Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Para entrar de lleno en las definiciones de ciertos fenómenos parapsicológicos primero voy a hacer una acotación personal.

¿Puede el contacto con objetos dar una idea de lo sucedido con ellos?
¿Puede el contacto con objetos dar una idea de lo sucedido con ellos?

Descartar un término mal usado que es  “adivinación”.  ¿Qué es la adivinación? El diccionario nos dice “Acción de adivinar algo sin utilizar procedimientos basados en la razón ni en conocimientos”. Por ello debemos apuntar que la adivinación es acertar en forma aleatoria y fortuita un hecho o acción, quitando todo carácter sensato del acontecimiento. Los hechos reales documentados de factores parapsicológicos nada tienen que ver con cuestiones del azar, por ello remplazaré la acción de “Adivinar” por “leer”, por ejemplo en la telepatía no diremos  “adivinar el pensamiento”, sino que emplearemos el término “Leer el pensamiento”.

Luego de realizada esta observación, entramos de lleno con las definiciones del articulo ahora expuesto.

La Psicometría y el Cumberlandismo (la falsa psicometría)

La Psicometría en términos simples es la capacidad que poseen ciertas personas de obtener información de un sujeto solo con el contacto manual de un objeto perteneciente al mismo. La información obtenida puede ser su trasfondo histórico ambiental y físico que rodeaban al mismo al momento de poseerlo.

Los psicómetras sin dudas son muy codiciados y valiosos en determinados campos. Por ejemplo son muy buscados por arqueólogos, que a través de ellos pueden obtener información muy relevante de modo extraoficial de objetos antiguos.

 


Ensayo de Psicometría

Para ejemplificar sobre la psicometría expondré el siguiente caso. Sucedió que un reconocido coleccionista de antigüedades había adquirido, en una subasta, un antiguo jarrón. El hombre estaba con bastantes dudas sobre su compra y estaba interesado en autentificarla. Tenía como conocido un importante sabedor de antigüedades, pero el mismo no se encontraba en esos momentos en la ciudad. Uno de sus amigos le comentó que en la ciudad había un sujeto que podía leer el entorno de un objeto, con tan solo tocarlo. Al ser una actividad muy poco heterodoxa no convencía mucho al coleccionista pero no tenía nada por perder y aceptó llevar a cabo el procedimiento. El coleccionista le pidió a su amigo no brindarle al psicómetra ninguna información de la procedencia del jarrón para evitar toda farsa o algo que externamente interviniese con el ejercicio a realizar.

Leer:  El fraude de la "extraña criatura" de Santa Fe

Así fue que se llevó acabo la sesión y el psicometra describió lo siguiente.

El dueño de aquel jarrón era una persona acaudalada de un alto rango, que al parecer por la arquitectura del ambiente, pudo deducir que era romano. Conto que aquel jarrón era usado para guardar algún tipo de hierba que el individuo usaba permanentemente.  Al parecer era alguna hierba alucinógena que utilizaba en forma recurrente aquel acaudalado.

Sin dudas esto le sirvió al coleccionista para autentificar dicho artículo y hasta pudo deducir porque era que el mismo olía tan raro en su interior.

Sin duda la psicometría es un gran instrumento y con muchos recursos. Alguna vez escuche sobre una experiencia de un psicómetra muy afamado que pudo describir los últimos días de Napoleón Bonaparte con tan solo tener un antiguo botón de uno de sus sacos.

La falsa psicometría “El Cumberlandismo”

La definición de Cumberlandismo en forma resumida es la facultad de leer la mente por medio del contacto directo físico. El nombre proviene de Stuart Cumberland que fue quien por primera vez utilizo la técnica en actos de magia.

El cumberlandismo no es una actividad que tenga incidencia parapsicológica directamente, ya que la misma puede tener una explicación física demostrable. La persona que posee dicha habilidad puede sentir los impulsos musculares de los individuos con el contacto directo. Por ello al poseer una sensibilidad mayor que lo normal, el mismo recibe mensajes mediante impulsos musculares a ciertos estímulos verbales o mentales realizados, al sujeto con el que se experimenta.

Para ejemplificar este acto, expondré un caso muy curioso.

Leer:  Miguel Angel Pumilla y el poder de las palabras

Había un muy buen practicante del cumberlandismo en Francia. El mismo había obtenido su talento en el seno familiar de una forma indirecta.

El propio tenía un hijo que poseía una leve disminución mental que le negaba la capacidad de comunicarse libremente. Tenía como costumbre esconder objetos que encontraba al alcance de sus manos. Por más que su padre le hablaba cuando llevaba a cabo el hecho, el mismo no respondía de forma coherente. Sucedió que un día a este individuo se le perdió un valioso reloj. Él pensó que una forma más fácil de que el niño respondiera seria tomarlo del brazo y pasearlo por todos los ambiente de la casa, para ver si de alguna forma el niño señalaba el lugar donde escondió dicho objeto. Paso uno por uno los cuartos de la casa hasta que en uno en especial, sintió como cierta energía inexplicable que le dio por entender que ese era el cuarto, recorrió el mismo hasta que al acercarse a la cama pudo sentir el mismo impulso. El reloj estaba debajo de la cama. A partir de ese momento practico este acto muchas veces, de las cuales casi siempre encontró los objetos perdidos. Un amigo de este practicante le ofreció realizar pruebas con otras personas para comprobar si podía llevar acabo el acto, como lo hacía con su hijo y gratamente descubrió que tenía un don que sin duda supo aprovechar ya que fue uno de los mejores en esta técnica.

Sin dudas el cumberlandismo es una actividad muy interesante pero está lejos de ser una actividad con un proceso de difícil explicación, por el contrario tiene un carácter explicativo más físico.

Comenta esta nota...

Deja un comentario