Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En recientes publicaciones de la CIA nos encontramos con dos puntos muy interesantes: la desclasificación de nuevos documentos sobre OVNIs y una guía de “Cómo investigar casos de Platillos Voladores”. Por más extraño que suene, este material puede ser encontrado en el sitio oficial de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos.

En esta entrega vamos a repasar los “10 consejos” de la CIA para investigar “platillos volantes”. Desde el vamos, suena como mínimo curioso que una Agencia que hace del secreto su mayor valor, comparta un listado de cuestiones que “debemos” tomar en cuenta a la hora de investigar casos de Objetos Voladores No Identificados. Curioso por no decir sospechoso. La CIA no es justamente un organismo con el que uno deba sentirse impelido a poner las manos en el fuego, sobre todo si consideramos las operaciones clandestinas, los asesinatos, los programas secretos con experimentación de psicofármacos incluida y las mentiras, toneladas de mentiras que han usado (década tras década) para mantener seguros los intereses de aquellos para quienes responden.

¿Qué sucedió para que la Agencia decida desclasificar una enorme cantidad de archivos sobre OVNIs? ¿De dónde sale este listado de 10 consejos? ¿Deberíamos siquiera considerarlos?

EL INCIDENTE DE LONNIE ZAMORA

Incidente de Zamora
Incidente de Zamora

Por alguna razón, la referencia principal del documento del que estamos hablando viene a ser el famoso caso de Lonnie Zamora. Antes de meterse en este “decálogo del investigador” repasan uno de los eventos más interesantes de la casuística OVNI americana, desde el punto de vista del proyecto Libro Azul; si, ese enorme fiasco. Lo destaco, porque es interesante que luego de que el proyecto fuera destrozado públicamente (incluso por parte de sus máximos referentes como Hynek), la CIA siga considerando el material analizado por aquellos tiempos y que viene a dar forma a un informe que supo poner el “gas del pantano” y los “globos atmosféricos” como principales actores del tema OVNI.

image (4) (Medium)
Croquis del evento Zamora almacenado por la CIA

Para Zamora, todo comenzó el viernes 24 de Abril de 1964, sobre las seis menos diez de la tarde. Según la CIA: “Zamora se encontraba persiguiendo un auto a alta velocidad fuera del pueblo de Socorro, en Nuevo México, cuando fue sorprendido por un ruido muy fuerte. Segundos más tarde, vio una gran llamarada levantando vuelo y mantenerse en el cielo sobre una remota zona del desierto al sudoeste de la ruta . Temiendo que un depósito cercano de dinamita hubiera explotado Zamora dejó ir al fugitivo, dobló a la derecha y condujo por un camino pedregoso hasta el lugar del depósito.  El coche de Zamora fue haciendo ruido a lo largo del camino rocoso hasta que llegó a una colina empinada. Elevándose desde detrás de la colina vio un fuego sin humo que brillaba en forma de un embudo de llamas azules y naranjas. La colina tapaba el origen de las llamas, por lo que Zamora intentó conducir hasta que los neumáticos del coche resbalaron en la grava suelta. Después de tres intentos, Zamora finalmente llegó a la cima. Un objeto brillante, del tamaño de un sedán, brillaba sobre el último sol de la tarde, aproximadamente a 150-200 yardas de la cima de una colina. A primera vista, pensó que se trataba de un coche volcado en un arroyo (seco lecho del río), pero cuando se acercó vio que parecía ser de color aluminio, no cromo, y ovalado como una pelota de fútbol americano. Zamora condujo hacia el objeto, a lo largo de la cresta de la colina, por cerca de 50 pies y luego se detuvo el coche. Se comunicó por radio a la oficina del sheriff para avisar que estaría ocupado comprobando en un accidente “en el arroyo”, y descendió a pie por la colina hacia el objeto. ¡Roooaaarrr! Zamora se sorprendió de nuevo por un estruendo muy fuerte, no exactamente como el de una explosión, aunque tampoco constante como el de un motor a reacción. Comenzó en baja frecuencia, con un tono ascendente. La llama parecía venir desde la parte inferior del objeto, una luz azul brillante se notaba en la parte superior y en la parte inferior otra de color naranja. Zamora entró en pánico, pensó que aquello estaría a punto de estallar. El oficial corrió entonces para ponerse a cubierto, pero miró atrás, entonces pudo ver un símbolo rojo con forma de punto en el costado del objeto. La superficie del objeto era lisa, de un aluminio blanquecino y brillante, sin puertas o ventanas visibles. Parecía tener dos patas metálicas que lo sostenían”.

El artículo en la página oficial de la CIA sigue describiendo los avances del objeto, que sobrevoló la zona para luego desaparecer en un vuelo rasante. También se hace referencia al trabajo de Hector Quintanilla (quien fuera el último encargado del proyecto de la Fuerza Aérea conocido como “Libro Azul”), quien tuvo a cargo el caso de Zamora. “Su equipo estaba convencido de que el testigo decía la verdad y, luego de un profundo trabajo, no fueron capaces de localizar el objeto, siquiera su origen”, dice la misma nota de la CIA. En un artículo de “Estudios de Inteligencia”, Quintanilla dice que el caso de Zamora es uno de los mejores documentados y, en rigor, sigue sin resolución.

La CIA dice que si bien el fenómeno OVNI ha sido “descartado” por la mayoría de los gobiernos y científicos (¿otra muestra de miopía selectiva?), los 20 años de investigación son considerados como una muy buena base de ideas de las que, en el ambiente de inteligencia, se pueden aprender varias cosas. Claro, si fuera tan así supongo que se lo guardarían en ese acostumbrado secreto, pero lo lanzan al publico internauta y, como dije, además de ser sospechoso, resulta atrapante.

LOS CONSEJOS DE LA TÍA CIA

01-ESTABLECER UN GRUPO PARA INVESTIGAR Y EVALUAR AVISTAMIENTOS

Por obvio que suene, supongo que la palabra clave vendría siendo “establecer”. Son pocos los grupos que gozan de esta posibilidad, siendo que demasiadas veces se ven las disputas personales/grupales por sobre el objeto de estudio (si, los OVNIs). Este primer consejo parece casi una broma pero destacan que ANTES DE 1947 (¿Roswell? ¿Kenneth Arnold?) no existían grupos dedicados a la investigación de los No Identificados: “Para terminar con la confusión, el encargado del Comando Técnico de la Fuerza Aérea, General Nathan Twining, estableció el proyecto SIGN (inicialmente llamado “Proyecto Platillo”) con el objetivo de recolectar, analizar y evaluar toda la información disponible respecto a los avistamientos. Este proyecto se convertiría en el proyecto Grudge, para luego entrar en la etapa de Libro Azul”.

02-DETERMINE LOS OBJETIVOS DE SU INVESTIGACIÓN

Mientras que los EEUU dicen haber investigado OVNIs por la preocupación de que fueran armamento espía de la Unión Soviética, no es difícil pensar en este segundo punto sin que la CIA lo proponga. De hecho, es imposible investigar si no se sabe más o menos adonde se va. El camino se podrá hacer andando, pero uno debe tener al menos una idea de dónde quiere llegar. Gracias CIA por “revelar otra máxima” que no podíamos imaginar.

Así y todo los puntos que enumeran como motivaciones propias son interesantes: 1- Determinar si los OVNIs representan una amenaza para la seguridad nacional. 2- Determinar si los OVNIs presentan algún avance tecnológico que pueda ser adaptado a las investigaciones de los EEUU. 3- Explicar o identificar el estímulo que hace que un testigo reporte un OVNI.

Entre estos puntos si que encontramos datos interesantes. Primero está la cuestión tecnológica y el “veamos que podemos aprovechar de esto”, tan en línea con las teorías de retroingeniería extraterrestre presentes en muchas teorías de la conspiración. Por otro lado, estudiar los estímulos que causan un reporte OVNI bien podría servir para disfrazar aeronaves secretas como… OVNIs.

¡Sacrilegio!

03-CONSULTAR CON EXPERTOS

Este es uno de los puntos clave y con los que estoy muy de acuerdo. Consultar con gente de ciencia para determinar qué es lo que podría haber sucedido o si estamos hablando de algo totalmente extraño es decisivo. Por mucha buena voluntad que tengan los testigos o que llevemos los amantes del misterio, lo cierto es que para encontrar evidencias duras estas deben pasar todas las pruebas que otras evidencias de otros temas pasan. La CIA dice: “El proyecto Libro Azul consultó frecuentemente con expertos externos incluyendo: astrofísicos, oficiales de la Aviación Federal, pilotos, el Buró del Clima Americano, estaciones climáticas, el Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, NASA, Kodak (para el análisis de fotos) y varios laboratorios para las evidencias físicas. Incluso el famoso astrónomo Carl Sagan formó parte de un panel que revisó los hallazgos del proyecto Libro Azul en los sesentas”. 

Si señor, señora, también se encargan de aclarar que ese mismo panel determinó que “ningún caso OVNI que presente avances científicos o tecnológicos fuera del marco terrestre ha sido encontrado”. Algo que valió la bronca de su vida a Joseph Allen Hynek, pero es una historia que comentaremos en su debido tiempo.

04-CREAR UN SISTEMA DE REPORTES PARA ORGANIZAR LOS CASOS ENTRANTES

Modelo de reporte
Modelo de reporte del caso Zamora

Otra genialidad (nótese el sarcasmo), aunque debo decir que bastante necesario para muchos que, de pronto, vuelcan en un papel (por no decir los vericuetos de la mente) todos los datos referentes a un relato, para que quede por allí, entre la maraña de desencuentros que puede ser un desván. Incluso, personalmente, propondría la creación de una verdadera base de datos nacional sobre casos de misterios, libre para todo el que quiera aportar… pero otra vez, habría que superar los temitas “personales” del punto uno.

05-ELIMINAR FALSOS POSITIVOS

Otro punto que por obvio podría parecer estúpido pero que, en rigor, no está de más en el panorama actual. Me resulta ruidoso que ALGUNOS investigadores den por buena una foto de una “mancha en movimiento” (¿que cree más de lo que piensa? ¿que le pagaron?). Vemos, todos los días, fotos de pájaros, elementos domésticos elevados por corrientes de viento, insectos y hasta manchas en un vidrio. Instantáneas que son automáticamente presentadas como un OVNI, un “hermano superior en vuelo hacia el lavabo” o “la innegable llegada de las tres naves que están llegando hace como cincuenta años”. Hace pocos días fue publicado en un conocido diario digital un reporte lleno de estas fotos con pájaros borroneados. Tal fue así que llegó a algunos medios televisivos que, sin pensar más que en la nota de color, se preguntaron si existía una oleada en una provincia del norte argentino.

Entonces, si somos serios, debemos descartar los falsos positivos. Analizar, poner sobre la mesa el índice de subjetividad y los datos disponibles. EXISTEN VERDADEROS HECHOS DE MISTERIO, de eso no tengo dudas, pero para verlos debemos dejar la ropa sucia afuera.

06-DESARROLLAR UNA METODOLOGÍA DE IDENTIFICACIÓN DE AERONAVES COMUNES Y OTROS FENÓMENOS AÉREOS QUE PUEDAN SER CONFUNDIDOS CON OVNIS

“Debido al significativo parecido de aeronaves comunes (o secretas y  militares) pueden estas ser confundidas con un OVNI. Es importante saber de las características de los diferentes tipos de aviones o fenómenos atmosféricos para poder contraponerlos a los avistamientos”. La CIA sigue con que —en este sentido— el Libro Azul desarrolló un método para ayudar a la identificación correcta pero, si consideramos la enorme cantidad de “gases del pantano” y “globos”… o bien no lo usaron o no es el mejor parámetro para seguir en las investigaciones.

07-EXAMINAR LA DOCUMENTACIÓN DE LOS TESTIGOS

Ya está sonando repetitivo esto de “genialidad”, pero el sarcasmo se me escapa cuando leo cosas como: “Cualquier fotografía, video o grabación de audio puede ser inmensamente positivo a la hora de evaluar un reporte OVNI”. Claro, si todos los testigos de calidad tuvieran fotos estupendas o todas las fotos estupendas estuvieran acompañadas de testigos de calidad la cosa sería más sencilla, pero la realidad dicta que ambas cosas raramente se unen en un solo caso. A veces, una fotografía descollante es presentada por el jefe de la campaña publicitaria que se dedica a vender drones o platillos volantes a escala, otras veces un buen testigo no cuenta más que con su palabra para tratar de describir aquello que le quita el sueño. Y vamos, con internet esto si que se pone duro.

08-REALIZAR EXPERIMENTOS CONTROLADOS

Foto OVNI publicada por la CIA
Foto OVNI publicada por la CIA

Uno de los tips más interesantes es el de los experimentos controlados. La CIA dice que: “En el caso Zamora (con el que abrimos la nota), Quintanilla dice que en el curso de la investigación e inmediatamente después “se hizo todo lo humanamente posible por verificar”. Esto incluyó el uso de contadores de radiación de la base Kirtland que testearon la radiación del lugar, además de que enviaron muestras del suelo al Laboratorio de Materiales de la FFAA. “El análisis de suelo no mostró la presencia de material foráneo alguno. La radiación era normal en las huellas y el área circundante. El análisis del arbusto quemado no arrojó la presencia de químicos que pudieran interpretarse como residuos de combustión”. Según Quintanilla, todos los resultados fueron negativos, por lo que no se pudo determinar qué fue lo que sucedió”.

En todo caso, realizar análisis sobre las posibles huellas o materiales dejados atrás en los eventos es de PRIMARIA IMPORTANCIA, SIEMPRE.

09-RECOLECTAR Y TESTEAR EVIDENCIA FÍSICA O FORENSE 

Si, esto sería excelente, pero el 95% demuestra o bien que los “extraterrestres” no son muy propensos a dejarse las llaves o que simplemente lidiamos con algo que por su naturaleza misma no deja demasiadas huellas. Claro que existen casos en los que algo queda, bien en el ambiente o en el testigo mismo (quemaduras, supuestos implantes, ojos irritados, enfermedades desconocidas) y son esos a los que deberíamos dedicar los pocos recursos que tengamos. Sobre todo porque un testigo que sufre estos efectos colaterales está, por lo general, pidiendo a gritos una respuesta. Y esto si, lo digo con toda la seriedad: dejemos un poco las manchas borrosas en las fotos para ver que tiene para decir la gente que ve sacudida su vida entera por algo que no comprende. Eso, también, es una cuestión de respeto y responsabilidad.

10-DESALENTAR LOS REPORTES FALSOS

“Si uno tiene demasiados reportes falsos o basura, se hace cada vez más difícil ver los pocos buenos que merecen la pena ser investigados”. Y no puedo estar más de acuerdo, en una era en la que la web sirve de enorme canal de comunicación instantánea vemos como eso puede ser usado como los dos lados de una navaja. De un lado corta el pan, del otro, si no prestamos atención, no corta los dedos. Si vamos a desalentar los casos falsos lo primero que debemos hacer es DEJAR EN CLARO LO QUE ES FALSO, LO QUE ES UN FRAUDE PERPETRADO. Por eso desde La Señal (ciencia y misterios) siempre te contamos de esos fraudes, exponiendo a los responsables y si, vamos a seguir en el mismo camino. ¿Sabes porqué? Es simple, sabemos, vivimos, experimentamos el misterio y comprendemos que no solo no es chiste, sino que estas personas dañan la imagen de aquellos que viven cosas traumáticas que (otra vez) necesitan una respuesta.

El otro punto es la EDUCACIÓN. Si no estamos preparados, podemos confundir (como dije) un insecto, un avión, un elemento doméstico que tomó vuelo con una ráfaga de aire ascendente… para eso mis amigos debemos leer, aprender, escuchar, analizar y por sobre todo descartar. Mentirosos vamos a encontrar siempre, pero depende de nuestras herramientas que nos tomen (o no) desprevenidos. Nadie puede embaucar a alguien que sabe lo que está haciendo.

Así llegamos al final de los 10 consejos de la CIA para investigar OVNIs (o lo que se te ocurra). Vemos que son básicos y más allá del tono jocoso de la nota no puedo dejar de notar que en la misma página, al final, la CIA hace una velada referencia al RELANZAMIENTO DE LOS EXPEDIENTES X en FOX. El cierre de la nota: “Do you still want to believe? Then take a peek into our “X-Files.” (¿Todavía quieres creer? Entonces da una ojeada a nuestros “Expedientes X”) puede sonar ingenioso pero, en rigor, quita un poco el tono serio a todo lo que se detalla más arriba, conectando hechos de la ralidad con una serie de ficción de la TV.

Clásico para la CIA, clásico que muchos se asombren, clásico que debamos mirar de reojo y no creerles demasiado.

 

Fernando Silva Hildebrandt.

 

 

Fuente: https://www.cia.gov/news-information/featured-story-archive/2016-featured-story-archive/how-to-investigate-a-flying-saucer.html

Comenta esta nota...

Deja un comentario