OVNIS Y CIENCIA: ESTAR VIVO PARA VER ESTE MOMENTO | Factor H

Si queríamos que la ciencia se haga cargo del tema OVNI, pues debo decirles que este es el momento. Y lo mejor de todo es que no lo hacen desde el negacionismo recalcitrante. Muy por el contrario, esperan encontrar rastros de tecnología alienígena; algo que han conceptuado como "Astroarqueología".

Suscríbete a nuestro canal

Suscríbete ahora a nuestro canal para ver más de 800 videos sobre ciencia y misterios.

OVNIS, Objetos Voladores No Identificados. Una sigla que ha marcado el camino de los curiosos por los últimos 70 años y que fue propuesta como reemplazo de los “platillos volantes” de los que se hablaba hacia finales de la década del 40.

Fue el primer director del proyecto Libro Azul quien forjó la sigla OVNI. El capitán de la Fuerza Aérea Edward J. Ruppelt pensó que sería mejor usar este término en vez de “platillo volador”, cuestión de evitar la carga cultural que tenía el nombre original. Curioso (o no), hoy se habla de UAPs (Fenómenos Aéreos Desconocidos) para referirse a esos platillos y OVNIs, en otro intento de hacer borrón y cuenta nueva.

Y está sucediendo. Tras décadas de vapuleo de testigos y estudiosos, al fin tenemos un merecido reseteo para un tema actual y vibrante.

Edward J. Ruppelt
Edward J. Ruppelt

Los UAPs, OVNIs o como quieras llamarlos, están llenando ya no las primeras planas de los diarios más prestigiosos, sino las charlas de vanguardia en las universidades más respetadas. Prueba de ello es el Proyecto Galileo de Avi Loeb, que no solo está compuesto por grandes científicos de todo el planeta, sino que funciona, acontece, se desarrolla bajo el ala protectora de la universidad de Harvard.

Desde que tengo uso de razón escucho a investigadores OVNI quejándose de por qué la ciencia no se toma en serio el tema. Que el desprecio de la información ofrecida por testigos y datos es un desprecio por la realidad de una fenomenología que se abre paso a pulso de presencia. Pues bien, esto acaba de terminar. No sé si para siempre, pero acaba de terminar.

Avi Loeb está seguro de que no una sino muchas civilizaciones se han desarrollado en nuestra galaxia. Que estas civilizaciones son, en potencia, más antiguas y avanzadas, y que bien podrían haber llenado la galaxia de máquinas con inteligencia artificial, autoreplicantes, que nos estan visitando en este mismo momento.

Esto sería, quizás, una curiosidad. Otros científicos han propuesto ideas parecidas, como la Panspermia Dirigida del ganador del Nobel, Francis Creek. Pero hasta ahora, eran contados con los dedos de una mano los proyectos realmente importantes de investigación de la hipótesis de visitas extraterrestres en universidades de todo el planeta. Sin embargo, la envergadura del Proyecto Galileo rompe con todos los cánones y va mucho más allá.

Relacionado:  INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y LAS SUPER-MÁQUINAS DE LA GUERRA | Factor Hildebrandt
Relacionado:  SE REALIZÓ LA PRIMERA REUNIÓN MENSUAL DEL GRUPO ALIENÍGENA

Avi Loeb, como dije, articula su proyecto por dentro de Harvard (a diferencia de los estudios de John Mack, por ejemplo). Es más, el equipo, conformado por colegas como Jensine Andresen y Gaspar Bakos de la universidad de Princeton, Richard Cloethe de Cambridge, Frank H. Laukien y Amir Siraj de Harvard, Beatriz Villaroel de la universidad de Estocolmo y muchos otros.

“Avi Loeb está seguro de que no una sino muchas civilizaciones se han desarrollado en nuestra galaxia. Que estas civilizaciones son, en potencia, más antiguas y avanzadas”.

Si queríamos que la ciencia se haga cargo del tema OVNI, pues debo decirles que este es el momento. Y lo mejor de todo es que no lo hacen desde el negacionismo recalcitrante. Muy por el contrario, esperan encontrar rastros de tecnología alienígena; algo que han conceptuado como “Astroarqueología”.

Quizás estés pensando que es demasiado bueno para verdad, que van a enfocar radiotelescopios al estilo SETI, para conseguir magros o ningún resultado, pero la realidad dicta que uno de sus principales objetivos es lograr (por ejemplo) fotos en calidad Ultra HD de los objetos extraterrestres que podrían estar paseando por nuestra misma atmósfera.

Lo mejor de todo: “No queremos ni saber qué contiene el informe secreto del Pentágono”, dicen. Ya que esto “Limitaría nuestra libertad de publicar todo lo que encontremos”. Sí, es un proyecto abierto, transparente, que podría cambiar la historia de la humanidad.

Así, el equipo de Proyecto Galileo, sale a la búsqueda de tecnología alienígena, lo dice sin tapujos y, de alguna manera, impulsa otros proyectos que van en el mismo sentido.

Por otro lado, el ex-director del SETI, John Gertz, dijo hace menos de dos semanas en nuestro programa que está convencido de que los extraterrestres ya están aquí. Que sus sondas patrullan el sistema solar y nos observan. A veces desde el espacio, a veces desde nuestro mismo planeta, esperando el momento en que les parezca conveniente establecer el primer contacto abierto. Y también se dispone a lanzar su propio proyecto de estudio de los UAPs.

Si esto no es ciencia enfocada en los OVNIs, entonces, señoras y señores no sé qué es lo que esperan para gritar ¡Eureka!

Sin embargo, si noto algo de desconcierto en las filas de los investigadores. Parece que, tras ver este tipo de noticias, lejos de sentir esa felicidad que supuestamente les generaría el OVNI científico, algunos sienten amenazadas sus carreras.

Relacionado:  SE REALIZÓ LA PRIMERA REUNIÓN MENSUAL DEL GRUPO ALIENÍGENA

Gustavo Cerati decía que “Tanto le temés, que al fin sucede” en una canción. Y pese a las demostraciones de apertura de la ciencia y otros campos al tema de los no identificados, parece que poco ha cambiado en el seno mismo del debate ufológico.

Las interminables charlas sobre lo “inútil” del informe del Pentágono me parecen un poco cansinas a estas alturas. Los dichos del estilo “no necesitamos que Estados Unidos nos venga a decir lo que sucede”, también me parecen anacrónicos y obsoletos. Parece que más que reclamar que la ciencia entre al campo, en ALGUNOS CASOS, nos estábamos topando con sentencias vacías, sin sustancia.

Relacionado:  INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y LAS SUPER-MÁQUINAS DE LA GUERRA | Factor Hildebrandt

Si Avi Loeb se ha lanzado de esta manera, con el apoyo de Harvard, es gracias a ese informe público de 9 páginas en un archivo PDF. Ni más ni menos.

Aún así, con todas las implicancias de lo que está sucediendo, ALGUNOS investigadores prefieren descartar de plano la importancia del reporte preliminar de la UAPTF (UAP Task Force). En ciertos casos en particular, la profunda ignorancia contenida en las reflexiones sobre el caso no hacen más que reafirmar mi convicción personal de que si bien una parte de los ufólogos bregan por el avance en la materia, otros simplemente retrasan todo con posturas dignas de los tiempos precámbricos.

Curioso, parecen estar más cerca de las declaraciones públicas del Comodoro (R) Rubén Lianza (a quien no se le puede achacar un cambio de postura, siempre fue negacionista). Una extraña mezcla de desconcierto, miedo de perder quintitas y la cualidad de subirse a olas inexistentes que tienen algunos actores de nuestra investigación local.

Por eso, insisto, es importante ir a las fuentes y hablar con los actores que gestan estos cambios. Y son cambios profundamente positivos.

Mirá, ya no hay “locos de los OVNIs”, hay testigos de un evento que estudia, ahora sí, la ciencia. Y eso, como sea que te pegue, es algo que me hace muy feliz. Estar vivo para ver estos tiempos es impagable… y lo mejor está por venir. 

Fernando Silva Hildebrandthttp://www.cienciaymisterios.com
Director del ciclo La Señal (ciencia y misterios) y Ciencia y Misterios (la revista digital). Redacción. |-------------------------| As above, so below.

Lo más nuevo

Estamos en Patreon

Artículos relacionados

Dinos lo que piensas:

15 visitantes conectados ahora
2 visitantes, 12 bots, 1 miembros
En total: 289 a las 07-10-2019 06:07 pm
Máx. de visitantes hoy: 23 a las 12:16 am
Este mes: 35 a las 09-14-2021 07:41 pm
Este año: 118 a las 07-22-2021 08:51 pm