Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se ha comprobado que el “Carbonero japonés” utiliza la sintaxis para construir mensajes complejos en sus conversaciones con otros pájaros de su misma variedad. «Ven aquí» es una de las frases imperativas identificadas.

Muchas veces hablamos en La Señal acerca de la posibilidad de comunicarnos con otras inteligencias y debatimos si sería muy diferente a comunicarnos con otros animales que utilicen lenguajes complejos. Cuando hablamos de lenguaje uno tiende a pensar en mamíferos mayores como simios y cetáceos, pero los pájaros no solo cuentan con la inteligencia necesaria sino con una variedad de sonidos que, algunos científicos pensaron, bien podrían conformar un lenguaje regido por la sintaxis.

El “Carbonero Japonés” está siendo famoso por utilizar la sintaxis para ordenar y combinar “palabras” cuestión de comunicarse con sus congéneres. Esto podría haber surgido como un mecanismo de defensa a las multiples amenazas que este pequeño pájaro enfrenta a diario, siempre según el equipo de científicos que los estudia.

A partir de una serie de experimentos, realizados por Toshitaka Suzuki, de la Universidad Rikkyo, en Tokio (Japón), los investigadores pudieron demostrar que los reclamos tipo ABC significan «explorar el peligro», por ejemplo, cuando se enfrentan a un depredador que está posado; mientras que las llamadas D quieren decir «ven aquí», cuando se descubre una nueva fuente de alimento o para que la pareja vuelva al nido.

Pero los carboneros comunes japoneses a menudo combinan estos dos reclamos (ABC-D) para disuadir a un depredador que se aproxima. Cuando estos dos reclamos se reproducen en el orden natural (ABC-D) ambos pájaros se aproximan y exploran en busca de peligro. Sin embargo, cuando el orden se revierte artificialmente (D-ABC), las aves no responden.

«Este estudio demuestra que la sintaxis no es exclusiva del lenguaje humano, sino que también ha evolucionado de forma independiente en las aves. Entender por qué la sintaxis ha evolucionado en los carboneros puede darinformación sobre su evolución en los seres humanos», explica David Wheatcroft, del Departamento de Ecología y Genética de la Universidad de Uppsala (Suecia) y coautor del estudio.

OTRAS DEMOSTRACIONES DE INTELIGENCIA

El Kea es un ave inteligente y desconcertante y ha sido objeto de estudio. Para profundizar en sus capacidades cognitivas, las líneas de investigación se han centrado en la capacidad de los keas para planificar antes de resolver un problema. De esta manera, se descubrió que son capaces de resolver los problemas en menos tiempo si se les deja estudiar el escenario durante un tiempo antes de que pasaran a la acción. De hecho, esta capacidad de analizar el entorno y tomar decisiones adecuadas antes de actuar es únicamente comparable con la capacidad que se da en los bebés humanos y en algunos tipos de primates. Los investigadores consideran que el hábitat en el que viven, en el que no hay depredadores naturales, y la necesidad de buscar todo tipo de alimentos a lo largo de diferentes estaciones, ha contribuido a convertirlos en unos auténticos expertos de la exploración y manipulación de objetos.

Mire este video en Youtube.

Por lo pronto supongo que es más válido que nunca preguntarse qué es lo que hacemos al resto de los terráqueos. Las aves, muchas de ellas, forman parejas de por vida, se comunican con lenguaje y son capaces de resolver problemas dando pruebas de una inteligencia compleja. Matarlos, corromper el hábitat, desplazarlos, sería equivalente a lo que hacemos con nosotros mismos en nuestras muy humanas guerras. Solo que ellos no tienen ni la culpa ni la posibilidad de expresar sus reclamos por medios “legales” o de “protesta”.

Más allá de los chistes, la próxima vez que veas a un canario cantando pensalo dos veces: puede que este pidiendo a gritos por su libertad.

Fernando Silva Hildebrandt.

Fuente: http://www.nature.com/ncomms/2016/160308/ncomms10986/full/ncomms10986.html

Comenta esta nota...

Deja un comentario