Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Redacción: Lo prometido es deuda, por eso hoy te traemos la segunda y última entrega del trabajo de Jose Antonio Caravaca sobre las “Abducciones de la CIA”. MK Ultra, LSD y planes macabros se entretejen en una historia sórdida y reveladora sobre actividades clandestinas de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. No te lo pierdas.

OPERACION MIRAGE: LAS “ABDUCCIONES” SECRETAS DE LA CIA [segunda entrega]

LA TELEPATICA SINTETICA

Es interesante señalar que una de las metas más ambiciosas del MK ULTRA era intentar transmitir órdenes a través de las microondas sin la necesidad de implantes quirúrgicos. El Dr. Joseph Sharp había conseguido algunos éxitos notables en sus pruebas cuando logró “escuchar” algunas palabras transmitidas por un compañero ubicado en otra habitación, tras situarse en el interior de un “flujo electromagnético”. En el año 1.960, el biólogo Allan H. Frey, del Centro Avanzado de General Electric Electrónica de la Universidad de Cornell, comenzó a investigar los efectos de las microondas en el cerebro humano. Sus estudios  le llevaron a publicar un interesante informe titulado “La respuesta del sistema auditivo a la energía de radiofrecuencia. Nota técnica”. En su trabajo, el Dr. Cornell aseguraba que las personas expuestas a determinadas frecuencias escuchan ruidos, zumbidos e incluso números y palabras. Esta audición no se produce a través de los órganos auditivos, si no directamente en el interior de las cabezas. Con las frecuencias debidamente reguladas, las personas pueden llegar “recibir” estos “sonidos” hasta a una distancia de 100 metros, produciendo efectos secundarios tales como mareos, dolores de cabeza y una sensación de hormigueo. El Dr. James Lin, de la Universidad Estatal de Wayne, conocedor de estos avances escribió en su libro “Microwave Auditory: Effects and Applications” (1978) que: “La capacidad de comunicarse directamente con los seres humanos por microondas pulsadas, obviamente, no se limita sólo al campo de la medicina terapéutica“. Estos avances provocaron una serie de investigaciones destinadas a desarrollar la denominada como “telepatía sintética”. Según publicó el Dr. Robert O. Becker en su libro “The Body Electric: Electromagnetism and the Foundation of Life” (1985): “la “telepatía sintética” tiene muchas aplicaciones en operaciones encubiertas de las agencias secretas, sobre todo para volver loco a un objetivo, haciéndole escuchar voces, y en dar instrucciones indetectables a un asesino programado “.

En 1974, el Dr. Scapitz, que trabajaba para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, aseguraba que pronto la tecnología sería capaz de obrar grandes maravillas: “Se proyectará la palabra del hipnotista, mediante la energía modulada electromagnética, a las zonas subconscientes del cerebro del individuo” y todo esto sin terminales introducidos en el cerebro”.

Todas estas evidencias irrefutables respecto a las investigaciones amparadas por el MK ULTRA, apuntalan la idea de que varios grupos secretos humanos militares/científicos han estado experimentando atrozmente durante mucho tiempo con personas inocentes y sin su aprobación, por diferentes motivaciones y propósitos. De hecho, se calcula que al menos 185 científicos, 44 Universidades y centros científicos participaron en el  proyecto MK ULTRA, del que fueron víctimas 11.000 ciudadanos estadounidenses.

Una de las cámaras de privación sensorial ideadas por los científicos del MK ULTRA, donde introdujeron, en su mayoría, a pacientes no voluntarios, sin ningún tipo de control médico. Algunos de estos pacientes permanecían encerrados durante semanas en habitaciones totalmente a oscuras.
Una de las cámaras de privación sensorial ideadas por los científicos del MK ULTRA, donde introdujeron, en su mayoría, a pacientes no voluntarios, sin ningún tipo de control médico. Algunos de estos pacientes permanecían encerrados durante semanas en habitaciones totalmente a oscuras.

Aunque quizás lo más desconcertante de todo este diabólico entramado, es que algunos de estos grupos han llevado a cabo estas operaciones al amparo del fenómeno OVNI, con la finalidad de promover o fomentar unas creencias “ficticias” basadas en la visitación extraterrestre. Probablemente, esto se hizo con dos claros objetivos o  propósitos. Por un lado, como pantalla perfecta, para desarrollar en secreto experimentaciones médicas de todo tipo, genéticas, de control mental, drogas, etc. y por otro lado, como decíamos, para la propagación de unas determinadas creencias basadas en los visitantes alienígenas.  Pero quienes dudan que la CIA pudiera acometer o financiar experimentaciones enmascaradas como “secuestros alienígenas”, el experto en espionaje Gordon Thomas, en su citado libro exponía que la CIA, dentro del proyecto MK ULTRA había abarcado centenares de proyectos, hasta 149, algunos delirantes y sin sentido, en su ambición desmedida por llegar a superar a los soviéticos en la carrera “científica” por controlar la mente humana. Así, Thomas escribía que, por ejemplo, en uno de estos extravagantes experimentos se contrató a 2 quirománticos chinos para que leyeran la palma de la mano de Fidel Castro, de una fotocopia, e instruyeran en este milenario arte a varios agentes de la CIA, para aplicarlo en sus investigaciones de campo. En su documentado libro, Gordon Thomas pone más ejemplos del interés de la agencia en las Ciencias Ocultas: “A través de diversos conductos, financió un curso de brujería en la Universidad de Carolina del Sur. Doscientos cincuenta estudiantes se inscribieron a clases dedicadas a los ritos de la fertilidad e iniciación y la resurrección de los muertos”. Y un último ejemplo: “En octubre de 1970 se estudió la posibilidad de apostar videntes en puntos estratégicos alrededor del bloque soviético. La intención era utilizar sus poderes para “sintonizar” con lugares como Berlín Oriental, Varsovia y Moscú y ver que “vibraciones” se detectaban. La propuesta fue abandonada cuando se cayó en la cuenta de que harían falta años para que los videntes dominaran el ruso”.

Los científicos del proyecto MK ULTRA llevaron a cabo experimentos de diversa índole destinados, entre otras cosas, a borrar la memoria, implantar recuerdos e incluso, "intentar" programar ordenes en el subconsciente de las victima.
Los científicos del proyecto MK ULTRA llevaron a cabo experimentos de diversa índole destinados, entre otras cosas, a borrar la memoria, implantar recuerdos e incluso, “intentar” programar ordenes en el subconsciente de las victima.

Pero lo más inquietante de las premisas esbozadas por Carballal, Vallee o Lammer, es que, posiblemente, algunos de los más célebres episodios ufológicos de la literatura OVNI podrían ser el resultado de estas maquiavélicas operaciones secretas. De hecho, hay serios indicios de esto puede ser así. La “Operation Mirage” (Operación Espejismo), de ser cierta, podría una de las claves que ofrecería una perspectiva revolucionaria sobre algunos de los incidentes OVNIs más importantes que reposan en los archivos de los investigadores…

OPERATION MIRAGE

En el año 1978 el ufólogo Rich Reynolds fue contactado por un misterioso confidente que decía tener información confidencial sobre las operaciones secretas desarrolladas por la CIA en Sudamérica. Su informador le decía que había participado en proyectos de “control mental” utilizando “tecnología experimental”, “drogas”  y “manipulación psicológica”, y todo ello, escudado bajo la “pantalla OVNI”. En 2 llamadas de teléfono, Bosco Nedelcovic, le narró su experiencia a Reynolds cuando estuvo destinado en Brasil como un cooperante internacional (Agency for International Development). En realidad, su verdadera misión era ejecutar programas de “control mental” sobre la población para, según se desprendía de sus palabras, la CIA. Al parecer estos operativos estaban en funcionamiento desde 1955 en Sudamérica. Nedelcovic de origen yugoslavo, llegó a al aeropuerto de Santos Dumont (Rio de Janeiro) en 1957. Inmediatamente un superior le ordenó que se incorporara a la tripulación de un helicóptero. En el interior de la aeronave conoció a un individuo al que llamaban simplemente el “Doctor” y a un Oficial de la Marina estadounidense. Junto a ellos se encontraba un piloto, el copiloto, el navegador, y otros hombres de la Marina. Tenían su base establecida en Serro do Espinhaco. Durante los primeros días realizaron varios vuelos de reconocimiento sobre un lugar llamado “Pico da Bandeira”. A mediados de octubre de 1957 efectuaban uno de estos regulares vuelos con un militar más a bordo de la Marina, partiendo desde la base de Uberaba. En aquella ocasión, sobre las 22:00 horas sobrevolaron una zona de Rio Grande iluminando el terreno con potentes focos, como si estuvieran buscando algo. En esos momentos localizaron a un hombre que trabajaba con su tractor en el campo. Decidieron que era un objetivo perfecto para su experimento. Desde el helicóptero, situado a unos 60 metros de altura, lanzaron un gas sobre el campesino. Según Bosco Neldelcovic se trataba de un derivado químico del “Lorazepam”,  un fármaco perteneciente al grupo de las benzodiazepinas de alta potencia que tiene las cinco propiedades intrínsecas de este conjunto: ansiolítico, amnésico, sedante e hipnótico, anticonvulsivo y relajante muscular. Cuando aterrizaron la persona todavía no estaba inconsciente, y trató de huir cuando vio descender a varias personas del aparato. Estaba aturdido y bajo los efectos del gas. Tras un forcejeo con varios militares lo llevaron a bordo. Antes de subir, se golpeó la mandíbula con uno de los peldaños de la escalera del helicóptero. El campesino permaneció 2 horas a bordo, mientras la mayoría de la tripulación esperaba en el exterior. Sobre las 3:00 horas de la madrugada entre 3 hombres lo llevaron de nuevo a su tractor. Estaba completamente inconsciente. Regresaron a Uberaba y después a Rio de Janeiro. El informe fue entregado en Sao Paulo. Otras misiones fueron desarrolladas en ciudades de Argentina y Venezuela.

En 2009 H.P. Albarelli, Jr. publicó un libro titulado “A Terrible Mistake”, dedicado al MK ULTRA y sobre todo a la misteriosa y polémica muerte del científico Frank Olson. Curiosamente en ese libro el autor se plantea que los célebres casos de supuesto secuestro extraterrestre: el del matrimonio Betty Hill y los pescadores de Pascagoula podrían haber sido resultado de las experimentaciones secretas del MK ULTRA. Además Albarelli ofrece una información desconcertante. Al parecer la CIA estuvo involucrada en la investigación del famoso encuentro OVNI de Kelly-Hopkinsville (1956), en el cual varias personas fueron asediadas en el interior de su granja por varios pequeños seres de orejas puntiagudas que descendieron de un platillo volador. Lo más curioso es que una de las personas enviadas discretamente por la agencia de espías a Kentucky, fue un mago llamado John Mullholland. Mullholland había escrito un insólito manual secreto para agentes de campo titulado “The Official CIA Manual of Trickery and Deception”. En dicho informe confidencial se explicaban distintos trucos de “magia” para que los agentes del servicio de inteligencia estadounidense los utilizaran durante la Guerra Fría. El encargado de elegir al mago fue decisión personal de Sydney Gottlieb, director del proyecto MK ULTRA, que según Albarelli quería conocer la opinión de Mullholland sobre determinados incidentes OVNIs. Nunca se hizo público las pesquisas del mago en Kelly-Hopkinsville, y sobre todo, lo más importante por qué, la CIA envió a un prestidigitador a investigar un caso OVNI.
En 2009 H.P. Albarelli, Jr. publicó un libro titulado “A Terrible Mistake”, dedicado al MK ULTRA y sobre todo a la misteriosa y polémica muerte del científico Frank Olson. Curiosamente en ese libro el autor se plantea que los célebres casos de supuesto secuestro extraterrestre: el del matrimonio Betty Hill y los pescadores de Pascagoula podrían haber sido resultado de las experimentaciones secretas del MK ULTRA. Además Albarelli ofrece una información desconcertante. Al parecer la CIA estuvo involucrada en la investigación del famoso encuentro OVNI de Kelly-Hopkinsville (1956), en el cual varias personas fueron asediadas en el interior de su granja por varios pequeños seres de orejas puntiagudas que descendieron de un platillo volador. Lo más curioso es que una de las personas enviadas discretamente por la agencia de espías a Kentucky, fue un mago llamado John Mullholland. Mullholland había escrito un insólito manual secreto para agentes de campo titulado “The Official CIA Manual of Trickery and Deception”. En dicho informe confidencial se explicaban distintos trucos de “magia” para que los agentes del servicio de inteligencia estadounidense los utilizaran durante la Guerra Fría. El encargado de elegir al mago fue decisión personal de Sydney Gottlieb, director del proyecto MK ULTRA, que según Albarelli quería conocer la opinión de Mullholland sobre determinados incidentes OVNIs. Nunca se hizo público las pesquisas del mago en Kelly-Hopkinsville, y sobre todo, lo más importante por qué, la CIA envió a un prestidigitador a investigar un caso OVNI.

Inmediatamente tras escuchar este relato, Reynolds intuyó que podía estar hablando del famoso incidente de Villas Boas.  Recordar que el suceso ocurrió el 15 de octubre de 1957, cerca de Sao Francisco de Sales, en el Estado de Minas Gerais (Brasil), cuando el protagonista, un campesino de 23 años, se encontraba trabajando con su tractor de noche para evitar el calor del día. Entonces, de pronto cerca de su posición vio descender un extraño OVNI en forma de “pájaro” o “insecto”, mientras su vehículo se detenía misteriosamente. Antes de que pudiera reaccionar dos pequeños humanoides, con escafandras y unas “mochilas” a sus espaldas intentaron atraparle, pero Villas Boas tras golpearlos pudo escapar momentáneamente. En su frenética carrera de huida, varios seres le agarraron fuertemente consiguiendo inmovilizar al joven tras una buena “refriega”. Villas Boas describió a los belicosos ocupantes del OVNI como de estatura baja, de aproximadamente 1´60 metros de altura, ataviados con un extraño mono blanco formado con “escamas metálicas” que le dañaron en el forcejeo. Sobre la cabeza tenían unos cascos opacos con solo dos aberturas redondas a la altura de los ojos, con cables que se unían a la mochila, un cinturón ancho, guantes gruesos y zapatos de tacón alto.

El famoso incidente de Villas Boas es un referente a nivel mundial de las abducciones "alienígenas". El testigo aseguró a los investigadores que varios humanoides con cascos y equipos de respiración autónoma lo condujeron a la fuerza al interior de un extraño artefacto con forma de pájaro.
El famoso incidente de Villas Boas es un referente a nivel mundial de las abducciones “alienígenas”. El testigo aseguró a los investigadores que varios humanoides con cascos y equipos de respiración autónoma lo condujeron a la fuerza al interior de un extraño artefacto con forma de pájaro.

El testigo aseguró a los investigadores brasileños que en el interior del OVNI, los humanoides le frotaron con una esponja, por todo el cuerpo, con una “sustancia refrescante”. Además dio que: “Al igual que una ducha, había varios agujeros, a través del cual se produjo un humo gris, que se disolvió en el aire. De ahí el olor. Me sentí muy mal y tuve arcadas, fui a una esquina y vomité. Entonces podría respirar sin dificultad, sin embargo, seguía sintiéndome mal por ese olor””…
Hasta ahora la experiencia de Villas Boas se había considerado como una evidencia de los secuestros alienígenas. Pero a tenor de las informaciones de Nedelcovic, es posible, que el joven brasileño, bajo los efectos de poderosas drogas  alucinógenas e hipnosis pudiera rememorar su encuentro de una forma distorsionada y totalmente fantasiosa. Interpretando el descenso en mitad de la noche de un helicóptero y sus tripulantes con trajes herméticos, guantes, cascos y sistemas de respiración asistida como el desembarco de unos seres extraterrestre que querían atraparle. Curiosamente, a favor de esta interesante tesis, Villas Boas, tal y como expuso el investigador Pablo Villarrubia al autor del presente reportaje: “fue trasladado a Estados Unidos por orden del servicio secreto de la Marina de Guerra de Brasil o por el Ejército del Aire –entonces muy involucrados en la investigación del fenómeno OVNI– por indicación de João Martíns, un ingeniero aeroespacial y, especialmente, por el médico Olavo Fontes, miembro de la hoy desaparecida Aerial Phenomena Research Organization”. Allí, según le confesó la hermana del abducido al periodista y escritor Pablo Villarrubia en 2002, tuvo encuentros con militares y personal de la NASA que le hicieron todo tipos de pruebas, incluida la “máquina de la verdad”… ¿continuación de los experimentos iniciados años atrás?…

BRASIL: ¿CAMPO EXPERIMENTAL?

¿Observó realmente Villas Boas, bajo los efectos de drogas alucinógenas, tal y como afirma Bosco Nedelcovic, el descenso de varias personas equipadas con trajes de protección?
¿Observó realmente Villas Boas, bajo los efectos de drogas alucinógenas, tal y como afirma Bosco Nedelcovic, el descenso de varias personas equipadas con trajes de protección?

El 17 de Noviembre de 1971, en Bananeiras, Brasil sucedió un caso que desconcertó a los investigadores notablemente. Los protagonistas de la historia Paulo Gaetano y Emilio Bandeirante conducían a primeras horas de la noche cerca de esta ciudad cuando notaron que su vehículo comenzaba a fallar. Al detener el coche notaron que había un objeto con una extraña luz roja a poca distancia sobre la carretera. De pronto, de la luz surgieron varias criaturas pequeñas que se aproximaron a los testigos. Tomaron a la fuerza a Gaetano, que se había desplomado al salir del vehículo, y lo condujeron al interior de su “nave”, que no era un “platillo volador” al uso, sino, inexplicablemente en palabras del propio testigo un “autobús o camión”. En el interior de este singular “vehículo espacial”, durante 5 horas, le sometieron a un examen médico y le extrajeron sangre. También le

En un estado de alta confusión, como el provocado por el efecto de las drogas, un desprevenido testigo puede malinterpretar cualquier tipo de estimulo visual o sonoro. Incluso bajo una fuerte sugestión, puede creer que un simple helicóptero con potentes luces es una nave extraterrestre.
En un estado de alta confusión, como el provocado por el efecto de las drogas, un desprevenido testigo puede malinterpretar cualquier tipo de estimulo visual o sonoro. Incluso bajo una fuerte sugestión, puede creer que un simple helicóptero con potentes luces es una nave extraterrestre.

mostraron en una pantalla lo que parecía una explosión atómica. Los ufólogos del grupo brasileño SBEVD comprobaron estas marcas en el cuerpo del abducido. Aunque los investigadores pensaban que la visión del “autobús” podía ser un recuerdo falso implantado por los extraterrestres para ocultar su abducción, a tenor de las informaciones de Nedelcovic, quizás Gaetano dijo la verdad, y fue secuestrado por militares que operaban desde un camión. Tal y como afirmó Reynolds al autor del reportaje: “la sugerencia implantada (o las drogas) no hicieron su trabajo de alterar la verdad, la percepción inicial, lo que sucede a menudo con los psicofármacos, no pueden, al igual que el hipnotismo, alterar la realidad o la percepción veraz; el inconsciente (y la memoria) no lo permite. Gaetano vio lo que vio”. Este caso plantea una hipótesis muy sugerente ¿Cuántos casos habrán sido rechazados por los investigadores porque el presunto abducido ha asegurado que los “extraterrestres” viajaban en un helicóptero o un camión?. ¿Cuántos casos habrán sido relegados al olvido porque la “pantalla OVNI” no ha sido perfecta y el testigo ha recordado a los “doctores” humanos u otra característica ajena a los viajes interplanetarios que el ufólogo ha interpretado como un engaño o alucinación del testigo?. Ya que es lógico pensar, que algunas de estas experimentaciones clandestinas han debido salir mal, por diversos motivos, y algunos de los elementos del “engaño extraterrestre” (la nave, el escenario, los extraterrestres, las operaciones médicas, etc.,) no ha sido “asimilado” por la victima de la forma que querían sus captores humanos…

Por si fuera poco, el controvertido ufólogo William Jefferson de Souza narraba una historia que guardaba muchos paralelismos con la ofrecida por  Nedelcovic. En el año 1992, el autor del presente reportaje mantuvo varios contactos epistolares con de Souza, donde contaba algunas de sus experiencias y encargos desarrollados para el servicio de inteligencia norteamericano, cuando supuestamente trabajaba para la NSA en tareas de desinformación.

Leer:  Científicos advierten del peligro de los 'hackers' extraterrestres | Video
Reconstrucción del OVNI de Allagash que "secuestró" a 4 personas. La luminosidad guarda ciertas semejanzas con las luces de un helicóptero.
Reconstrucción del OVNI de Allagash que “secuestró” a 4 personas. La luminosidad guarda ciertas semejanzas con las luces de un helicóptero.

El investigador Manuel Carballal tras varios encuentros con el polémico “ufólogo” brasileño/estadounidense, expuso en un artículo denominado “Souza: el contactado de la CIA”, algunas de sus sorprendentes afirmaciones: “Según Souza, las agencias de inteligencia eran conscientes del gran valor sociológico que el mito extraterrestre tiene en la sociedad occidental, y había descubierto su valor potencial para manipular a masas de individuos creyentes en los OVNIs. (…) Según decía Souza, siendo un niño había sido abducido y sometido a un implante. Más tarde descubrió que sus captores no eran alienígenas, sino militares norteamericanos, y que él, como muchos otros niños brasileños había sido utilizado como “conejillo de indias”. Siempre según su relato, años después fue “reclutado” por la CIA y trasladó su domicilio a USA. Allí (…) fue instruido para introducirse en el mundo de la ufología y actuar como agente de intoxicación. Sabiendo que la mayoría de los autores no investigan, sino que se limitan a publicar refritos de otras fuentes, basta introducir un dato en una publicación o conferencia, etc., para que otros divulgadores la retomen y la reproduzcan constantemente, siendo enriquecida y distorsionada con el paso del tiempo. Es lo que yo llamo el efecto “bola de nieve”. Según aseguraba Souza, algunas abducciones eran experiencias totalmente reales y físicas, pero los raptores no son extraterrestres, sino científicos norteamericanos que usan los cerebros de los abducidos como laboratorio. Los implantes -afirma Jefferson- son de tecnología japonesa extremadamente sofisticada y actúan creando un vínculo terrible entre el abducido y sus captores, como descubrió casualmente Paul Bennewitz.

Por otro lado, el supuesto ex ufólogo a sueldo nos habló del Proyecto Némesis, un hipotético experimento psicosocial consistente en crear grupos de disciplinados “soldados” reclutados a través de hipotéticos contactados. Souza afirmaba que las agencias de inteligencia americanas hacía muchos años que fabricaban “platillos volantes” (en eso no mentía) y que los habían utilizado en una particular misión. Una vez seleccionado un personaje de gran carisma natural, se le convencía de haber contactado con alienígenas, lo cual es sumamente fácil cuando se tiene esa tecnología. Si un “platillo volante” aterriza en el patio de tu casa, y un individuo de dos metros sale del interior y le dice que es extraterrestre, lo más probable es que le creas a pie juntillas.

Una vez hecho esto, el “contactado fabricado” entregaría su vida a la trascendente misión de difundir los mensajes de los “Hermanos del Cosmos”. El Proyecto Némesis se encargaría de apoyar al contactado facilitándole todas las pruebas necesarias: avistamientos -previa cita de sus “platillos volantes”-, fotos, filmaciones, algún mineral extraño (debidamente manipulado en los laboratorios siderúrgicos de la CIA), etc. Souza mencionaba casos como el de Billy Meir, como ejemplo del Proyecto Némesis”.

“SCORITON INCIDENT”: LA CONEXION INGLESA

Tras su periplo brasileño, a su regreso a Estados Unidos en el año 1963, Bosco Nedelcovic fue destinado al Departamento de Defensa como traductor. Aunque, regularmente, tal y como informó a Reynolds, participaba en reuniones informativas sobre OVNIs con personal de la NATO. Estos encuentros se mantuvieron hasta el año 1972. Entre 1964 y 1965 participó en distintas reuniones con militares de la RAF, oficiales británicos, militares estadounidenses y agentes de la CIA.  En una de las comisiones celebradas con personal británico comentaron que en uno de los ensayos clandestinos llevados a cabo en Gran Bretaña uno de los participantes había fallecido debido a una “experimentación excesiva”. Este incidente fue conocido como el episodio de Devonshire (1965). Nedelcovic contó cómo sucedieron los hechos. Durante 1964 y 1965 se planearon y ejecutaron falsos avistamientos OVNIs sobre un área triangular en Exeter (Gran Bretaña), que abarcaba las ciudades de Dover, Cambridge y Warmister. Como consecuencia de estos avistamientos simulados un testigo acudió a narrar su experiencia a un grupo ufológico local. Entre los ufólogos había infiltrado un agente de la CIA que fue informado por sus superiores de Londres de que todo el asunto era fruto de un engaño militar. Entonces, según Nedelcovic, la agencia decidió experimentar con el sujeto, y con el pretexto de inyectarle el “suero de la verdad”, le inocularon una droga experimental que inducía especificas alucinaciones en la mente. Esta persona también fue estimulada con microondas para que retuviera las imágenes en su mente como si fueran reales. El sujeto murió durante las pruebas. La CIA nunca tomó ninguna medida disciplinaria contra los autores de la muerte del testigo. Más tarde, Nedelcovic recordaba haber visto varios informes internos de la CIA donde se hablaba de este “accidente por microondas”, y de las advertencias lanzadas sobre el personal de la agencia por el uso imprudente de las microondas. Aunque por el contrario, según Bosco Nedelcovic no existían limitaciones para el uso indiscriminado de las drogas sobre los civiles. De hecho, estas técnicas se utilizaron en más casos. Actualmente el programa continúa bajo el nombre de ELIMLEGIT. Se cree que Nedelcovic hacia referencia al controvertido contactado Ernest Arthur Bryant que murió en 1967 debido a un tumor cerebral. Este caso fue conocido como el Incidente de Scoriton.

Ernest Arthur Bryant protagonizó un raro episodio de contactismo que estaba vinculado a la fantástica historia de George Adamski.
Ernest Arthur Bryant protagonizó un raro episodio de contactismo que estaba vinculado a la fantástica historia de George Adamski.

Esta era su historia: El 24 de abril de 1965, sólo un día después del fallecimiento del famoso contactado George Adamski; en Inglaterra, concretamente en Scoriton (Devon) se produjo uno de los incidentes mas bizarros y sorprendentes de toda la fenomenología contactista registrada hasta la fecha. Aquella tarde de mediados de los años sesenta, Ernst Bryant aseguró haber visto un enorme OVNI, de unos 65 metros de diámetro, del que descendieron tres ocupantes con trajes ajustados y escafandras. Dos de ellos eran altos y rubios y el tercero tenía apariencia de niño de unos 15 años. El mas jóven de los visitantes, vestía un traje mayor que su estatura, adornado con una hebilla en forma de sol en su cintura. En perfecto ingles, pero con acento extranjero, le dijo a Ernest que venían de Venus, que tenía un amigo llamado “Des” al que quería comunicar algo sobre unos escritos . El niño dijo llamarse “Yamski”. También le mencionó a un tal Mantell del que tenía pruebas de su existencia y le hablo largo y tendido de que los OVNIs se desplazaban gracias al “ideo-motor”. Bryant visitó el interior del platillo volador que estaba dividido en tres compartimentos triangulares en los que había un solo lecho acolchado. Cerca de la entrada había un armario empotrado donde se depositaban las escafandras, y a no mucha distancia, una pantalla que parecía de televisión. Tras el paseo por la nave, fue despedido en la puerta, y el platillo se elevó silenciosamente.
Días después, la noche del 7 de junio, Bryant escuchó un extraño ruido y al asomarse a la ventana vio una luz azul en el firmamento que se situó sobre su casa, se oyó un fuerte portazo y el OVNI se alejó rápidamente. Al día siguiente halló, en los alrededores, varias piezas de maquinaria, así como un pequeño tubo de cristal con un pergamino y arena en su interior que decía en latín de “hermano a hermano”. No deja de ser curioso y chocante que el joven extraterrestre se llamara “Yamski” (o eso entendió el sorprendido testigo), una deformación del nombre de Adamski, y que le hablara de un tal “Des”. Uno de los mejores amigos del conocido contactado, y coautor de uno de sus libros se llamaba Desmond Leslie. ¿Una sutil broma de la CIA?…

Son muchos los investigadores que recelan de la famosa abducción de Pascagoula. Afirmando que, en realidad, se trató de una experimentación secreta humana.
Son muchos los investigadores que recelan de la famosa abducción de Pascagoula. Afirmando que, en realidad, se trató de una experimentación secreta humana.

Bosco Nedelcovic también informó a Reynolds que la CIA creó otros célebres casos OVNI, como la abducción de los Hill (1961) o el incidente de Pascagoula (1973), aunque desconocía los detalles porque no participó directamente en las reuniones que trataron dichos eventos. Al parecer la CIA había desarrollado unas técnicas asombrosas para la creación de holografías para simular aterrizajes de platillos voladores. Nedelcovic había algunas diapositivas de estas “proyecciones” en varias diapositivas expuestas en las reuniones.  Estas operaciones se desarrollaban desde la base de Holloman (Nuevo México) y Fort  Monmouth (New Jersey). Aunque Bosco Nedelcovic no había visto evidencias de la realidad del fenómeno OVNI, las autoridades creían que era real. Lamentablemente el ufólogo Rich Reynolds no pudo contactar más con Nedelcovic, ya que al parecer tenía un grave problema judicial. Según confirmó Reynolds al autor del presente reportaje: “En mis conversaciones telefónicas con él, Bosco nunca me dijo que pertenecía a la CIA, solo a la agencia de cooperación AID. Aunque posteriormente en 2005 o 2006 me enteré, según publicaron en la web “UFO Updates” que había  trabajado para la CIA. Siempre he pensado, al igual que Redfern, que la operación fue una prueba/experimento militar”. Aunque existe otro gran misterio en torno a la figura de Bosco Nedelcovic que Rich Reynolds expuso en una de sus comunicaciones con el autor: “Bosco tuvo unos problemas legales y no pude volver a contactar con él. Sé que murió, pero no sé nada más. Habría que investigar sobre su muerte…”.Bosco Nedelcovic falleció el 25 de diciembre 1999 de cáncer de próstata.

LA SOMBRA DE LA DUDA

Las implicaciones de las impactantes declaraciones de Bosco Nedelcovic son amplias y desconcertantes. Más aún si tenemos en cuenta que la ingente cantidad de información desclasificada sobre el proyecto MK ULTRA, y otras experimentaciones gubernamentales,  guardan muchas similitudes con las supuestas abducciones alienígenas.

Todos estos descubrimientos arrojan muchas incertidumbres sobre algunos incidentes OVNIs. Recientemente el investigador Nick Redfern publicaba un reportaje titulado “Alien Abduction or Mind-Manipulation?” (2016), donde rastreaba la pista ofrecida por Nedelcovic hasta el incidente de Pascagoula: “Es un hecho raramente discutido que solamente un puñado de millas del lugar donde Parker y Hickson fueron “secuestrados por extraterrestres” existe una franja de tierra llamado Isla de Horn. Como es de esperar, es un lugar tranquilo, con arenas limpias, pantanos y una gran variedad de aves, como pelícanos y garzas. Hay hasta algunos cocodrilos. Pero hay algo más en la Isla de Horn que merece la pena señalar. En las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial, los militares estudiaron la posibilidad de usar la Isla de Horn como un lugar para experimentar en los campos de la guerra química y biológica. El cuerpo químico del ejército de los Estados Unidos hizo lo mismo en el año 1950 específicamente cuando su investigación llamada “control mental” y la manipulación de la mente las drogas estaba despegando. Estamos hablando de trabajo asociado con el famoso programa MKUltra (…) Y no olvidemos que la isla de Horn se encuentra apenas a 12 kilómetros del lugar donde Calvin Parker y Charles Hickson fueron secuestrados en octubre de 1973. ¿Era el “OVNI” en realidad un helicóptero?, ¿Podría las descripciones de los extraterrestres con máscaras y manos con garras, tener una explicación terrestre: usaron los secuestradores trajes protectores de cuerpo entero, cascos y guantes gruesos vistos por dos hombres en un estado en el que sus mentes sufrían alucinaciones salvajes?”.

Los supuestos humanoides que secuestraron a Charles Hickson y Calvin Parker
Los supuestos humanoides que secuestraron a Charles Hickson y Calvin Parker

Esto es interesante, ya que uno de los principales objetivos del MK ULTRA era el dominio de las drogas alucinógenas. Tampoco hay que olvidar que los testigos fueron abducidos dentro de unas instalaciones portuarias que tenían contratos con la Marina Estadounidense, y frecuentemente helicópteros militares sobrevolaban la zona. Charles Hickson tenía miedo de haber sido afectado por una radiación, y por ello, fueron sometidos a diferentes pruebas médicas en la cercana Base de Keesler.

En otra célebre abducción múltiple, la ocurrida en Allagash (Maine. USA), los presuntos extraterrestres sometieron a los 4 testigos a un exhaustivo examen médico, donde, les tomaron muestras de piel, sangre, orina y semen. Años después, a uno de los testigos, Jack Weiner, se le detectó un extraño “implante” en una pierna, que fue localizado y retirado por un cirujano. La pista del hallazgo se perdió cuando la muestra se envió a un patólogo militar de Washington.

Por otra parte, siguiendo estas mismas premisas, el investigador chileno Patricio Abusleme, autor del magnifico libro “La Noche de los Centinelas” (2010) cree que las maquinaciones de la CIA en Sudamérica pudieron abarcar misiones en Chile. Abusleme sospecha que el famoso incidente del Cabo Valdés (1977) que ha investigado en profundidad, también pudo ser orquestado por el grupo operativo al que pertenecía Bosco Nedelcovic. Curiosamente según confirmó Patricio Abusleme, al autor del presente reportaje, al testigo se le sometió por parte de las autoridades a un riguroso control médico: “no se ha confirmado pero se rumoreó que se le aplicaron terapias de electroshock. Unas tres semanas después del incidente, a Valdés lo mandaron a llamar desde la capital y estuvo unos días internado en el Hospital Militar de Santiago. El propósito de eso fue realizarle pericias psicológicas y psiquiátricas para ver si el hombre estaba en sus cabales”. Además Patricio Abulesme, confirmó que los testigos sintieron una “extraña voz interior” que les ordenaba acercarse a la luz. Todos los implicados tuvieron una extraña somnolencia tras su extraño encuentro. Pero hay detalles poco divulgados sobre este famoso incidente. por ejemplo, el cabo Valdes tuvo una extraña visita de dos individuos en 1986 o 1987, cuando estaba destinado en la base de Tucapel en Temuco. Los misteriosos interlocutores le dijeron que venían de un planeta que se encuentra detrás de la Luna y le pidieron que escribiera las letras “que más le llamaran la atención”. Pero lo más desconcertante de la experiencia del Cabo Valdes, fue revelado al parecer durante una sesión de hipnosis. Así lo describió Abusleme al autor: “Después de publicar mi libro (noviembre de 2010), me entrevisté con dos de las tres

La mayoría de los testigos de secuestros alienígenas hablan de "guantes" o extrañas "manos" en sus captores. Los dos protagonistas del suceso de Pascagoula hablaban de "pinzas" y los abduccidos en el caso de Agallash, decían que sus captores tenían manos de insectos de "4 dedos"... ¿Todo producto de la observación bajo los efectos de las drogas de gruesos guantes aislantes?
La mayoría de los testigos de secuestros alienígenas hablan de “guantes” o extrañas “manos” en sus captores. Los dos protagonistas del suceso de Pascagoula hablaban de “pinzas” y los abduccidos en el caso de Agallash, decían que sus captores tenían manos de insectos de “4 dedos”… ¿Todo producto de la observación bajo los efectos de las drogas de gruesos guantes aislantes?

personas que estuvieron presentes en la sesión de hipnosis al cabo Valdés, que tuvo lugar en 1999. Esa entrevista fue el 18 de abril de 2013. Ni siquiera los otros dos que realizaron la hipnosis tienen una copia. Entonces, lo que me contaron me lo dijeron de lo que recordaban. Dijeron que al momento de llegar a la parte en que Valdés se separó de los soldados y avanzó en dirección a la luz, entró a esa luz “por un costado” y que se vio al interior de “algo” iluminado por una luz rojiza. Y que vio a dos o tres personas “con casco blanco de piloto”. Bajo hipnosis Valdes dijo que el objeto tenía “luces de posicionamiento”, como las de un helicóptero”. Pero el detalle mas extraño ocurrido en dicha hipnosis viene a continuación:Lo más increíble de esta experiencia, según me relataron los tres participantes, dignos de todo crédito, es que durante la hipnosis, el cabo Valdes comenzó a levitar… Entonces, uno de los presentes pasó su mano debajo de él, para ver si estaba apoyado sobre alguna cosa. Al percatarse de que flotaba, el tipo comenzó a proferir exclamaciones. Aparentemente, Valdés escuchó esas exclamaciones, se despertó de golpe y cayó a la cama “como un saco de papas”. Se asustó mucho, tuvieron que calmarlo, etc., y hasta ahí llegó la hipnosis. Nunca la repitieron.”

El investigador Alex Chionetti destacaba también la extrañeza de otra célebre abducción al autor del reportaje: “El surrealista caso  Betty Andreason,  fue investigado por Raymond Fuller, quien fuera parte de la National Security Agency  (NSA) tuvo cierta influencia (premeditada o casual) en los posteriores  sucesos ocurridos en la abduccida. La NSA tampoco debe excluirse de estas investigaciones, ya que sus tentáculos llegan más lejos de lo que muy pocos se imaginaban, hasta que Edward Snowden destapo la olla.”

Pero no sólo estaríamos hablando de manipulaciones dentro del campo de las abducciones. La CIA pudo experimentar en un amplio espectro dentro del campo de la ufología, amparándose en los potentes mitos que estaban gestando los platillos volantes: hombres de negro (confiscar información y amedrentar a testigos), avistamientos (ocultar prototipos u operaciones clandestinas o provocar falsos avistamientos), mutilaciones de ganado (experimentos psicosociales y de laboratorio), abduccidos (control mental y de laboratorio de toda índole), contactados (manipulación de personas con el fin de controlar/experimentar a un grupo más amplio de seguidores), etc.. Por ello, investigadores como Jacques Vallee no han vacilado al señalar que episodios tan controvertidos y mediáticos como el secuestro del leñador Travis Walton (USA. 1975) que tanta polémica originó en su día,  la abducción de Franck Fontaine (Francia. 1979), o el no menos famoso encuentro cercano de un grupo de militares con un OVNI en mitad de un bosque en Bentwaters, (Gran Bretaña. 1980), han podido ser resultado de estas operaciones de control mental.

Leer:  Frio sin precedentes en EEUU: Advierten que la piel se congela en 30 minutos

Además, está meridianamente claro, que algunas informaciones que han originado una gran controversia en el seno de la comunidad ufológica internacional, como por ejemplo los documentos del MJ-12, probablemente sean el fruto de hábiles campañas de desinformación, aplicando las técnicas aprendidas en el proyecto MK ULTRA.  A esto hay que añadir, lamentablemente, que, desde la década de los ochenta del siglo pasado, de una manera más visible y ostentosa que antaño, han irrumpido en el seno de la comunidad ufológica, diversos personajes vinculados a los servicios de inteligencia,  que han diseminado todo tipo de informaciones delirantes, que han logrado entorpecer y dificultar el estudio de los OVNIs.

A principios de 1980, tuvo lugar uno de los sucesos más escabrosos de la ufología norteamericana. La prueba de que los servicios de inteligencia utilizaron técnicas de control mental para acabar con algunos investigadores OVNIs. Todo sucedió cuando el ufólogo Paul Bennewitz y el doctor Leo Sprinkle estaban investigando a una supuesta abducida, Myrna Hansen, que pensaban le habían injertado un implante, cuando fue secuestrada cerca de Cimarrón (Nuevo México) en compañía de su hijo, y trasladada a una base subterránea. Estos dos investigadores intentaron interceptar las supuestas señales de radio que el implante debía enviar a los extraterrestres. Después de varios intentos fallidos, lograron recibir una señal (ondas ELF) emitida presuntamente por los captores de la joven. Pero su sorpresa fue mayúscula, cuando la señal les condujo hasta la cercana Base Aérea de Kirtland. Bennewitz ignoraba que en dicha base se desarrollaba, en total secreto, el proyecto “Iniciativa Estratégica de Defensa” (SDI) o “Guerras de las Galaxias”. Cuando el investigador quiso interferir en el sistema informático de la base en busca de información, los operadores de la USAF lo descubrieron inmediatamente.

[envira-gallery id=”1375"]

Al principio los militares creyeron que se trataba de un espía ruso, pero tras localizar la dirección del intruso, verificaron que se trataba del ufólogo Paul Bennewitz. Para no levantar sospechas de lo que se tramaba en la Base de Kirtland, los servicios secretos con ayuda, de un ufólogo que colabora con ellos, William Moore, suministraron a Bennewitz, toda clase de informaciones ufológicas delirantes, de relaciones entre militares y extraterrestres en cooperación en bases subterráneas. La salud mental de Bennewitz se vio seriamente afectada por toda la información que estaba recibiendo. En poco tiempo, Paul Bennewitz acabó en una institución psiquiátrica, tras, probablemente, ser víctima de uno de los devastadores experimentos del proyecto MK ULTRA, con la utilización de drogas que lo llevaron a enajenarse por completo de la realidad.

Tras la confesión de William Moore en este caso, los investigadores comenzaron a sospechar que otros ufólogos podrían estar bajo nómina de la CIA u otros organismos oficiales para introducir información falsa en la comunidad de ufológica norteamericana.

ENRIQUE CASTILLO RINCON ¿CONTACTADO POR LA CIA?

Después de conocer los engranajes internos de la supuesta “Operation Mirage”, existen otros eventos OVNIs que podrían encajar perfectamente en estas operaciones de control mental gubernamental. Buscando algunas de las claves que se han esbozado en este trabajo podemos llevarnos muchas sorpresas rastreando en la literatura ufológica. Y sin mucha dificultad encontramos un episodio que podría ajustarse a estos indicios de manipulación humana. Es significativo, para nuestra investigación, que el contactado de Costa Rica, Enrique Castillo  Rincón cumpla con muchos de estos “requisitos”. Por ejemplo, el Sr. Rincón escuchaba voces que le dictaban órdenes, y percibía extraños zumbidos en la cabeza, antes de sus presuntos encuentros con seres extraterrestres. A esto hay que añadir, que el contactado contaba que había mantenido amistad con un “suizo” que posteriormente supo que se trataba de un alienígena (¡!). Además recibió varias confusas profecías que afectaban a Venezuela, donde, tras la interpretación de Enrique Castillo Rincón, este creía que le avisaban de futuros presidentes, golpes de estado, partidos políticos, el Fondo Monetario Internacional, y demás materias “poco comunes” para una supuesta comunicación de unos seres de las Pléyades.

El caso del contactado Enrique Castillo Rincón tiene muchas semejanzas con las operaciones encubiertas descritas por Bosco Nedelcovic.
El caso del contactado Enrique Castillo Rincón tiene muchas semejanzas con las operaciones encubiertas descritas por Bosco Nedelcovic.

Todos estos elementos y procedimientos no eran ajenos a los manuales de control mental de la CIA, que precisamente en Sudamérica ha destacado por querer “interferir” en los gobiernos regionales a cualquier precio. De hecho en la citada entrevista, el escritor Eric Franttini hablaba abiertamente de los intereses de la CIA por entrometerse en asuntos de otros países, cuando decía que la agencia: “ordenó la liquidación de políticos extranjeros como Lumumba, el general chileno Rene Schneider, o Trujillo; organizó operaciones con el crimen organizado italiano; organizó un programa sistemático de asesinatos selectivos en Vietnam del Sur”.

El investigador Umberto Visani en un artículo titulado “El caso de contacto extraterrestre Enrique Castillo Rincón” (2014) relataba uno de los pretendidos encuentros extraterrestres del Sr. Rincón ocurridos el 3 de noviembre de 1973 a unos 80 kilómetros de Bogotá (Colombia): “Los dos OVNIs se acercaron a Castillo, produciendo fuertes rayos de color naranja como un reflector apuntado hacia el suelo. Dos figuras con uniformes grises salieron de la luz, llevaban botas y cascos con viseras. Mientras tanto, una voz en la cabeza de Castillo le dijo que no se preocupara y le sugirió que subiera a bordo. A pesar de ser un poquito renuente, Castillo caminó dentro del campo del faro y luego fue levantado a bordo. Se vio obligado a desnudarse y se lo sometió a una descontaminación microbiana dentro de una habitación hexagonal vacía. Una puerta apareció de repente en una pared y dos hombres entraron en la habitación. Para mayor asombro de Castillo, uno de los dos hombres resultó ser Cyril Weiss, el misterioso hombre suizo que había conocido cuatro años antes. El “suizo”, dijo que su verdadero nombre era Krishnamerck y acompañó a Castillo en otra habitación donde había otros seres, todos similares a Weiss”. El Sr. Rincón acudió a la cita con los “pleyadianos” después de que algunas imágenes y colores acudieran a su mente mostrándole el lugar exacto al que tenía que acudir. Al igual que Villas Boas, el contactado describió que los presuntos humanoides tenían el rostro cubierto, equipo de respiración autónoma, guantes y botas. El Sr. Rincón relataba que los seres le condujeron a un lugar, en mitad de un bosque, donde tras recibir un haz de luz procedente del cielo, fue “ascendido” hacia arriba, donde se introdujo a través de una trampilla en una “nave espacial”. Nada más subir al presunto OVNI le pidieron que se desnudara y le rociaron con un gas  (al igual que narró Vilas Boas) que olía a “lima”, que pensó, en un principio, que iba a asfixiarle. Los tripulantes, de apariencia completamente humana, hablaban en voz baja entre ellos, aunque él interpretaba que era otra lengua. Por su parte, el Sr. Rincón recibía la comunicación telepáticamente.

Los trajes que supuestamente llevaban los extraterrestres del Sr. Rincón era muy parecidos al descrito por Villas Boas ¿trajes de protección y equipos de respiración autónoma de los miembros de la Operacion Mirage?
Los trajes que supuestamente llevaban los extraterrestres del Sr. Rincón era muy parecidos al descrito por Villas Boas ¿trajes de protección y equipos de respiración autónoma de los miembros de la Operacion Mirage?

Otro detalle sospecho de su experiencia es que antes de subir al OVNI, a través de la luz, el contactado dijo que los alrededores se agitaban y las hojas se levantaban del suelo, en un efecto que recuerda al provocado por las hélices de un helicóptero.

Y también genera dudas un episodio que le ocurrió en 1974. Cuando Enrique Castillo contaba que tras un contraer una grave pulmonía, le tuvieron que suministrar penicilina y esto hizo que recordara algunos aspectos de su experiencia que tenía olvidados ¿sufrió el contactado una reacción química debido a las “drogas” que tenía inoculadas en el cuerpo?.

Y para mayor desconfianza en febrero de 1974 unos individuos de la embajada norteamericana le invitaron a acudir a Washington con la intención de “verificar” su fantástica experiencia. Tal y como describía una de sus seguidoras, Luz Mary López, en un reporte titulado “EL Contacto Extraterrestre” desmitificando el fenómeno OVNI” (2013):“Enrique Castillo Rincón para nosotros el contactado más creíble de la historia del contactismo. Este concepto se debe a que a fines de los 70’s se sometió en EE.UU. a todo tipo de pruebas por parte de un equipo médico militar, entre ellas el narcoanálisis (suero de la verdad), el polígrafo, hipnosis regresivas, toda clase de pruebas físicas y largos interrogatorios, cuyo resultado fue: este hombre ha vivido realmente lo que nos cuenta. Enrique siempre hizo el mismo relato, nunca cambió ni una coma con el correr de los años, solo tuvo 5 “encuentros físicos” con seres de las pléyades entre 1973 y 1976, el contacto se cortó el 17 de

febrero de 1976 y para siempre”. Curiosamente, en las instalaciones del gobierno le inyectaron, o eso le dijeron, el “suero de la verdad” y le sometieron a diversas sesiones de hipnosis… ¿continuación del experimento iniciado en Colombia?. El Sr. Rincón alegaba, en una entrevista para televisión, que durante las “pruebas” en los Estados Unidos, junto a los médicos había visto en las instalaciones a varios agentes de la CIA, del FBI y militares.

En ambos casos, Boas y Rincón, los humanoides estaban cubiertos con trajes y cascos, de los que salían tubos de respiración.
En ambos casos, Boas y Rincón, los humanoides estaban cubiertos con trajes y cascos, de los que salían tubos de respiración.
Este punto coincide con el secuestro de Villas Boas que, como mencionábamos anteriormente, fue investigado en los Estados Unidos por oficiales de la Marina y la NASA… ¿casualidad?, ¿Qué interés podrían tener las autoridades norteamericanas en una persona que afirmaba haber viajado por el espacio con seres de las Pléyades?…

Además para afianzar aún más el desconcierto de sus vivencias, al contrario que otros supuestos contactados con extraterrestres, donde predominaban las supuestas misiones para propagar un mensaje mesiánico, catastrofista o religioso por ejemplo, al Sr. Rincón no le “asignaron” ningún cometido u propósito especial tras sus comunicaciones. Y un último apunte. Enrique Castillo Rincón tuvo amistad con Timothy Leary, un extraño y singular personaje defensor del uso de la droga LSD, que realizó experimentos con sus alumnos, y que algunos autores vinculan con la CIA y el proyecto MK ULTRA. Las experiencias de Enrique Castillo Rincón concluyeron en 1976, de una forma poco “convencional” para unos supuestos viajeros interplanetarios, con una simple llamada de teléfono.

DESAPARECIDO EN EXTRAÑAS CIRCUNSTANCIAS

Pero sin duda el incidente OVNI que tiene más semejanzas con los experimentos desarrollados por el MK ULTRA fue el protagonizado por un militar estadounidense. Esta es su misteriosa historia. El 2 de marzo de 1959, el soldado Gerry Irwin se despertó en el hospital Cedar City (Utah) tras 23 horas inconsciente. No recordaba cómo había llegado hasta allí. Lo primero que dijo a los médicos fue: “¿Hubo algún superviviente?”. Todo había comenzado la noche del 28 de febrero, cuando el técnico de misiles regresaba de un permiso desde Nampa (Idaho) hacia su base de Fort Bliss, en el El Paso (Texas). Durante el trayecto, cerca de Cedar City observó un objeto brillante que cruzó el cielo y pareció “estrellarse” detrás del horizonte. El primer pensamiento de Irwin era que un avión de gran tamaño había sufrido un accidente. Decidido a prestar ayuda, el militar dejo una nota en su coche, estacionado en la misma carretera, advirtiendo que: “He ido a investigar un posible accidente aéreo. Por favor avisen a la policía”.

Unos 30 minutos más tarde un vehículo se detuvo y tras leer la nota se puso en contacto con la Oficina del Sheriff de Cedar City. Tras llegar a la zona,  el Sheriff Otto Pfief y sus ayudantes comprobaron que no había rastros de ningún accidente aéreo, aunque encontraron a Irwin inconsciente en el suelo, 90 minutos después de que dejara la nota en su automóvil.  Al llegar al hospital, fue examinado por el Dr. Broadbent, que se sorprendió al comprobar que la temperatura corporal del paciente y su respiración eran normales, aunque era imposible despertarlo. Estuvo 23 horas inconsciente. El médico diagnosticó que el militar había sufrido una “histeria”. Inmediatamente Gerry Irwin fue trasladado en avión a Fort Bliss, y estuvo 4 días en observación en el Hospital militar William Beaumont. Irwin preguntaba insistentemente por su chaqueta que había perdido, sin saber cómo, la noche del incidente. 2 días después de recibir el alta, tras reincorporase a su puesto, se desmayó inexplicablemente cuando caminaba por las instalaciones de la base. No fue el único percance que sufrió Irwin tras su experiencia. El 15 de marzo, perdió de nuevo el conocimiento en una calle de El Paso, y fue trasladado al Hospital General de Southwest, a la sala de psiquiatría. Su estado era muy similar al del día del avistamiento. Tras despertarse preguntó alterado: “Hubo algún superviviente?”, pues pensaba que era el 28 de febrero. Tras un mes en observación en el hospital, el 17 de abril, el Capitán Valentine le dio el alta médica. Al día siguiente, sin permiso de sus superiores, abandonó la base y se dirigió sin saber por qué, a Cedar City en autobús. El 19 de abril llegó a la zona de su extraño encuentro y encontró la chaqueta que había perdido aquella noche. En el ojal de la prenda había un lápiz con un papel enrollado en torno a él. Tras leer la nota le prendió fuego y salió de su aparente “trance”, aunque no recordaba ni donde estaba, por lo que acudió al Sheriff Pfief que le refrescó la memoria.  El 10 de julio, Gerry Irwin fue ingresado en el Hospital Beaumont.  Tras ser dado de alta a las varias semanas, no se reincorporó a supuesto en la base, el 1 de agosto de 1959. Nunca más se tuvo noticias de Irwin. Desapareció sin dejar rastro.

CONCLUSIONES…

Al margen de esta crónica negra, que dibuja un marco realmente siniestro y descorazonador dentro del estudio de los OVNIs, casi todos los implicados, incluido los agentes de los servicios secretos, militares e investigadores, están convencidos plenamente, de la existencia de un fenómeno real y desconocido en el trasfondo de todo este asunto. El destacado ufólogo Jacques Vallée en su obra Messengers of Deception (1992) lo definía perfectamente cuando decía que: “No es el fenómeno en sí, sino las creencias que ha generado, lo que está siendo manipulado por grupos humanos con sus propios objetivos”… O sea el fenómeno OVNI es real e inexplicable, aunque ha sido “explotado” y “utilizado” por los servicios de inteligencia para enmascarar sus mas oscuros proyectos. Patricio Abusleme exponía su opinión personal al autor del presente reportaje: “Si lo que cuenta Bosco resultara ser cierto, si hubiera más casos como aquel (como algunos de los que sospechamos), me parece que nos veríamos obligados a replantearnos buena parte de los casos más “espectaculares” de abducción ocurridos desde finales de los cincuenta hasta principios de los ochenta, más o menos. No creo que eventuales manipulaciones o montajes de la CIA, o cualquier otra agencia similar, expliquen al Fenómeno OVNI en su totalidad. Hay casos realmente extraños y que se remontan a cientos de años en el pasado.Pero una eventual participación de agencias militares y de inteligencia en la creación y montaje de casos explicaría, de algún modo, por que los casos más espectaculares de la ufología clásica ocurrieron en esas épocas y ahora parecen haber desaparecido, o al menos bajado en cantidad, frecuencia y “espectacularidad”.Se habría tratado de un programa que probablemente gozó de su época dorada en plena Guerra Fría. Si ese programa existió, probablemente haya terminado o reducido en gran parte sus operaciones en las últimas dos a tres décadas. De ahí esta aparente “sequía” en la casuística OVNI en las últimas décadas, que ha sido notada tanto por escépticos como por estudiosos de la temática OVNI.”

Las supuestas abducciones alienígenas podrían ocultar un fenómeno mucho mas siniestro y perturbador...
Las supuestas abducciones alienígenas podrían ocultar un fenómeno mucho mas siniestro y perturbador…

No obstante, está claro, que muchos incidentes de la literatura OVNI deben de ser revisados, bajo estas nuevas premisas, para replantear su verdadera naturaleza. Para ayudar a localizar estos eventos en los extensos archivos de los investigadores, del presente trabajo se pueden extraer algunas características que pueden ayudar a identificar este tipo de sucesos:

1.- TESTIGOS  BAJO EFECTOS DE DROGAS: Son extremadamente sospechosos los casos OVNIs donde los testigos afirman que han sido rociados con gases, inyectados, se les ha ofrecido comida o pastillas o, se les ha aplicado alguna sustancia sobre el cuerpo. Ya que todos estos datos podrían ser delatadores de que han sido  posibles víctimas de drogas alucinógenas. Por tanto, habría que anotar y estudiar los efectos fisiológicos en los testigos después de la experiencia, por si pudieran estar relacionados con la administración de drogas. Sobre todo: migrañas, mareos, parálisis, amnesias, vómitos, etc..

2.- EXAMEN MEDICO DEMASIADO HUMANO: Si estas   experimentaciones clandestinas son producidas por equipos médicos terrestres, es lógico encontrar en el testimonio de las supuestas víctimas de abducción, elementos perfectamente reconocibles en cualquier prueba o práctica médica: “jeringuillas”, “correas de sujeción”, “pastillas”, “bisturí”, “muestras de sangre”, “camillas”, “cicatrices”, etc., incluido la inserción de un implante.

3.- INVESTIGACION MEDICA MILITAR: También hay que prestar especial atención, a los sucesos en los que los militares o un estamento oficial, ha demostrado un inusitado y elocuente interés por el testigo de un fenómeno OVNI. Tanto, que no han escatimado gastos ni medios para examinar a los protagonistas de estas historias en sus instalaciones y someterlos a todo tipo de pruebas médicas, y, sin importar que fuese conocido por los medios de comunicación. Todo esto no sería más que una continuación de las experimentaciones.

4.- ELEMENTOS HUMANOS: Debe revaluarse de la misma manera, todos los incidentes en los que los testigos describen demasiados elementos humanos insertados en el supuesto encuentro con seres extraterrestres. Como por ejemplo: mascaras, equipos de respiración autónoma, guantes, botas, trajes de aislamiento, presencia en el interior del supuesto OVNI de seres de apariencia humana, etc..

5.- HELICOPTEROS Y OTROS VEHICULOS: La observación de helicópteros o extraños vehículos en los alrededores de la vivienda de los testigos pueden ser un indicio de seguimiento e implicación por parte de una “agencia”.

6.- CASOS DESECHADOS: Habría que analizar con detenimiento los casos OVNI de cualquier índole, que han sido rechazados por los ufólogos por contener demasiados elementos humanos, y que en un primer momento han sido considerados como fraudes o alucinaciones. Es más que probable que en esta sistemática experimentación clandestina llevada a cabo por los servicios de inteligencia, se hayan producido errores a la hora de enmascarar o camuflar sus actividades. Siendo probable que, en ocasiones, el testigo sugestionado con las diversas técnicas empleadas por los secuestradores humanos, no haya asimilado el concepto extraterrestre totalmente, y al recordar la experiencia tenga aproximaciones reales a lo sucedido durante la experimentación. Ya sea recordando que observó un helicóptero, camión o furgoneta, o que los presuntos alienígenas parecían doctores humanos.

Si bien es cierto, que el hallazgo de una de estas características puntualmente en un incidente no ofrece una evidencia de cuanto desarrollamos en este trabajo, por el contrario, la conjunción de dos o más elementos pueden ofrecer un claro indicio de la manipulación humana soterrada en una determinada experiencia.

Por tanto, a tenor de todas estas informaciones, si los investigadores, hasta la fecha, tenían complicado distinguir los casos fraudulentos y los errores de interpretación de los incidentes auténticos, ahora se enfrentan con otro factor que dificultará notablemente la tarea …

Puesto que las conclusiones que se extraen de todos estos descubrimientos son sencillamente demoledores. La ufología ha podido estar manipulada desde sus mismos inicios por los servicios de inteligencia con dos claros objetivos que hemos expuestos en este reportaje: 1.- Para encubrir experimentaciones prohibidas de todo tipo. 2.- Para conducir e inducir las pesquisas de los investigadores en determinadas direcciones bien planeadas y ejecutadas, con la finalidad, probablemente, de mantener la “verdad” sobre los OVNIs, cualquiera que sea, a buen resguardo de miradas indiscretas.

En 1997, el ex director del TSS (Traumatic Stress Schedule), preguntó a Sydney Gottlieb, el cerebro del Proyecto MK ULTRA, su opinión acerca de los OVNIs, su respuesta fue la siguiente: “estaban fuera del alcance de mi conocimiento. Me pareció que el tema era fascinante, al igual que una gran cantidad de personas que piensan que hay algo ahí… y que la gente ve algo, es incuestionable. Creo que, para mí, es mejor dejarlo así”.

José Antonio Caravaca

Comenta esta nota...

Deja un comentario