Comparte esta nota con tus amigos | La Señal (ciencia y misterios)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Terence McKenna subtitulado y hablando sobre ufología y chamanismo; la idea (claro) es traer otras visuales sobre la fenomenología que conocemos como Objetos Voladores No Identificados, pero sobre todo sobre sus tripulantes.

McKenna compartió investigaciones, charlas e ideas con John Mack, Jacques Vallée, Whitley Strieber y otros investigadores OVNI clásicos. Incluso, se asoció en varias investigaciones antropológicas con el biólogo Rupert Sheldrake, conocido por una postura que muchas veces rompe con los cánones de la ciencia.

Anuncio
Terence McKenna
Terence McKenna

Respecto a los OVNIS y sus tripulantes, McKenna dice haber visto estos objetos e incluso compartir verdaderas reuniones con seres que califica de «posiblemente interdimensionales».

Sí, McKenna era un reconocido experimentador de las famosas «drogas chamánicas», una manera incompleta, simplista y llanamente estúpida de apodar a las plantas sagradas de los pueblos originarios. En ese sentido también se expresa en el video, pero haciendo hincapié en la necesidad de realizar estas experiencias en las tribus, de la manera tradicional, con los riesgos que esto conlleva.

Un pensador, buscador incansable de las realidades que se nos escapan; McKenna toma de lleno el tema OVNI y tacha de irritante la teoría extraterrestre, aunque la analiza. Para saber que pensaba, mira el video a continuación y luego, deja tus comentarios en nuestro canal en YouTube:

Terence Kemp McKenna (16 de noviembre de 1946 – 3 de abril de 2000) fue un escritor, orador, filósofo, etnobotánico, psiconauta e historiador de arte estadounidense, que defendió el uso responsable de las plantas psicodélicas. Se le considera el Timothy Leary de los años 1990, «una de las autoridades más destacadas en la fundación ontológica del chamanismo», y la «voz intelectual de la cultura rave».

Leer:  La Señal 155 | LAS LLAVES DE LA MATRIX con Nestor Berlanda

McKenna formuló una hipótesis según la cual la ingesta del hongo psicodélico psilocybe cubensis fue uno de los principales factores transformadores y un catalítico en la evolución inicial de la conciencia en el Homo sapiens.

Terence McKenna defendía la exploración de estados de conciencia alterados por medio de la ingesta de sustancia psicodélicas naturales.​ Por ejemplo, y en particular, como sucede al ingerir altas dosis de hongos psicodélicos, ayahuasca y DMT, que él consideraba la apoteosis de la experiencia psicodélica.37​ Sin embargo, no sentía el mismo entusiasmo por las drogas sintéticas. En sus propias palabras: «Creo que las drogas deberían proceder del mundo natural y su uso debería estar verificado por culturas de orientación chamanista… no se pueden predecir los efectos a largo plazo de una droga producida en un laboratorio.»

​McKenna siempre hizo hincapié en el uso responsable de las plantas psicodélicas: «Los que experimenten deberían tener mucho cuidado: hay que estar preparado para la experiencia; se trata de extrañas dimensiones de un extraordinario poder y belleza. No hay reglas fijas para evitar sentirse desbordado, salvo actuar con prudencia, reflexionar mucho, y siempre intentar vincular las experiencias con la historia de la raza y con los logros filosóficos y religiosos de la especie. Todos los compuestos son potencialmente peligrosos, y todos los compuestos, en suficiente dosis o [tomados] repetidamente, conllevan riesgos. El primer lugar al que acudo cuando me planteo tomar un nuevo compuesto es la biblioteca».