tuvo en nómina la CIA.

Para tener una idea exacta de la envergadura de las experimentaciones abarcadas por la CIA hay que decir que por ejemplo, en el 1952, liberaron una pequeña cantidad de LSD en aerosol en un vagón de metro de Nueva York para ver la reacción de los pasajeros (toda la información sobre este incidente se destruyó en 1973). Y un año más tarde, en 1953 un vehículo circuló por Nueva York, durante 128 kilómetros, emitiendo un gas experimental sobre toda la ciudad a través del tubo de escape. En San Francisco un gas biológico, con efectos de desorientación, fue lanzado desde el puente Golden Gate, con la intención de cubrir toda la ciudad.

Las conclusiones de las autoridades fueron devastadoras para la conciencia del pueblo americano: “Desde su inicio en los albores de la década de los 50, hasta su terminación en 1963, el programa de administración subrepticia de LSD a sujetos no-voluntarios, demuestra el fracaso de la CIA en mostrar la debida atención a los derechos individuales. A pesar de conocer que el experimento era peligroso, las vidas de los sujetos fueron puestas en riesgo e ignoradas. A pesar de que era evidente que las leyes de los Estados Unidos estaban siendo violadas, la experimentación continuó”.

La CIA también subvencionó decenas de terribles ensayos destinados al desarrollo de implantes cerebrales que pretendían controlar la voluntad humana con fines militares. Por ejemplo, en octubre de 1963 la agencia llevó a cabo, con 24 prisioneros vietnamitas, un nefasto experimento en un laboratorio improvisado en un aeródromo a las afueras de Saigón. A todos los soldados cautivos se les sometió a una complicada y peligrosa intervención quirúrgica, sin las condiciones médicas adecuadas, y se les implantó un dispositivo eléctrico en el cerebro con la finalidad de provocarles comportamientos violentos.

La Guerra de Vietnam fue un perfecto campo de pruebas para el MK ULTRA
La Guerra de Vietnam fue un perfecto campo de pruebas para el MK ULTRA

Como venía siendo habitual con muchos de los experimentos del MK ULTRA, el resultado fue un rotundo fracaso. Los prisioneros que sobrevivieron fueron ejecutados y sus cuerpos fueron incinerados para no dejar rastro.

Además, para mayor escándalo, los soviéticos estaban envueltos en las mismas ilegales investigaciones que sus homólogos americanos. De nuevo retomamos el texto de Manuel Carballal: “los documentos que en los últimos años ex agentes del KGB están vendiendo a postores occidentales por un puñado de rublos demuestran que los rusos trabajaban en experimentos similares. Los doctores Valeri Kanjuka y Anatoli Chandrin, que participaron en esos proyectos, terminaron confesando que en 1995 que utilizaban una combinación de drogas, hipnosis y la emisión de ondas de baja frecuencia para alterar el comportamiento y modificar la conducta de sus cobayas humanas”. La CIA había mostrado mucho interés en la hipnosis ya que pensaba, que unida al uso de las drogas, podrían programar ordenes en el inconsciente de las personas, ademas de borrar la memoria e implantar recuerdos falsos.

Pero lo que muchos investigadores se preguntaban, a tenor de todas estas informaciones, era si la CIA y otras agencias de inteligencia habían podido conducir algunas de estas experimentaciones clandestinas cobijándose tras la “tapadera” OVNI…

LA TAPADERA OVNI

El investigador Manuel Carballal en su citado libro “Los Expedientes Secretos” exponía que: “En 1992 (…) me atrevía a sugerir la disparatada idea de que, psicóticos y falsarios al margen, detrás de algunas experiencias de supuestas “abducciones” podían ocultarse experimentos realizados por algunas agencias de inteligencia que, ocultos tras la pantalla OVNI, podían continuar los ensayos bioquímicos  psicológicos iniciados durante la guerra fría. Según mi teoría, un puñado de esos relatos, en los que los abducidos presentaban indicios de haber protagonizado una experiencia exógena, real y objetiva, se asemejaban más a las descripciones  de un experimento médico clandestino que a ninguna otra cosa. Si los médicos que utilizaron las cobayas humanas durante los años cincuenta, sesenta y setenta hubiesen podido convencer a sus víctimas  de que, en lugar de científicos humanos, habían sido secuestrados por OVNIs, habrían disfrutado de una impunidad extraordinaria”. Curiosamente, el especialista Gordon Thomas en su documentado libro “Las Armas Secretas de la CIA” (2007) describía la extraña indumentaria que portaban algunos de los participantes en los experimentos del MK ULTRA: “llevaban traje de laboratorio de goma, gafas protectoras y mascarillas. Parecían extraterrestres”. Indudablemente bajo los efectos de poderosas drogas alucinógenas un desprevenido sujeto podría creer, ante varias personas vestidas de esa forma, que unas misteriosas “criaturas” le habían secuestrado… Además si se utilizaba la hipnosis, el recuerdo que pudiera tener el testigo de estas experiencias podría ser radicalmente distinto a la realidad vivida.

Bajo los efectos de poderosas drogas alucinógenas los equipos de protección utilizados por los miembros del MK ULTRA podrían distorsionarse de tal manera, que el testigo creyera que estaba siendo "secuestrado" por seres extraterrestres.
Bajo los efectos de poderosas drogas alucinógenas los equipos de protección utilizados por los miembros del MK ULTRA podrían distorsionarse de tal manera, que el testigo creyera que estaba siendo “secuestrado” por seres extraterrestres.

El investigador Thomas E. Bullard publicó en 1987 un informe titulado “UFO Abductions: The Measure of a Mistery” donde esbozaba un esquema, basado en 270 casos de abducción, los principales elementos que componen este tipo de experiencias: “El interior de las naves extraterrestres, según los informes, está muy bien iluminado, pero con luz difusa, y a menudo se distribuye en salas circulares o de planta curvilínea. Tiene aspecto frio y aséptico, a menudo con mobiliario, instalaciones y complementos de color blanco o de metal (…) al abducido se le despoja de sus ropas (a menudo por la fuerza) y se le prepara para la exploración bañándolo o sumergiéndolo en algún liquido(…) el abducido suele ser explorado con un artefacto que recuerda vagamente a las cámaras de rayos X (…) también pueden introducirse sondas y cuerpos extraños por diferentes orificios naturales del cuerpo del testigo (…) durante la exploración, la víctima puede soportan que introduzcan o extraigan de su cuerpo pequeños implantes de diferente tipo (…)  muchos abducidos afirman que las criaturas que se encontraban al mando tenían distinto aspecto (normalmente más altos y de aspecto humano) que el resto de los seres que participaron en la operación (…) concluido el examen, a la víctima se le permite volver a vestirse y, según muchos relatos, entrevistarse largamente con sus raptores antes de abandonar la nave”. Como vemos muchos de estos aspectos se encuentran perfectamente descritos en los manuales de experimentación del MK ULTRA.

El destacado investigador argentino Alex Chionetti desde hacía décadas recelaba de las presuntas abducciones alienígenas, tal y como manifestó al autor del reportaje: “El fenómeno abducción y los visitantes de dormitorios es un producto, una subsecuente de la Cultura Norteamericana. Años atrás comencé a estudiar, y a vivir o experimentar este “fenómeno” desde los dos lados. Desde el escritorio, desde el diván o desde la cama, digamos, inmediatamente comencé a sospechar del mismo. Mis conclusiones finales me distanciarían de dos investigadores que han estado muy presentes en mi vida investigativa, como el estimado  Budd Hopkins y David Jacobs . Por años acepté sus teorías de la hibridación, sus visiones tecno-materiales de un fenómeno que se pierde en los límites del consciente con el subconsciente, entre las aguas profundas de lo hipnagógico, entre el dormir y el despertar, clave del fenómeno. Pero también, de las oscuras fuerzas que han estado utilizando este fenómeno, más allá de las influencias marcadas por las tendencias de la visión mediática y la desinformación impertinente e impuesta por los mismos investigadores, pseudoinvestigadores, psicópatas teóricos y recurrentes del tema, de que existen “pactos” entre una inteligencia extraterrestre y una terrestre. Uno concluye que muchas de las abducciones pueden ser pantallas de una técnica aplicada por la inteligencia, presuntamente la militar, sobre los ciudadanos y residentes. Sobre todo en aquellos casos en que las víctimas son inducidas a distancia por irradiación de microondas, o hipnosis a distancia, mas la aplicación de otras técnicas electro-magnéticas que desconocemos. Por el acta de información libre “freedom  information act” muchos de esos experimentos son fechados hasta la década de los ochenta, pero a partir de esa fecha, no tenemos muchos indicios y detalles de la casuística. Sabemos de muchos casos en que los testigos/víctimas eran arrebatados de sus camas, de dormitorios y aparecían en bases militares, principalmente subterráneas. Muchas de las criaturas intervinientes eran primero “grises”, a veces “lagartiformes”, que terminaban en adaptar una forma de reptiles, o “reptilianos”. Sin duda el fenómeno de Abducción es una perfecta forma de camuflaje para experimentar con la población mientras dormían”. Además, Chionetti destacaba en sus comentarios al autor un aspecto fundamental de las abducciones que las hacían tremendamente sospechosas: Hay que diferenciar estas abducciones de las que existían en los tiempos clásicos, cuando los testigos y víctimas eran arrebatados de la carretera o de ciertos lugares con ciertos testigos, durante los años sesentas o setentas.  Casos que entraban dentro de lo que uno entendía como clásicos de la casuistica extraterrestre, donde el testigo siempre contaba lo que le había pasado, y no le decía a uno que todo había sucedido en la cama, dormido, en los neblinosos momentos de caer en el sueño, profundo o ligero, y en el momento de despertar…. Siempre había que remarcarles a los testigos  “pero, ya se había dormido… no era un sueño o una pesadilla”. En algunos casos los testigos decían que estaban despiertos, pero en la cama, o no recordaban el momento en que habían perdido el conocimiento. Un caso incierto es también el del matrimonio Hill (Betty y Barney)… Pero nadie se atreve a cuestionar un caso sagrado ya inamovible, por evidencias paralelas, como el mapa cósmico, o la presunta detección en el radar. Pero la evidencia de que los Hill se quedaron también dormidos en algún momento es un detalle indiscutido más que indiscutible”.

En opinión del ufólogo Jacques Vallee, tomada de su libro “Revelations” (1992): “sea lo que sea, lo que los supuestos extraterrestres están haciendo, si verdaderamente están llevando a cabo lo que parece ser un chocante y cruel simulacro de experimentos biológicos  en los cuerpos de los abducidos, es difícil que esto represente una misión científica relevante para los objetivos de unos visitantes extraterrestres. Entonces, las respuestas habrá que buscarlas en otras direcciones”.

El doctor Helmut Lammer, publicó varios polémicos y controvertidos libros y artículos, donde exponía claramente que la inteligencia militar estaba detrás de muchas experiencias de abducciones extraterrestres (es autor de la tesis MILABS Military Abductions). Así lo manifestaba en la lista de correos  de “UFO Up Dates” en 2007 cuando decía:“Recientemente, algunos abducidos por OVNIs también han informado que habían sido secuestrados por militares y personal de inteligencia y trasladados a hospitales y/o a instalaciones militares, algunas de las cuales se describen como subterráneas. Muy pocos de los libros más populares dedicados al tema de las abducciones han mencionado este tipo de experiencias.  Especialmente desconcertante es el hecho de los abducidos recuerdan haber visto a personal de inteligencia militar junto a los seres extraterrestres, trabajando codo a codo en estas instalaciones secretas. La presencia de militares y de personal civil ocupando la misma realidad física que los alienígenas supera los esquemas mentales de los escépticos y la de los propios investigadores de mente abierta en varios órdenes de magnitud.  Los investigadores en el campo del control mental sugieren que estos casos son una evidencia de que todo el fenómeno de abducción OVNI es organizado por la comunidad de inteligencia como una cobertura para sus experimentos ilegales”. Concluyendo que: “La presunta participación en este fenómeno de los secuestros militares, podría ser una evidencia de que el ejército utiliza secuestrados para los experimentos de control mental como prueba para armas de microondas. Por otra parte, los militares podrían estar monitoreando a los secuestrados para fines de recopilación de información, antes y después de una abducción OVNI”. El Dr. Lammer señalaba la extraña actividad de helicópteros sin marcas, registrados en las cercanías del lugar de residencia de algunos abducidos, como otra evidencia de estas operaciones clandestinas: El ufólogo “Dan Wright tiene diez casos investigados por la MUFON (…) donde helicópteros fueron vistos sobrevolando en la zona de la casa de los abducidos, pocas horas después de una supuesta abducción OVNI (…) Betty Andreasson-Luca, así como Debbie Jordan, Kathy Mitchell, Whitley Strieber, Leah Haley, Katharina Wilson, Beth Collins, Anna Jamerson y muchos más, han sido acosados por estos helicópteros fantasmas”. Además el Dr. Lammer aseguraba que muchos abducidos denuncian la presencia de extrañas furgonetas y autobuses aparcados en el exterior de sus casas, que podrían servir para albergar los equipos de control y monitorización de los secuestrados.

Para el Dr, Lammer grupos secretos dentro del ejercito estadounidense han utilizado las drogas y la implantación de recuerdos falsos para la creación de multitud de falsas abducciones extraterrestres.
Para el Dr, Lammer grupos secretos dentro del ejercito estadounidense han utilizado las drogas y la implantación de recuerdos falsos para la creación de multitud de falsas abducciones extraterrestres.

En un  artículo denominado “New Evidence of Military Involvement In Abductions” (1997), el Dr. Lammer denunciaba que los experimentos encubiertos, llevados a cabo por las agencias secretas, se habían desarrollado también fuera de la “pantalla OVNI”, y con características muy similares a los descritos por los presuntos secuestrados por extraterrestres. El Dr. Lammer, que actualmente está retirado desde hace varios años de este tipo de investigaciones, tal y como comunicó al autor del presente reportaje, había recogido decenas de testimonios de individuos que declaraban que fueron secuestrados por “militares” y “científicos”. Estas personas narraron que fueron drogadas y trasladadas a un lugar donde existía una especie de sala de  hospital, ubicada en instalaciones militares subterráneas. Todas la victimas dijeron que fueron sometidos a diferentes exámenes médicos, e interrogatorios. Incluso algunas de estas personas aseguraban que se les había implantado un dispositivo en el cuerpo.

Lejos de tratarse de aterradoras “leyendas urbanas” sin evidencias, el Dr. Lammer citaba que: “El psiquiatra canadiense y especialista en traumas y disociación, el Dr. Colin Ross, presentó una ponencia en la novena Conferencia Clínica Occidental anual sobre Trauma y Disociación en el condado de Orange, California (1996), donde demostró que había encontrado, evidencias desclasificadas por la FOIA, documentos de la CIA que hablaban de la creación de los candidatos Manchuria (asesinos hipno-programados) desde la Segunda Guerra Mundial.  El Dr. Ross y otras organizaciones de investigación, como la abogacía con sede en Nueva York, del “Experiment Survivors-Mind Control” (ACHES-MC), (que protege y ayuda a víctimas de experimentos de Control Mental) también se encontraron con víctimas de horribles experimentos que involucraban electroshock, drogas, implantes cerebrales, la privación sensorial, la conducción psíquica, encarcelamiento, privación de sueño, y, el abuso sexual y ritual.  Una vez seleccionadas, las víctimas habrían sido utilizados como animales de laboratorio repetidamente, y a algunos de ellos se los habría utilizado a lo largo de su vida en un experimento controlado y supervisado”. Lo más siniestro de estas experiencias según el Dr. Lammer, es que habría varias agencias distintas involucradas en estos experimentos clandestinos: “Ahora tengo más información que cuando publique mi libro, creo que todo el escenario alienígena/secuestro humano es más complejo de lo que pensaba en un principio.  Creo que hay evidencias de que existe más de una agencia humana implicada en las “abducciones extraterrestres”.  Cada uno de estos programas tiene probablemente su propio interés en los supuestos abducidos por extraterrestres. Me parece que el primer grupo está interesado en los experimentos de la mente y el control de la conducta. He encontrado evidencias de experimentos de privación sensorial, experimentos de respiración en líquidos, experimentos sobre estimulación electromagnética de los lóbulos temporales, la investigación del cerebro y de la investigación de implantes”.

Para el Dr, Lammer grupos secretos dentro del ejercito estadounidense han utilizado las drogas y la implantación de recuerdos falsos para la creación de multitud de falsas abducciones extraterrestres.
¿Utilizan los servicios de inteligencia el mito extraterrestre para elaborar sus proyectos mas inconfesables?. La literatura, el cine, la televisión o los cómics, por ejemplo, se han encargado de transmitir el arquetipo de la visitación alienígena a todos los rincones del planeta. Gracias a esto, millones de personas están familiarizadas con las “intenciones” de los supuestos extraterrestres en experimentar con los seres humanos… Creando una perfecta coartada para la experimentación clandestina.

Además para afianzar este tipo de manipulaciones psíquicas los militares contaban con tecnología de última generación para crear el escenario del secuestro extraterrestre. Precisamente el Dr. Lammer decía que: “Otro interesante documento relativo a  la ”guerra de la información” está clasificado y sólo las personas con autorizaciones de alta seguridad  pueden obtener una copia del Centro de Información Técnica de Defensa en Ft.  Belvoir, Virginia. En el resumen se puede leer que se está investigando en la proyección holográfica de imágenes, dispositivos de camuflaje y el camuflaje multiespectral que proporcionará la capacidad para el engaño militar.  La tecnología más prometedora es la creación de entornos sintéticos que un adversario ¡piensa que son de verdad!”.
En un artículo denominado “Preliminary findings of Project MILAB: Evidence for Military Kidnappings of alleged UFO Abductees” (1996) el Dr. Lammer describía algunas características delatadoras de la actividad humana soterrada tras las supuestas abducciones extraterrestres: “la actividad de helicópteros negros sin marcas, la aparición de furgonetas o autobuses extraños en el exterior de las casas de los secuestrados, la exposición a campos electromagnéticos desorientadores, drogas, el transporte por un helicóptero, autobús o camión a un edificio desconocido o una instalación militar subterránea. Por lo general, después de los secuestros militares existen efectos físicos como somnolencia y a veces náuseas”. Todos estos efectos fisiológicos son provocados por las drogas y la exposición a campos electromagnéticos durante el secuestro. Además, insistía en la posibilidad técnica que tiene estas agencias a la hora de implantar falsos recuerdos: “Parece que algunas experiencias de supuestos abducidos por extraterrestres y víctimas de control mental pueden explicarse por la existencia de una avanzada tecnología de realidad virtual. La difunta Dr. Karla Turner(aunque ella pensaba que eran provocadas por seres extraterrestres)llamó a éstos escenarios: “Experiencias de Realidad Virtual” (VRS).  Hay presuntas víctimas de control mental que afirman que alguien implantó imágenes en sus cerebros. Si alguien ha implantado un dispositivo intra-cerebral, a continuación, los operadores del implante pueden ser capaces de introducir electrónicamente imágenes y recuerdos en el cerebro del abducido”.


 

El investigador neoyorquino revolucionó la ufología con su best sellers "Intruders" (1987) dedicado monográficamente al asunto de las controvertidas abducciones alienígenas. Tal fue el impacto de sus obras, que, en muy poco tiempo, los casos de secuestros extraterrestres se multiplicaron de forma exponencial en los Estados Unidos, convirtiéndose en un tema recurrente de tertulias radiofónicas y televisivas en horarios de máxima audiencia. ¿Auspició la CIA el éxito y la divulgación de este tipo de libros a finales de la década de los ochenta, para encubrir los experimentos clandestinos que llevaban a cabo en todo el territorio?, ¿había una mejor manera de colocar en el imaginario colectivo la omnipresente imagen de los alienígenas macrocéfalos de grandes ojos negros, como los máximos responsables de estas experiencias, que hacerlos tremendamente populares?
El investigador neoyorquino revolucionó la ufología con su best sellers “Intruders” (1987) dedicado monográficamente al asunto de las controvertidas abducciones alienígenas. Tal fue el impacto de sus obras, que, en muy poco tiempo, los casos de secuestros extraterrestres se multiplicaron de forma exponencial en los Estados Unidos, convirtiéndose en un tema recurrente de tertulias radiofónicas y televisivas en horarios de máxima audiencia.
¿Auspició la CIA el éxito y la divulgación de este tipo de libros a finales de la década de los ochenta, para encubrir los experimentos clandestinos que llevaban a cabo en todo el territorio?, ¿había una mejor manera de colocar en el imaginario colectivo la omnipresente imagen de los alienígenas macrocéfalos de grandes ojos negros, como los máximos responsables de estas experiencias, que hacerlos tremendamente populares?

Mire este video en Youtube.

Para entender a la perfección el impacto mediático que se estaba provocando con las abducciones extraterrestres en los Estados Unidos, hay que señalar que la teleserie “Los Colby” (1987) cerró su segunda y última temporada con el secuestro de una de sus protagonistas, Emma Samms, por los tripulantes (de apariencia humana) de un OVNI… El capitulo fue emitido el 26 de Marzo de 1987, y el libro “Intruders” de Budd Hopkins fue publicado 14 días antes… ¿casualidad?


b03
En febrero de 1987 se publicó otro best seller dedicado a las abducciones. “Communion” del afamado escritor de novelas Whitley Strieber. La portada de su libro se convirtió en todo un referente en el asunto de los secuestros extraterrestres. Curiosamente según comentó el investigador Alex Chionetti al autor del presente reportaje, la misma editora estuvo implicada en la publicación de los libros de Striber, Hopkins, Jacobs y probablemente de John Mack, los principales autores de obras de abducción en los Estados Unidos. Además también colaboró en la edición de otro polémico libro, donde una cantante de Jazz llamada Pamela Stonebrooke, narraba sus encuentros sexuales con humanoides de 2 metros de altura y de aspecto “reptiloide”.

Por su parte el polémico investigador Martin Cannon está convencido que la todopoderosa CIA,  desde la década de los sesenta, ha estado trabajando en secreto en la invención de implantes para controlar la mente humana a distancia. Resultado de sus experimentos han creado unos microaparatos llamados Rhic-Edom, que son capaces de gobernar las funciones del cerebro mediante la estimulación radioeléctrica. Cannon asegura que la CIA se escuda detrás del fenómeno OVNI, creando falsas y rocambolescas experiencias de secuestros alienígenas, para poder realizar sus ilícitas “operaciones” sin levantar sospecha alguna. Según su hipótesis los famosos implantes extraterrestres no serían otra cosa que los sofisticados Rhic-Edom, que se colocan mediante implantes intramusculares, lo que explicaría las cicatrices tan “terrestres” que presentan muchos abducidos. Cannon afirma que la CIA está experimentando con gran cantidad de ciudadanos norteamericanos, a los cuales sugestionan, con innovadoras técnicas hipnóticas, para inculcarles la idea de que han sido secuestrados por “extraterrestres”. En su controvertido libro “The Controllers”, Martin Cannon aseveraba que:“Si mi hipótesis resulta cierta, entonces tenemos que aceptar lo siguiente: El secuestro es real.  El miedo es real.  El dolor es real.  Las órdenes son reales.  Pero los pequeños hombres grises de Zeta Reticuli no son reales;  son construcciones, máscaras de Halloween destinadas a disimular las caras reales de los controladores.  Los secuestradores pueden no ser visitantes de más allá;  más bien pueden ser un síntoma del carcinoma que ennegrece nuestro cuerpo político. El responsable no está en las estrellas, sino en nosotros mismos”. Además en estas experiencias de control mental encubiertas estarían implicados también intereses políticos y de control de masas. Cannon ha acusado a organizaciones de metafísica norteamericanas (con tendencias políticas de derecha), como es la organización YO SOY, cuyo líder es Elizaberth Clare Preophet, de colaborar con la Agencia.

No hay que el olvidar que el famoso fisiólogo Dr. José Manuel Rodríguez Delgado, estaba a la vanguardia de las investigaciones con implantes en la década de los cincuenta, y son muchas las voces que aseguran que durante su estancia en la Universidad de Yale (que tenía subvenciones del proyecto MK ULTRA), estuvo colaborando con la CIA. De hecho, los experimentos conducidos con los prisioneros vietnamitas, estaban

El célebre Dr. Delgado estaba a la vanguardia en la investigación y desarrollo de implantes destinados al "control físico de la mente". Desde hace décadas recae sobre el médico español la sospecha de haber colaborado con la CIA en el proyecto MK ULTRA.
El célebre Dr. Delgado estaba a la vanguardia en la investigación y desarrollo de implantes destinados al “control físico de la mente”. Desde hace décadas recae sobre el médico español la sospecha de haber colaborado con la CIA en el proyecto MK ULTRA.

basados en los experimentos del Dr. Delgado para aumentar la agresividad en los animales con la inserción de implantes. En un artículo publicado en la revista “The Humanist”, denominado “Control Cerebral y conducta psicocivilizada” (1972) el Dr. Delgado ya dejaba patente los avances en los implantes en humanos: “El instrumento llamado estimoceptor, desarrollado en nuestro laboratorio de Yale permite transmitir al cerebro y recibir de éste, varios canales de mensajes eléctricos, utilizando conexiones de radio de frecuencia modulada. Aún más avanzado es el estimulador transdérmico de múltiples canales, desarrollado también por nuestro grupo, que consiste en unos circuitos integrados incluidos en silicona biológicamente inerte. Este instrumento se implanta subcutáneamente, no tiene pilas; la energía y las señales se transmiten a través de la piel intacta mediante inducción por radio. Por lo tanto, el sujeto, ya sea animal o humano, puede conservar el instrumento toda su vida”.


No te pierdas mañana (viernes 11 de Marzo) la SEGUNDA ENTREGA de este trabajo formidable de José Antonio Caravaca.

 

Comenta esta nota...

Deja un comentario