Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Iurchuk es un conocido y respetado investigador argentino, precursor de la difusión del fenómeno OVNI en las redes con su sitio “El Dragón Invisible”, que entre los años 1998 y 2012 ofició de centro de reportes digital para muchos de aquellos apegados a la búsqueda del misterio. Destacando su perfil bajo y sencillez es que, debo reconocer, me sorprendió el titular. Mientras algunos buscan constantemente atraer la atención con palabras grandilocuentes, Iurchuk suele destacar el trabajo ajeno y ser muy medido en sus conclusiones, por lo que me interesó el punto de vista y la decisión que lo estaba expresando.

¿Entonces piensa que los responsables del fenómeno están instalados aquí?

Para traducirlo a un lenguaje más cotidiano: tendrían bases acá en La Tierra. Sea debajo de las montañas, debajo del océano, en algún lugar están escondidos y habitan desde hace mucho; acá mismo. Insisto, tal vez su origen haya sido otro pero actualmente están aquí. En lo personal es una de las hipótesis que más me atraen. No tengo pruebas para afirmarlo ciento por ciento, pero es la que más me atrae.

¿Cómo llegó a esta conclusión?

El problema tradicional de la hipótesis extraterrestre son las enormes distancias del universo. Entonces, digamos que ese es el principal planteo negativo que uno puede hacerse con respeto a esa opción de procedencia. Y con respecto a otras hipótesis como que son de otras dimensiones… no las descarto pero tampoco tengo una evidencia con la cual poder probar que eso puede ser cierto. Entonces la mía es una hipótesis más terrenal diciendo que están acá en el planeta cohabitando con nosotros aunque no sepa cuál es su origen.

Las conclusiones suenan, al menos, lógicas. Mucho se ha debatido acerca de la procedencia de estos extraños vehículos y ríos de tinta han sido invertidos en libros, revistas y notas al respecto. Muchas veces, el escepticismo más férreo hace base —justamente— en las enormes distancias que imposibilitarían el viaje espacial como lo conocemos, por lo que pensar en una cercanía no es algo menor. De hecho, investigadores de la altura de John Keel y el astrofísico Jacques Valée, han aseverado que se trata de un “estado natural del planeta” o de un “fenómeno parasitario” del hombre.

Al mismo tiempo, una de las corrientes más aceptadas por las nuevas generaciones de ufólogos habla de la interacción dimensional como explicación a la alta extrañeza y aparente omnipresencia de eventos que escapan, muchas veces, a toda lógica aplicable.

estan-aqui-02

VEAMOS LA INVERSA

Sea como sea, si el fenómeno se encuentra instalado en nuestro planeta cabe incluso preguntarse si deberíamos seguir llamándolo extraterrestre o foráneo. Hace no mucho tiempo me encontraba con datos muy interesantes relacionados a las eventuales misiones tripuladas a Marte. Los astronautas se verían imposibilitados de volver a la Tierra por varios factores pero, quizás el más importante, sea el de los cambios fisiológicos en el cuerpo humano al exponerse a algo tan simple como una diferencia en la aceleración de la gravedad. Músculos, organos y huesos se verían afectados por la vida marciana al punto de encadenarlos al planeta rojo. Es simple: si los astronautas volvieran a nuestro planeta, la gravedad terminaría por aplastarlos, sumiéndolos en una lenta agonía.

Ahora, estos astronautas seguramente tengan hijos que serán, con todo derecho, verdaderos marcianos. Si lo damos vuelta y pensamos en la hipótesis de Iurchuk, en la posibilidad de que civilizaciones foráneas se hayan instalado en nuestra burbuja hace ya mucho tiempo, cabe preguntarse qué tan poco familiar es parte del fenómeno; que tan “extraterrestre” puede llegar a ser.

——————————————————————————————————————

Puedes escuchar la emisión de “La Señal (ciencia y misterios)” con Carlos Iurchuk aquí debajo:

Comenta esta nota...

Deja un comentario