Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Navegando dentro del grupo público de La Señal (ciencia y misterios) me encontré con una serie de publicaciones que terminan por cuadrar muy bien con tendencias que se ven muy arraigadas en la web, tendencias de la desinformación. Un combo que no deja fuera ni los mitos berreta de la web ni las invitaciones para formar parte de proyectos de sectas platillistas. Una verdadera fauna de la irresponsabilidad.

Las redes sociales tienen sus vicios y uno de ellos es el de la desinformación. No es difícil pensar que lo que se ve en Facebook puede ser considerado real, sobre todo en los últimos años. Se habla bastante por estos días (en el mundillo del periodismo) de la incipiente importancia de la red social de Mark Zuckerberg como difusor de noticias. Se ha llegado a la conclusión (no sin pruebas) de que la mayoría de los lectores de portales informativos acceden desde la misma red social, motivados por las publicaciones. De hecho, hace ya unos años y estando a cargo de un portal informativo, me quedó bastante claro que toda noticia publicada en Facebook superaría en visitas a cualquier otra del mismo rango, pero compartida solo en el portal.

Con estos datos sobre la mesa, lo que antes podía parecernos un simple signo de cambios se convierte —poco a poco— en un pedido de responsabilidad. De más está decir que no podemos publicar cualquier cosa. Quienes nutrimos medios de comunicación no podemos darnos el lujo de esparcir una noticia sin chequear siquiera las fuentes. Mucho menos de copiar y pegar o tomar como verídico el dato reportado por un blog que tiene entre sus publicaciones ideas peregrinas presentadas como verdades irrefutables. Claro, no me malinterpreten, todos somos libres de publicar en la web lo que queramos y sucede que muchas veces las personas de a pie que viven momentos críticos, pueden aportar más claridad que nubarrones a un tema concreto, como puede ser la voz de un civil en tiempos de convulsión social.

Sin embargo, no es ese el tema que me crispa los nervios esta tarde. Lo cierto es que tras encontrarme con noticias zombie (que parecen muertas pero resucitan cada varios meses) tengo siempre la sensación de que algunos temas clave son carroña fácil para los que buscan arrancar un click o llamar un poco la atención. Afirmaciones como “La NASA anuncia seis días de oscuridad” o “El Vaticano anunciará la llegada de extraterrestres a La Tierra” no solo suenan risueñas ante un mínimo pensamiento crítico, sino que son parte de una tremenda bola de basura que solo DESINFORMA.

CONSPIRACIONES DE LA INFORMACIÓN

Estoy seguro de que muchas personas creen que existen agentes pagos dedicados a desinformar en las redes. Puedo afirmarlo al menos desde el campo de la política, donde se paga a grupos de internautas para que apoyen a tal o cual candidato con comentarios y publicaciones específicas. Pero también es verdad que muchos creyentes empedernidos les hacen el trabajo y gratis… sobre todo en otro mundo: el de los misterios.

popebapalClaro que no soy quien para juzgar las creencias de nadie pero sucede que me pongo un poco nervioso cuando veo que personas abocadas a publicar TODOS LOS DIAS eligen estos mismos temas a sabiendas de que cuentan con un público cautivo. ¿Creen en lo que comparten? Lo dudo. Pero es más fácil refritar un mito web bien berreta que buscar información de verdad, entrevistar a protagonistas o, al menos, compartir retazos informativos de fuentes creíbles.

Como lo veo, no es muy diferente de aprovecharse de UN RUMOR para presentar una foto de UNA MOMIA COMO EL CUERPO DE UN EXTRATERRESRTE en un evento internacional. Claro, ninguno de estos amigos embolsa lo que estos eventos, pero sucede que el dinero no es la única de las motivaciones posibles. Las ganas de sobresalir y las búsqueda de adeptos para sectas también son parte del guiso.

EL MUNDO SE TERMINA MAÑANA, NO… PASADO

Pareciera que el mundo se termina todos los días. En todas las épocas, desde que el hombre es hombre, el mito del fin de los tiempos ha desvelado a propios y ajenos. También ha justificado la existencia de sectas que buscaron la “salvación” de la mano de los “hermanos superiores” y muchas veces el suicidio en masa. Pero… un momento, ¡el mundo sigue girando!

No importa cuántas canalizaciones de Ashtar o la pobre Virgen María salgan al ruedo anunciando el final de los tiempos, esos tremendos desenlaces nunca llegan y los canalizadores se limitan a decir que “hemos sido salvados por la acción de los hermanos que escucharon nuestras plegarias”. Mientras tanto, ahí afuera,quedan solo 6 RINOCERONTES BLANCOS CON VIDA. Realmente no veo a todas estas bienintencionadas personas de los grupos de “sanación planetaria” haciendo algo por los otros terráqueos que están siendo exterminados, si… ¡los animales!

De hecho, la humanidad se sigue expandiendo, transformando bosques en papel higiénico y fósforos, aplastando naturaleza con asfalto y concreto. Con prisa, sin pausa, vamos camino a desgastar el ecosistema hasta el punto en que realmente deberemos decidir, como adultos, que es lo que vamos a hacer para evitar la extinción masiva. Pero olvídense de que vengan a salvarnos, por favor, ¡olvídense de que vengan a salvarnos y comencemos a salvarnos de nosotros mismos!

¿Pero cómo? ¿Qué llegan tres naves extraterrestres? ¿Qué las vieron y están en camino? Desde cuando… ah, sí, hace unos 40 años que están llegando. ¿Y los 3 días de oscuridad que anuncia la NASA? ¿Que ahora son seis? Bien, si dijeron eso deben estar coordinados con el Vaticano que iba a anunciar hoy mismo (05 de Junio) que llegaban los extraterrestres. ¿Cómo? ¿Francisco no dijo nada? Que miedo, seguro lo “apretaron” los hombres de negro, o los reptilianos, o el Pitufo Enrique… que todos sabemos que estuvo implicado en el secuestro del MH370 de las Aerolíneas Malayas, con Ashtar.

EN LO BIZARRO, EL PELIGRO

Como vemos, podemos reírnos un buen rato si vamos enlazando desvaríos. El problema reside en lo que expuse más arriba: no son pocos los que se aprovechan de las creencias de las personas para fundar grupos y sectas platillistas o findelmundistas. Algunas, también es verdad, son inofensivas y sirven más de pasatiempo que otra cosa, pero no son pocas las que despiertan un primitivo estado de fanatismo en sus adeptos, llevándolos a extremos tan tremendos como la prostitución, el asesinato, el suicidio… y la pregunta clave parece ser: “¿adónde estas dispuesto a llegar para alcanzar salvación/iluminación/contacto…? Y la respuesta parece estar siempre relacionada a la satisfacción del gurú de turno. Si, por supuesto, las religiones tradicionales no se han cansado de fallar como instituciones espirituales y es por eso mismo que uno debería ser incluso más crítico a la hora de seleccionar lo que se consume en internet.

Incluso me cuesta culpar a compañeros comunicadores por responder a la inmediatez que solicitan hoy los medios (sobre todo los masivos) pero tampoco puedo disculparles la irresponsabilidad de no hacer su trabajo. Y menos puedo se condescendiente con las personas que fundan portales en la web, que replican notas y entrevistas de dudosa procedencia con el solo objetivo de ver crecer el tráfico de datos y alguna cuenta en PayPal. No, me van a disculpar, pero se puede decir lo primero que se nos viene en boca solo si nos hacemos responsables de las consecuencias, firmando con nombre y apellido, destacando que se trata de una opinión personal y no de un hecho comprobado.

A mí me parece factible, por ejemplo, que hayamos sido visitados por civilizaciones extraterrestres y pienso que esto sigue sucediendo. También pienso que ocasionalmente se producen contactos entre dimensiones y que bien pueden existir seres inteligentes que siquiera podamos percibir, como bien explicaba el genial Carl Sagan en su serie Cosmos. Pero, cuando hablo de algunos de estos temas destaco que se trata de mi opinión y bajo ningún punto de vista intento convencer a nadie. En realidad, abro el juego para que los investigadores (tanto de los misterios como de la ciencia) se pongan en marcha con la idea de comprobar o refutar. Al mismo tiempo, comunico los hechos y eventos de la ciencia y los misterios, entrevisto a sus protagonistas y expongo la información que recolecto de primera mano para dejarlo al escrutinio público. No por tibio, sino por sensato.

Por eso esta entrada. Quizás no sea políticamente correcto citar lo que hago y estoy seguro de que me he equivocado y voy a volver a hacerlo. Pero decía Nietzsche que uno no habla de sí mismo por vanidad cuando expone un punto que le parece importante, sino porque es hablar con sinceridad y responsabilidad del norte con que se siguen los caminos.

Por último, quiero destacar que el pensamiento crítico no lo convierte a uno en un escéptico. Al contrario, DA LAS HERRAMIENTAS para separar la paja del trigo, la basura del oro, la información de la desinformación. Por eso te pido que prestes mucha atención, que te cuestiones si realmente tiene sentido lo que estás leyendo o lo que te están proponiendo. No importa lo bien intencionado que parezca, lo fabuloso que suene. Tras cada título hay un humano, y creo que con eso basta para saber qué podemos esperar, y qué no.

Fernando Silva Hildebrandt.

www.cienciaymisterios.com.ar

Comenta esta nota...

Deja un comentario