Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 42
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Todas las casas tienen un jefe o una jefa de familia, todos los países un jefe, y todas las mitologías un dios supremo al

Odin, Padre de los dioses Nordicos.
Odin, Padre de los dioses Nordicos.

que todos van a rendirle cuentas. Tal fue el caso de los nórdicos, que, para no ser menos que las otras culturas, también decidieron ser imaginativos y crear un ser imaginario acorde a su modo de vida que rigiera a todos los otros  seres imaginarios que los regían a su vez. Así fue como surgió el jefe supremo Odin, Padre de muchos dioses, pariente de varios otros, y enemigo de algunos otros.

Era hijo de Bor,divinidad de la que no se tiene mucha más información, y de la giganta Bestla. Aparte de ser el Jefe Supremo, Odin se ocupaba de varias cosas, al igual que muchas divinidades menores. Comandaba sobre la sabiduría, la guerra y la muerte, pero también sobre la magia, la poesía, la profecía, la victoria y la caza. Residía en el Asgard, uno de los nueve mundos del Iggdrasil, el titánico árbol que los sostenía, y allí había construido el palacio de Valaskiálf, donde todas las noches presidía grandes banquetes a los que asistían los héroes caídos, que eran dignos de comer con Odin. Durante las batallas a las que concurría, llevaba una lanza llamada Gungnir y montaba un caballo de ocho patas llamado Sleipnir, fruto de un momento de pasión entre el caballo de un gigante, y el dios Loki convertido en yegua (Loki no pudo escaparse.)

Geri y Freki, los inseparables lobos de Odin
Geri y Freki, los inseparables lobos de Odin

Siempre lo acompañaban dos lobos, Geri y Freki, a los que alimentaba con las sobras de los banquetes antes mencionados, y dos cuervos, Hugin (pensamiento) y Munin (memoria) que sobrevolaban por todos lados relojeando todo, y al atardecer se ponían en sus hombros y le contaban todo lo que habían visto. Pero estos informantes eran medio de gusto,  ya que cuando Odin se sentaba en su trono, el Hlidskjálf, supuestamente podía ver todo lo que pasaba en los nueve mundos, pero bueno, no hay que cuestionar la lógica de cosas inexistentes. Estaba casado con tres diosas, Frigg (la tierra cultivada), Jörd (la tierra deshabitada) y Ring (la tierra de invierno), una triada de diosas, bah, como se ve en muchísimas culturas. ¿Por qué llamará tanto la atención el número 3?

Leer:  El fraude de la "extraña criatura" de Santa Fe

 

Un rasgo principal de Odin es que tenía un solo ojo, pero no porque fuera ciclope, o porque se lo hubiera sacado por haber chocado medio dormido contra la esquina de una puerta abierta de un ropero de su habitación. No, nada que ver. Resulta que durante gran parte de su vida él intentó volverse el más sabio de todos. Por haber bebido hidromiel de la poesía, empezó a hablar siempre en verso (a partir de ahí, solo se alimentaba de hidromiel), y se convirtió en el inspirador de los poetas, el mayor de ellos. Conocía el presente gracias a sus dos cuervos y a su trono, el futuro de los hombres gracias a un don que le obsequió la diosa Freya. Completita la deidad. También tenía todo el conocimiento del pasado, y eso viene a cuenta de lo del ojo, obtenerlo le costó literalmente un idem de la cara. Se dio el trabajo de bajar hasta las raíces del Árbol del Mundo, donde se hallaba el Pozo de las Aguas de la Sabiduría, con la intención de echarles un trago, pero allí se encontró con el guardián del pozo, el gigante Mimir (según algunas fuentes, su tío materno), que no quería dejarlo beber por nada del mundo a menos que pagara con algo muy importante, así que Odin lo pensó unos momentos, se arrancó el ojo y lo tiró al pozo. Impresionado por eso, el gigante le dejó que

Segun algunos, Odin encontró decapitado al gigante Mimir.
Segun algunos, Odin encontró decapitado al gigante Mimir.

bebiera. Otras historias dicen que luego de ese hecho, Odin regresó por alguna circunstancia al mismo lugar para preguntarle algo a Mimir, quizás, y se lo encontró decapitado, entonces, ni lerdo ni perezoso, se llevó la cabeza a casa para hacerle consultas tipo como si fuera un oráculo.

Leer:  NASA responde, pero no como lo esperabas (la viveza no solo es argentina)

Pero que el Padre Supremo fuera tan sabio, hablara en verso y fuera el patrono de tantas cosas no quería decir que fuera excelente en el trato, justo, magnánimo, y toda esa caterva inmunda de valores positivos. Odin era imprevisible, cruel y de humor cambiante, concedía dones e invencibilidad a sus favoritos, pero luego, cuando le convenía, o si se levantaba con el pie izquierdo, los hacía morir, causando frecuentemente tragedias injustas. Como sea, en todos los casos era para llevárselos obligadamente al Valhalla para incrementar el número del ejército que habría de enfrentar a las fuerzas del mal al final de los tiempos. Estas cualidades lo hacían ser muy respetado y temido porque no se lo podía correr para el lado que disparase, sus decisiones y su estado de ánimo cambiaban a último momento. Sin embargo, hay que comprender el por que de esas actitudes suyas; no tenía problemas psicológicos, sino que conocía el final de todos mediante las profecías del fin del mundo; él y varios más iban a terminar muriendo, por no decir casi todos. El poderoso Odin, tan versado y manipulador, tan obedecido, odiado y temido, no iba a estar presente para la reconstrucción del mundo, y no podía hacer nada para evitarlo. Estos pensamientos debían invadirlo todo el tiempo, lo harían despertar a mitad de la noche desesperado, lamentando no poder rezarle a nadie para que eso no sucediera, ya que él era el Dios Supremo y eso ya estaba escrito. Es muy fácil identificarse con él en ese aspecto. Nadie sabe con certeza lo que va a sucederle llegado el momento, pero el miedo más generalizado es que el cuerpo y alma de alguien dejen de existir.

Odin siempre tenía en mente que no iba a sobrevivir al Ragnarock.
Odin siempre tenía en mente que no iba a sobrevivir al Ragnarock.

Dato final y curioso; la palabra inglesa para el día miércoles es Wednesday, y esta palabra a la vez viene de Woden. ¿Qué tiene de curioso? Que Woden es uno de los nombres con que también se lo conocía a Odin. De nada.

 

 

Comenta esta nota...

Deja un comentario