Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El futuro de la misión InSight se vuelve incierto a causa de las complicaciones tecnicas que harán que se pierda la “ventana” de marzo de 2016. Así, la exploración del subsuelo marciano queda en un limbo del que no se sabe bien que sucederá.

La misión InSight estaba destinada a perforar el suelo de Marte y realizar análisis acerca del nacimiento y crecimiento del planeta, fundamental para establecer comparativas con la Tierra. Sin embargo uno de los instrumentos principales ha demostrado ser “poco fiable”, por lo que se descarta el envío de la nave en Marzo de este año.

«Aprender acerca de la estructura interior de Marte ha sido un objetivo de alta prioridad para los científicos planetarios desde la era Viking», afirma John Grunsfeld, administrador asociado para Misiones Científicas de la NASA en Washington. «Empujamos los límites de la tecnología espacial con nuestras misiones para fomentar la ciencia, pero la exploración espacial es implacable, y la conclusión es que no estamos listos para el lanzamiento en la ventana de 2016»

NASA's InSight Mars lander spacecraft in a Lockheed Martin clean room near Denver. As part of a series of deployment tests, the spacecraft was commanded to deploy its solar arrays in the clean room to test and verify the exact process that it will use on the surface of Mars.
NASA: InSight en un taller de Lockheed Martin situado en Denver.

NO FUNCIONA, NO RESPONDE

Lo que ha dejado de funcionar es el “Experimento Sísmico de Estructura Interior”, un sismómetro desarrollado por el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) en Francia. Sin esta herramienta se hace bastante inútil el lanzamiento por lo que, con una larga historia de fallos en la espalda, NASA ha decidido que lo mejor será “esperar”. Claro que esto se relaciona no solo a las probabilidades de que algo salga mal. La pelea por presupuesto no es ningún secreto desde hace años y un fracaso en las misiones podría poner en riesgo planes futuros como el nuevo rover, que debería tener su momento de gloria por el 2020.

Mientras tanto, y con proyectos especialmente viables como Ares, me pregunto que esperamos para enviar hombres al planeta rojo, pero ese será tema de otra entrada.

Por ahora, nos quedamos con las ganas.

Comenta esta nota...

Deja un comentario