Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Puede sonar extraño pero es la verdad. La NASA acaba de publicar un libro digital titulado “Arqueología, Antropología y Comunicación Interestelar” y que es editado por el Director de Composición de Mensajes Interestelares; Douglas Vakoch. El documento intenta ir al núcleo de las temáticas actuales de la arqueología y la antropología en vistas de prepararnos “para el primer contacto con una civilización extraterrestre”.

NASA: Arqueología, Antropología y Comunicación Interestelar
NASA: Arqueología, Antropología y Comunicación Interestelar

La misma introducción se titula “Reconstruyendo civilizaciones distantes y encuentros con culturas extraterrestres”, lo que suena, en todo sentido, interesante. “En el escenario standard de SETI, en el que humanos y extraterrestres están separados por trillones de millas. incluso una señal viajando a la velocidad de la luz podría necesitar de centurias o milenios para llegar a sus receptores. Por eso, la comunicación interestelar podría ser una transmisión de información en un solo sentido más que un intercambio de ida y vuelta. Mientras buscamos analogías para contactar en distancias interestelares, la arqueología provee algunos paralelos intrigantes dado que sus practicantes —como los científicos del SETI— se encargan de reconstruir civilizaciones perdidas hace mucho tiempo a partir de potenciales evidencias fragmentarias”, dice Vakoch en esa misma introducción.

“El antropólogo John Traphagan busca analogías para nuestros intentos de comprender civilizaciones extraterrestres en medio de “esfuerzos Occidentales por comprender la cultura japonesa”. Como destacamos antes, en el escenario standard de SETI, el contacto ocurre a través de vastas distancias en escalas de tiempo de centurias o milenios. Contrario al estereotipo de antropólogos encontrándose con otras cultura cara a cara, aprendiendo su lenguaje en el proceso, la antropóloga americana Ruth Benedict, una intérprete clave de la cultura japones en el
Occidente, se apoyó en datos aportados por otros durante el encargo que le hiciera el Gobierno de EEUU en la Segunda Guerra Mundial. Incapaz de observar o interactuar con los sujetos de estudion —como hacen tradicionalmente los antropólogos—, Benedict tuvo que conformarse con entrevistas realizadas a japoneses americanizados. Más allá de las limitaciones, el libro de la antropóloga proveyó de muchas claves para comprender la mente del japonés, a pesar de que mucho del marco de referencia teórico ya lo había publicado en su libro previo: “Patrones de cultura”. Así, información sobre una cultura extraterrestre debería ser mucho más escasa pero nuestro deseo de comprender con rapidez la naturaleza de nuestros interlocutores espaciales sería muy fuerte. Más allá de la limitadísima información que podamos obtener de una primera señal de radio extraterrestre, sin dudas esto ganaría los medios internacionales en minutos. Mientras antropólogos y otros investigadores estuvieran intentando encontrar detalles sobre esta civilización, la impresiones “públicas” —basadas más en los humanos que en los extraterrestres en sí— se formarían con velocidad”.

libro bnasa

UN TRABAJO FUNDAMENTAL

Estemos o no de acuerdo con el enfoque de Douglas Vakoch, es indudable que se presta más atención que nunca a la posibilidad de un contacto abierto con una civilización extraterrestre. No solo esto, LA CIENCIA MISMA (tan criticada por muchos investigadores OVNI) se encarga de pensar y repensar las posibles reacciones humanas y extrañas ante el evento. Poner la Antropología y la Arqueología como parámetros no solo es acertado sino brillante. Por si no quedó claro, es la mejor manera de establecer paralelismos en los métodos de investigación de aquello que no conocemos, pero que presumimos inteligente.

Descarga el libro aquí:

https://www.nasa.gov/sites/default/files/files/Archaeology_Anthropology_and_Interstellar_Communication_TAGGED.pdf

Comenta esta nota...

2 Comentarios

Deja un comentario