Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es un proceso conocido por los científicos que estudian el comportamiento del agua en Marte. Durante el verano, en que el clima alcanza los 20º centígrados, el agua hierve de inmediato debido a la bajísima presión atmosférica. De hecho, puede hervir a 0º centígrados mientras que en la Tierra (a nivel del mar) lo hace a 100º.

Lo que no se sabía era que este proceso podría modificar el paisaje marciano. En nuestro planeta, cuando el agua se derrite, escurre entre la arena o tierra y deja huellas imperceptibles. En Marte, la ebullición deja patrones que han sido reproducidos en condiciones de laboratorio. Así, un equipo internacional ha demostrado que el agua hirviendo es capaz de crear un flujo inestable y turbulento que puede expulsar los sedimentos y provocar avalanchas secas. Es decir, altera la superficie marciana creando extrañas figuras sobre el terreno.

Comparación de la morfología dejada en el terreno de los flujos de agua líquida en la Tierra y en Marte - LABORATOIRE GEOPS/UNIV. PARIS-SUD/CNRS
Comparación de la morfología dejada en el terreno de los flujos de agua líquida en la Tierra y en Marte – LABORATOIRE GEOPS/UNIV. PARIS-SUD/CNRS

El experimento se realizó en Inglaterra utilizando una antigua cámara de descompresión para buzos con la que lograron reproducir la baja presión atmosférica del planeta rojo. El experimento, en diferentes condiciones, se realizó también en Francia, siempre utilizando un bloque de hielo de agua pura, seguido de uno de agua salina y, en ambos casos, se fundieron a los 20º característicos del verano marciano.

Los granos de arena formaron pequeñas crestas en la parte delantera de la corriente, que, a medida que se hacían más grandes, se volvían inestables y acabaron produciendo avalanchas de arena seca. El proceso fue aún más violento a presiones más bajas. No es tan eficiente en el caso de agua salina, ya que es más estable que el agua pura bajo las condiciones de Marte. Sin embargo, puesto que el agua salina es más viscosa, puede arrastrar granos de arena y formar pequeños canales, un proceso que a veces puede volverse explosivo en baja presión.

Estos resultados amplían la gama potencial de los procesos que podrían explicar la actividad en la superficie de Marte.

Si bien, como vemos, los resultados no son del todo convincentes a simple vista, significa un buen avance en comprender cómo es que funcionan los procesos naturales de nuestro vecino más cercano.

Fuente: http://www.nature.com/ngeo/journal/vaop/ncurrent/full/ngeo2706.html

Comenta esta nota...

Deja un comentario