Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un artículo periodístico de una radio de New York plantea la posibilidad de que la reciente prohibición de la pesca de cangrejos en la costa oeste de los EEUU esté relacionada a la profunda contaminación radioactiva proveniente de la planta nuclear de Fukushima, en Japón, en el quinto aniversario del desastre.

radiacion
La nota de la radio americana.

Dice el titular que la pesca de cangrejos se ha prohibido por tiempo indeterminado y, ante la noticia, una radio newyorkina ha investigado un poco sobre las posibles causas de la decisión. El parte oficial emitido desde el estado de California dice: “El calentamiento global ha calentado el océano al punto de que un alga en particular, la Pseudo-Nitzchia florece en enormes bancos por la costa californiana. Estas algas producen una neurotoxina llamada “ácido domoico” que se acumula en los cangrejos y otros habitantes del mar. En consecuencia, si estos son consumidos por humanos pueden provocar pérdida de memoria, temblores y hasta la muerte”.

Esta perspectiva, desde ya, es terrible sin la adición de la contaminación radioactiva. Pensar en las consecuencias del calentamiento global normalmente nos lleva a imaginar tormentas más fuertes o regiones que se desertizan pero encontrar detalles como la saturación del ambiente con una neurotoxina muestra el delicado equilibrio que estamos destruyendo. No es necesario decir que si seguimos en este camino es difícil que evitemos una extinción masiva como la que ya se viene vaticinando desde distintos polos científicos; una que ya estaría ocurriendo.

Leer:  El sistema está muerto y todavía no se enteró: un debate profundo

EL CONDIMENTO RADIOACTIVO

Desde que la central nuclear de Fukushima, en Japón, fue alcanzada por el famoso tsunami del año 2011 no son pocos los organismos que denuncian que allí sucede mucho más de lo que TEPCO dice. La hsitoria oficial narra que en los primeros días tras el desastre unos millones de litros de agua contaminada fueron vertidos al océano mientras intentaban enfriar el combustible nuclear. La idea era prevenir un mal mayor que sería la fusión de las barras de combustible, las que podrían, teóricamente, abrirse paso hasta el mismo núcleo del planeta.

El cangrejo rojo californiano.
El cangrejo rojo californiano.

Bien, mientras muchos sostienen que las barras de combustible finalmente se fundieron y viajan en este momento hacia el núcleo planetario (no hay pruebas de que esto sea verídico), la realidad dicta que la contaminación del océano Pacífico parece no haber sido contenida, o al menos no del modo que uno esperaría. Hoy mismo, el diario español “El Mundo” publica una nota en la que se denuncia: “Detectan una fuga continua de elementos radiactivos en Fukushima”. Si bien los resultados del estudio ESTIMAN que el filtrado no pondría en riesgo la salud humana es muy válido preguntarse: ¿y qué sucede con el resto del planeta?

Volviendo al informe de la radio newyorkina y en sintonía con lo que venimos exponiendo, los periodistas americanos dicen que “fuentes que prefieren permanecer anónimas” han informado que la real causa de la veda para la pesca de cangrejos es la contaminación radioactiva que llega desde Japón hasta las costas californianas. Unos niveles que superarían 2540 veces lo normal serían extremadamente peligrosos para todos pero, otra vez, es bastante difícil completar una información que llega desde el otro lado del planeta y que no cuenta con fuentes consultables.

Leer:  El fraude de la "extraña criatura" de Santa Fe

SEA LO QUE SEA, NO ES BUENO

Sea que no se puede pescar cangrejos por causa del calentamiento global o de la contaminación radioactiva deberíamos escuchar el sonido de la alarma. De una manera u otra nos estamos encargando de destruir el equilibrio de la vida en los océanos: con basura, petróleo, químicos, radioactividad o un aumento de la temperatura es difícil pensar que las cosas van a estar bien.

Hace tiempo que ES MOMENTO DE PONER FRENO y el planeta lo dice a gritos, pero dudo que alguien esté escuchando.

Fernando Silva Hildebrandt.

Fuentes: https://www.superstation95.com/index.php/world/item/505-california-shuts-down-commercial-crab-season-indefinitely-cites-naturally-occurring-toxin-but-real-culprit-is-radiation

http://www.elmundo.es/ciencia/2016/03/11/56e2a5df46163fad578b45e0.html

Comenta esta nota...

Deja un comentario