NASA responde, pero no como lo esperabas (la viveza no solo es argentina)

Resulta que los protagonistas de esta historia son dos cuidadanos de la India: Virendra Mohan Brar, de 56 años y su hijo Nitin Mohan Brar, de 30 años. Presentaron, según India Today, un proyecto que necesitaba de inversores ya que "sería vendido a la NASA"

0
68
Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 9
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchas veces hemos destacado la poca predisposición de la NASA a la hora de responder preguntas ya no solo al público en general, sino también con astrónomos y astrofísicos independientes. Sin embargo, parece que si damos vuelta la situación, algunos cuidadanos (al menos en ciertos países) no tienen problema en contribuir económicamente con la agencia espacial norteamericana, aunque se trate de un fraude.

Resulta que los protagonistas de esta historia son dos cuidadanos de la India: Virendra Mohan Brar, de 56 años y su hijo Nitin Mohan Brar, de 30 años. Presentaron, según India Today, un proyecto que necesitaba de inversores ya que “sería vendido a la NASA” (que según ellos sí les había respondido) y resultaría en ganancias estratosféricas para los que confiaran en ellos.

Los buenos de Mohan y Nitin, aseguraban a sus víctimas que estaban desarrollando un programa especial para la NASA y la Organización para el Desarrollo e Investigación de Defensa (DRDO, por sus siglas en inglés), y utilizaban como muestra para los potenciales inversores una placa “muy rara”, que presuntamente había sido “alcanzada por un rayo”. La misma poseía un imán líquido y arroz hervido, mezclado con pequeños alambres de hierro. Durante un experimento mostraban cómo ‘mágicamente’ sacaban arroz través de la placa. Como un extra, vestían “trajes espaciales” mientras realizaban sus experimentos (notense las comillas).

El problema es que un empresario (desconfiado, como corresponde), notó que había algo raro tras invertir la friolera suma de 200.000 dólares, por lo que estableció una denuncia. El dúo pseudocientífico fue arrestado y se conoció que, antes de esta iniciativa, solían vender serpientes que, prometían, “tenían propiedades medicinales”.

Ya lo saben. Si ven un par de tipos enfundados en trajes plateados (pidiendo plata) lo mejor es sujetar la billetera con una mano y, con la otra, marcar el número de la NASA.

¿Que no responde la NASA? ¡Pero si eso ya lo sabíamos!

 

Comenta esta nota...

Deja un comentario