Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En una etapa en la que se nota un estancamiento generalizado en la investigación del misterio (lo que incluye a los OVNIS y muchas otras ramas) es refrescante encontrar que nuevos trabajos van tomando forma con la vista puesta en pasos superadores. Andrea Perez Simondini tuvo la gentileza de compartir con el equipo de La Señal (ciencia y misterios) un estudio reflexivo que encierra la experiencia ganada en estos años y la necesidad irrefrenable de encontrar respuestas. Esta combinación resulta en la mixtura perfecta para alimentar los motores de la curiosidad y el entusiasmo, para recuperar un impulso que parecía diluido.

En esta misma nota —más abajo— descarga el estudio de Andrea Perez Simondini y escucha la entrevista exclusiva que le hicimos hablando sobre las bases y motivaciones de esta nueva mirada.

IMG_1448
Andrea Perez Simondini

No hay que decirlo, se nota con sólo echar un vistazo a la información disponible sobre el tema OVNI en los últimos años: o bien está pasando muy poco o es que el fenómeno esta mutando. Sea cual fuere la respuesta, se hace imposible elegir cuando no se cuenta con las herramientas adecuadas, cuando la información que se desprende de los campos de investigación está más relacionada a las disputas entre grupos que a los casos. En el medio, se mezclan fotografías de pájaros, elementos cotidianos e insectos sobre las que ese “inconsciente colectivo” que rige en internet, teje historias sin sentido.

Así y todo, Argentina es uno de los países con mayor número de investigadores OVNI y hace gala de una calidad en este campo que es reconocida y valorada alrededor del planeta. Con sus más y sus menos, los responsables de ponerle cara al misterio, se han encargado de transitar caminos sinuosos y salir airosos. El tema es que llega 2016 y se nota la necesidad de encontrar respuestas o tirar la toalla.

Leer:  NASA responde, pero no como lo esperabas (la viveza no solo es argentina)

LOS VIEJOS NUEVOS PARADIGMAS, EN EL ESTUDIO DEL FENÓMENO OVNI

Son catorce páginas escritas con sangre, sueños y entusiasmo. Pero por sobre todo se nota que Andrea Perez Simondini tiene algo para decir. Haciendo base en la ciencia y la tecnología, en desmenuzar el significado lingüístico de las palabras que utilizamos para definir el misterio y en cómo esto condiciona —incluso— el nivel de seriedad con el que se toman ciertas iniciativas desde la ciencia y consultando a grandes investigadores internacionales es que la autora se adentra en un campo complejo: dejar el árbol para ver el bosque.

“Viví toda mi adolescencia, escuchando de los investigadores, sobre la necesidad de estudiar los casos desde equipos multidisciplinarios y el contrasentido en mi adultez, es que si uno se vuelca a la ciencia y a lo institucional, lo más probable es que recibas las agresiones más absurdas y lo que es peor, que te acusen de encubridor. Todo lo demás, queda en la expansión del pensamiento de cada uno de ustedes”, dice Andrea Perez Simondini en las primeras páginas dando una vuelta de tuerca muy interesante. El hecho es que si algo compartimos es la premisa de que la ciencia y los misterios van de la mano y que, en todos los casos, es necesario conformar esos equipos multidisciplinarios a los que se refiere en el paper. “Mi concepto —continúa—, no sólo parte de la experiencia personal acumulada, sino, de los diversos intentos que se han llevado a cabo a nivel mundial bajo el siguiente concepto. “El fenómeno ovni puede aportarle algo a la ciencia”.

Entre los investigadores que participan se encuentra Nick Pope, quien fuera considerado el “Fox Mulder de la vida real” por su trabajo dentro del gobierno británico respecto a los no identificados. También encontraremos a Roberto Banchs, psicólogo con un reconocido trabajo en el análisis del tema OVNI y al investigador español Vicente Juan Ballester Olmos, quien es firme al asegurar que “Hay fenómenos que son aéreos, otros son terrestres o simplemente ficticios; algunos pocos en proporción son aeroespaciales, otros muchos no lo son (pero el término evoca cientifismo y por ello se usa); llamar inusual a una clase de informes de los que hay millones ya es un contrasentido; unos pocos apenas son  anómalos o no identificados, más ello es probablemente debido a nuestra ignorancia, a una mala indagación, a la ausencia de información o a datos tan tergiversados por observadores/informadores que en nada se asemejan a la realidad que ocurrió”.

En definitiva, la idea es que leas el trabajo completo. Veinte minutos bien invertidos en ver cómo avanza la investigadora sobre estas mismas preguntas:  “Y ahora… ¿Qué hacemos con todo esto? Parece estar ordenado y orientado. Pero no, sigue ahí latente, la “grieta”. ¿Entre quienes o de qué?, preguntarás. Me surgen varias respuestas a esta cuestión. ¿Entre los que creemos en la Hipótesis extraterrestres y entre los que no? puede ser. ¿Entre los que exigen mejores capacidades para investigar este fenómeno, que aseguran estar muy lejos de nuestras posibilidades como investigadores civiles? puede ser. ¿Entre los que creen que todavía no hay forma de probar que en las enormes distancias que marcaría el trayecto de un planeta en zona habitable hacia nuestro planeta, pudiera explicarse en términos científicos? puede ser”.

Descarga aquí (pdf): LOS VIEJOS NUEVOS PARADIGMAS, EN EL ESTUDIO DEL FENÓMENO OVNI

Leer:  Misterios-El misterio de la Mansion Winchester; historia de un laberinto

Escucha la entrevista exclusiva sobre el trabajo presentado aquí debajo:

Comenta esta nota...

Deja un comentario