OVNI me recibe en La Pampa: Cuando las 3 Marías se hacen 4 | Factor Hildebrandt

Un OVNI me recibió en La Pampa. Aunque suene extraño e improbable, rondaban las once de la noche cuando mi sobrino me dijo de "salir a ver las estrellas".

Suscríbete a nuestro canal

Suscríbete ahora a nuestro canal para ver más de 800 videos sobre ciencia y misterios.

Un OVNI me recibió en La Pampa. Aunque suene extraño e improbable, rondaban las once de la noche cuando mi sobrino me dijo de “salir a ver las estrellas”. Acabábamos de cenar tras un día agotador de viaje en avión, el miedo respetuoso al Sars-Cov2 y emociones de un reencuentro familiar que (a causa de la cuarentena) se había dilatado por doce meses exactos.

De pronto, mi madre nos llama la atención a todos con un clásico “¡Miren eso!”. Giramos, la miramos y seguimos el dedo índice de su mano derecha: apuntaba a la constelación de Orión. Allí, vimos que el cinturón de la figura (que contiene las estrellas apodadas “tres Marías”) de pronto mostraba cuatro astros de magnitud, al menos en apariencia, muy parecida. En pocas palabras: las 3 Marías se habían hecho 4.

La cuarta luz se mantuvo estática por un minuto. Entonces, comenzó un desplazamiento hacia el norte que la hizo desaparecer en unos segundos de nuestra vista. Parece que el aparato se alejaba, porque vimos como (poco a poco) ese brillo se apagaba en la noche. 

Representación del "OVNI"
Representación del “OVNI”

Hasta el momento se mantiene como un evento no identificado ya que ha pasado la prueba de los programas astronómicos y el único evento más o menos confuso fue la reentrada del propulsor del cohete chino Chang’e 5, pero sucedió sobre las 02:30 de la madrugada. O sea, dos horas y media más tarde. Ese fue el dato que me pasó Andrea Perez Simondini. Y podríamos agregar que ella misma recibió varios reportes de la reentrada del aparato chino durante la madrugada argentina.

Relacionado:  Néstor Berlanda: "Recién nacimos y ya nos morimos, está todo condensado en el mismo momento"
Relacionado:  Mike Heston Rogers: "El OVNI lo vimos todos, pero no soy testigo de la abducción de Travis Walton"

Eso fue lo que vimos mi madre, mi hermana, mi sobrino y un servidor. Inesperado y fugaz como el fenómeno de los no identificados, aunque no por eso de corte extraterrestre. Que nosotros no hayamos podido dar (todavía) con una explicación coherente, no significa que hablemos de visitas de mundos extraños, sino que habla de la dificultad a la hora de saber a qué nos podemos enfrentar a la hora de mirar el cielo.

Esto es, supongo, lo más destacable del avistamiento de anoche. Todos vemos cosas en el cielo, pero no dejan de ser cosas hasta que identificamos el origen o, en el mejor de los casos, verificamos que es imposible saber de qué se trata. En el mejor de los casos para el misterio, el peor para quienes dicen tener el ciento por ciento de efectividad en sus pesquisas identificatorias de fenómenos aéreos. La ya extinta CEFAE proclamaba, por ejemplo, haber resuelto todos los “casos” de OVNIS acercados por testigos a la Fuerza Aérea. Un índice de efectividad que sonrojaría a cualquier matemático estadístico.

Como sea, todo el tema me hizo pensar en los esfuerzos de grupos como el de Visión OVNI, o los Guardianes del Cielo Cuyano, o el flamante Fenix-4. Entre sus pasiones (personalísimas) proponen estudiar ya no solo el cielo, sino también los aparatos humanos que lo surcan por las noches, cuestión de poner blanco sobre negro y descartar las confusiones.

Mi madre, en broma, dijo algo así como que “los muchachos te están dando la bienvenida”, haciendo referencia a los supuestos tripulantes de esos aparatos extraordinarios que tanto se parecen a las máquinas biológicas que se encuentran en el Universo DMT, como a los objetos captados por cámaras y radares de los ejércitos de medio planeta. Y es ahí donde reside un problema implícito.

Relacionado:  "Hay muchas señales WOW, las FRB podrían ser alienígenas" dijo ex Director del SETI en La Señal

Al fin y al cabo, sea una experiencia que llega desde la ampliación de la percepción por efecto de un neurotransmisor endógeno de nuestros cerebros, sea una experiencia provocada por un aparato de chapa y tornillos… todo lo que vemos es algo que vuela y parece escapar a lo que conocemos en la experiencia ordinaria de la realidad.

Relacionado:  Todos los Videos OVNI Desclasificados (con y sin fuentes) | Míralos Ahora

Si solo nos quedamos con eso, con lo que vemos, seguramente nos pasemos otros 70 años esperando respuestas. Otros 70 años dando vueltas a un motor en marcha, preguntándonos por qué hace ruido, sin levantar el capot del coche a ver cómo es que funciona.

Por eso, si algo deseo para este 2021, es que todos nos animemos a dar un paso más allá de las ideas que nos parecen confortables, y repensemos esa parte de la realidad que hace los días un poco más interesantes. Al fin y al cabo, todo misterio ha servido de chispa de ignición para la combustión de las ideas más importantes que nuestra ciencia propone.

No es un camino grato ni sencillo, tampoco se explica a sí mismo. Es un camino, que muy a pesar de eso, nos atrapa y lleva de las narices. Feliz 2021, ad astra per aspera.

 

 

Fernando Silva Hildebrandthttp://www.cienciaymisterios.com
Director del ciclo La Señal (ciencia y misterios) y Ciencia y Misterios (la revista digital). Redacción. |-------------------------| As above, so below.

Lo más nuevo

Artículos relacionados

Dinos lo que piensas:

27 visitantes conectados ahora
7 visitantes, 20 bots, 0 miembros
En total: 289 a las 07-10-2019 06:07 pm
Máx. de visitantes hoy: 29 a las 01:19 am
Este mes: 118 a las 07-22-2021 08:51 pm
Este año: 118 a las 07-22-2021 08:51 pm