Fernando Silva Hildebrandt reflexiona sobre la necesidad de motivar a los más chicos a que lleven adelante sus proyectos y muestren sus inquietudes al mundo. Los niños, desprovistos de los filtros que la sociedad nos va imponiendo con los años, realmente pueden cambiar el mundo como lo conocemos.