Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  • 54
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  

Las noticias de los últimos días son interesantes y, de algún modo, inquietantes. Los periódicos de todo el planeta hablan de que “Harvard” propone que el misterioso OUMUAMUA puede ser un objeto no solo extrasolar sino que también artificial. Pero, más allá del amarillismo, intentaremos analizar la información sobre la mesa.

Primero que nada, no se trata de una universidad saliendo a dar la noticia. El titular correcto sería que “Un científico de Harvard y uno de la Universidad de Israel” han presentado un trabajo en el cual teorizan acerca de la posibilidad de que el misterioso OUMUAMUA sea, en realidad, una sonda artificial proveniente de otro punto de la galaxia.

Esto tiene sustento, hasta cierto punto, considerando las anomalías que ya habían sido anunciadas por varios astrónomos independientes alrededor del mundo. Sin embargo, el trabajo de SHMUEL BIALY y ABRAHAM LOEB, presentado dentro del contexto universitario del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics, es profundo y revelador respecto a estos puntos que no terminan de quedar muy claros.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#Oumuamua es una sonda espacial no terrestre? Este jueves analizamos el paper de los científicos de #Harvard en #LASEÑAL

Una publicación compartida de La Señal Media (@lasenalmedia) el

DE VELAS ESPACIALES Y ACELERACIONES INEXPLICABLES

Para resumir (demasiado) lo propuesto por estos dos científicos, podríamos decir que dicen no entender cuál sería el sistema de propulsión del cuerpo celeste, ya que no parece moverse por fuerzas gravitacionales, como el resto de los cometas y asteroides identificados. Esto, sumado a que no se han detectado “gaseo”, o sea, las típicas colas que dejan los cometas al acercarse al Sol. Además, lo más extraño de todo es UN CAMBIO EN LA ACELERACIÓN DEL OBJETO, algo que rara vez sucede de forma natural.

Ellos argumentan que, en cambio, la aceleración observada podría ser debido a la presión de la radiación solar. Sin embargo, para que esto sea cierto, el objeto debería consistir en un material muy delgado. Según Loeb y Bialy, la geometría no tiene que ser necesariamente la de una hoja plana, sino que puede adquirir otras formas, “por ejemplo, que involucran una hoja curva, un cono hueco o elipsoidal” (para dar cuenta de la inusual “masa” “relación a área”). Al considerar un origen artificial, señalan que una posibilidad es una vela ligera que flota en el espacio interestelar como escombros de un equipo tecnológico avanzado.

Una representación de Oumuamua.
Una representación de Oumuamua.

Equipo tecnológico avanzado. Palabras fuertes viniendo de dos reputados científicos. Sin embargo, esta explicación parece ser de las más sencillas.

“Encontramos que aunque muy delgado, un objeto puede viajar a distancias galácticas, manteniendo su impulso y resistiendo la destrucción por colisión por los polvos y gas, así como fuerzas centrífugas y de marea. Si bien nuestro escenario puede explicar naturalmente la peculiar aceleración de Oumuamua, abre la pregunta de ¿qué tipo de objeto podría tener una relación masa-área tan pequeña?

Las observaciones no son lo suficientemente sensibles como para proporcionar una buena
imagen de Oumuamua, y solo se puede especular sobre su posible Geometría y naturaleza. Aunque variaciones periódicas se observan en la magnitud aparente, todavía hay demasiadas variables (por ejemplo, observando el ángulo, no uniformemente reflectivo,
etc.) para definir definitivamente la geometría del objeto. La geometría no debe ser necesariamente la de una hoja plana, pero puede adquirir otras formas, por ejemplo, que involucran una hoja curva, un hueco, un cono o elipsoidal, etc”.

LA HIPÓTESIS DE LA SONDA

“Considerando un origen artificial, una posibilidad es que Oumuamua es una vela solar, flotando en el espacio interestelar como un escombro De un avanzado equipamiento tecnológico”, dicen los investigadores, sin empacho. “Velas solares con dimensiones similares han sido diseñadas y construidas por nuestra propia civilización, incluyendo el proyecto IKAROS y la Iniciativa Starshot. La tecnología Lightsail podría ser abundantemente utilizada para el transporte de cargas entre planetas o estrellas”. 

Es interesante que, entre las posibilidades, consideren que podría tratarse de chatarra espacial alienígena: “En el primer caso, la expulsión dinámica de un Sistema planetario podría resultar en escombros espaciales de equipos que ya no funcionan”, agregan en el paper. “Alternativamente, un escenario más exótico es que ‘Oumuamua puede ser una sonda totalmente operacional enviada intencionalmente a la Tierra desde la cercanía por una civilización alienígena. Esta discrepancia se resuelve fácilmente si “Oumuamua no sigue una trayectoria aleatoria pero es más bien una sonda dirigida”, concluyen Loeb y Bialy.

¿QUIÉNES SON ESTOS CIENTÍFICOS?

Hagamos un repaso por la carrera de ambos científicos, como para tener una idea de quiénes son los que lanzan este trabajo que se ha convertido en noticia. Abraham Loeb es profesor de ciencias en la Univesidad de Harvard. Ha publicado 4 libros, entre los que se cuentan “¿Cómo se formaron las primeras estrellas y galaxias?”, “Vida extreatrrestre” y “Las primeras galaxias del Universo”. Además, cuenta con la friolera de unos 700 trabajos de investigación, entre los que se encuentra el de OUMUAMUA. Otros temas en los que ha trabajado es en los famosos “agujeros negros”, el “futuro del universo” y la “formación de estrellas”.

Abraham Loeb
Abraham Loeb

Loeb se desempeña como Presidente del Departamento de Astronomía de Harvard, Director fundador de la Iniciativa Black Hole de Harvard y Director del Instituto de Teoría y Computación (ITC) dentro del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

Shmuel Bialy

En el caso de Shmuel Bialy, se presenta a sí mismo (en su website) de esta manera: “Soy becario postdoctoral en el Instituto de Teoría y Computación (ITC) de la Universidad de Harvard. Mis intereses de investigación son: formación de estrellas en nuestra galaxia y en galaxias en el universo temprano, astroquímica, turbulencia en el medio interestelar, materia oscura y la habitabilidad del universo. Combino los cálculos numéricos con el trabajo analítico para construir modelos realistas pero simplificados que proporcionan predicciones para las observaciones astronómicas”.

Su tesis doctoral se titula: “Procesos atómicos y moleculares en galaxias formadoras de estrellas: de bajo, a alto desplazamiento al rojo”. Ha dado infinidad de conferencias como “El agua en el universo: de las nubes a los océanos; ESA / ESTEC”, en los Países Bajos. “Taller de formación de estrellas y extinción en galaxias”; Universidad Hebrea, en Israel.

Este jueves, analizaremos a fondo la información presentada en el trabajo (disponible aquí en inglés). Mira La Señal (ciencia y misterios) en directo el jueves, 22hs Argentina, 02AM España, por nuestro CANAL DE YOUTUBE>>

 

Comenta esta nota...

Deja un comentario